Navigation Menu+

¡Se me lengua la traba! Trabalenguas del folclor.

post083

Junto a Georgio, nuestro gato sacando su lengua, te desafiamos a destrabar la tuya con estos trabalenguas, algunos más difíciles que otros, todo depende de tu habilidad.  ¡Aquí vamos!

Me han dicho que has dicho un dicho,

un dicho que he dicho yo;

ese dicho que te han dicho 
que yo he dicho

no lo he dicho yo.

Y si yo lo hubiera dicho,

estaría muy bien dicho

por haberlo dicho yo.

La cosaquez, 
¿qué cosa, qué cosa es?

¿Acaso es común 
que un cosaco cosa un saco

mientras cerca una cosaca 
cose y cose una casaca?

¡Qué caso! ¡Qué cosa!

A la hora del ocaso 
el cosaco y la cosaca

cosen juntos un saquito,

Tal vez venga un cosaquito.

¡Qué cosa! ¡Qué caso!

¡Qué casa! ¡Qué saco!

¡Qué caso raro el de la cosaquez!

Compró Paco pocas cosas

cocos, papas, copas, capa parda.

Y como pocas cosas compró,

pocas cosas pagó.

O bien…

¿Compró cosas compadre?

No, compadre, no compré cosas.

Como pocas cosas como,

pocas cosas compro.

El cielo está enrumazonado

¿quién lo desenrumazonará?

El desenrumazonador que lo desenrumazonare

buen desenrumazonador será.

El cielo está encancaranublado,

¿Quién lo encancaranublaría?

El que lo encancaranubló

buen encancaranublador sería.

El rey de Constantinopla

se quiere desconstantinopolizar

y el que lo desconstantinopolice

buen desconstantinopolizador será.

(También lo he escuchado con “el arzobispo” en vez del rey)

María Chucena su choza techaba

un cazador que por ahí pasaba

le dijo: ¿tú techas tu choza, María Chucena?

No techo mi choza ni techo la ajena

yo techo la choza de María Chucena.

Otra versión similar…

María Chucena su choza techaba

y un techador que por allí pasaba

le dijo: —María Chucena,

¿tú techas tu choza o techas la ajena?

—Ni techo mi choza ni techo la ajena

que techo la choza de María Chucena.

El cielo está enladrillado

¿quién lo desenladrillará?

El buen desenladrillador

que lo desenladrille

buen desenladrillador será.

(también se dice “que lo desenladrillare…”)

La escritora Marisa Alonso Santamaría desde Segovia, España nos comparte:

El cielo está encapotado,

¿quién los desencapotará?

El desencapotador que lo desencapote

buen desencapotador será.

Parra tenía un perro.

Guerra tenía una parra.

El perro de Parra subió a la parra de Guerra.

Guerra pegó con la porra al perro de Parra.

Y Parra le dijo a Guerra:

“¿Por qué ha pegado Guerra con la porra al perro de Parra?”

Y Guerra le contestó:

“Si el perro de Parra no hubiera subido a la parra de Guerra,

Guerra no hubiese pegado con la porra al perro de Parra.”

Guerra tenía una parra,

y Parra tenía una perra,

y la perra de Parra

mordió la parra de Guerra.

y Guerra le pegó con la porra

a la perra de Parra.

—Diga usted, señor Guerra:

¿Por qué le ha pegado con la porra a la perra?

—Porque si la perra de Parra

no hubiera mordido la parra de Guerra,

Guerra no le hubiera pegado con la porra a la perra de Parra.

Una versión más del mismo trabalenguas:

Eran dos vecinos, uno se llamaba Parra y otro se llamaba Guerra.

Guerra tenía una parra y Parra tenía una perra.

Un día la perra de Parra rompió la parra de Guerra

y Guerra pegó con la porra a la perra.

Señor Guerra, ¿por qué ha pegado con la porra a la perra?

Porque si la perra de Parra no hubiera roto la parra de Guerra,

Guerra no habría pegado con la porra a la perra.

 

Recopilado por Ana Añón

España

Taller de Poesía Infantil de Mar Benegas

Yo tengo una muñeca

pezcuecipelicrespa,

el que la despezcuecipelicrespare,

buen despezcuecipelicrespador será.

En los cuernos de una vaca flaca

hay un nido de gilfiligalfos,

en el nido hay cinco gilfiligalfillos,

el desengilfiligalfador

que los desengilfiligalfe,

buen desengilfiligalfador será.

Compré pocas copas, pocas copas compré

y como compré pocas copas, pocas copas pagué.

Toño Yáñez come ñame en las mañanas con el niño.

Pablo Cabral clavó un clavo.

¿Qué clavo clavó Pablo Cabral?

¿Aquí será donde vive don Pedro Pérez Crespo y Calvo?

¿A cuál don Pedro Pérez Crespo y Calvo busca usted?

¿A don Pedro Pérez Crespo y Calvo de la Villa,

A don Pedro Pérez Crespo y Calvo de la Orilla

o a don Pedro Pérez Crespo y Calvo del Carrascal?

Porque aquí viven tres Pedro Pérez Crespo y Calvos.

Y seguimos preguntando por don Pedro Pérez Crespo…

Señor: Pedro Pero Pérez Crespo, ¿dónde mora?

porque en esta Villa tres Pedros Peros Pérez Crespo había.

Pedro Pero Pérez Crespo el de arriba,

Pedro Pero Pérez Crespo el de abajo

y Pedro Pero Pérez Crespo el de fuera de la Villa.

Yo no busco a Pedro Pero Pérez Crespo el de abajo,

yo no busco a Pedro Pero Pérez Crespo el de arriba,

ni a Pedro Pero Pérez Crespo el de fuera de la Villa,

sino a Pedro Pero Pérez Crespo Crespín

que tenía una yegua y un rocín,

crespa la cola, crespa la crin y crespo todo el potriquín.

Muy similar…

Don Pedro Pérez Crespo, ¿dónde mora?

Porque en esta villa

hay tres don Pedro Pérez Crespo:

don Pedro Pérez Crespo, el de arriba;

don Pedro Pérez Crespo, el de abajo,

y don Pedro Pérez Crespo,

el de la punta de la villa.

Este don Pedro Pérez Crespo

tenía una potranca:

crespa la crin,

crespa la cola,

y crespa el anca.

 ♦

Si me ganara

al billar María Villa,

me maravillaría.

Beto Brito vino nunca beber debe,

vida boba y breve vivirá si bebe.

Mariana Magaña desenmarañará mañana

la maraña que enmarañara

Marina Mañara.

Me recetaron

Fenildimetilpirazolonmetilaminometanfulfonato

sódico.

El volcán de Parangaricutirimícuaro

se quiere desparangaricutirimicuarizar.

El que lo desparangaricutirimicuarice,

buen desparangaricutirimicuarizador será.

Este pocillo se me desnarizorejó.

Puedes, Pepe, pedir perfectamente,

por pura precisión pelo prestado,

pudiendo presumido por peinado

ponerte perifollos propiamente.

Para pedir, pardiez, precisamente,

paréceme Pepín, predestinado,

pero para pagar, pobre pelado,

precisa perdonar pacientemente.

Estaba la trutruca

junto con el trutruquero

tocando la trutruquería

para doña Trutruquera.

Petra trepó un potro.

¿Qué potro trepó Petra?

Techa tu choza, chocero;

chocero, techa tu choza.

Si camarón comemos

y nos encamaronamos,

¿cómo nos desencamaronaremos?

Historia es la sucesión sucesiva de los sucesos

que se sucedieron sucesivamente en la sucesión

sucesiva de los sucesos.

Fui a una pastelería

me empastelé;

ahora para desempastelarme

¿cómo me desempastelaré?

¡No me maravillaría yo

no me maravillaría yo!

Pedro Pablo Pérez Pereira

pobre pintor portugués

pinta palacios, puertas, paredes

por poca plata

para poder pagar pasaje para pasar por París.

Pedro Pablo Pérez Pereira

pobre pintor portugués

pinta preciosos paisajes por poca plata

para poder pasar por París.

Otra de pintor que quiere partir a Paris:

Pedro Pérez Pita

pintor perpetuo

pinta paisajes

por poco precio

para poder partir

pronto a París.

Y otra de Pereira:

Va rico coco comiendo

a escape Pepe Pereira

lo atrapa Papá Patricio

y brama Mamá Mamerta.

Cruzaba el bosque Francisco

un vasco bizco muy brusco

al verlo le dijo un chusco

¿busca el bosque vasco bizco?

(chusco: RAE 1. adj. Que tiene gracia, donaire y picardía. 3. Perú. Dicho de una persona: De modales toscos.)

Si tu gusto gustara del gusto que gusta mi gusto,

seríamos los dos del mismo gusto.

Pero como tu gusto no gusta del gusto que gusta mi gusto,

menudo disgusto se lleva mi gusto

al saber que tu gusto no gusta del gusto que gusta mi gusto.

Extraño experto espeleólogo

explora la explanada

esperando expandir experiencias

extrañado de no encontrar nada.

(espeleología: RAE Ciencia que estudia la naturaleza, el origen y formación de las cavernas, y su fauna y flora.)

Doña Triqui tricotaba, con el triqui triqui tron,

pues el triqui triqui traque de la tricotosa,

tricotaba con un suave traque triqui

y un dulce tricotón.

Un podador podaba la parra

y otro podador que por allí pasaba le dijo:

– Podador que podas la parra, ¿qué parra podas?

¿podas mi parra o tu parra podas?

– Ni podo tu parra, ni mi parra podo,

que podo la parra de mi tio Bartolo.

Tengo un tío en Berlín y en Berlaó

en Jarapito y en Jarapitaó

y ese tío que tengo en Berlín y en Berlaó

en Jarapito y en Jarapitaó

me ha dicho que no me envilde ni me envolde

ni me enjarapite ni me enjarapitolde.

Si con palabras te trabas y te disparatrabas,

practica con trabalenguas,

pues praticatrabalenguando

te irás destrabalenguando.

Pepe pecas

pica papas

con un pico,

con un pico

pica papas

pepe pecas.

Luengas lenguas hacen falta

para no trabalenguarse:

Quien no tenga

lengua luenga,

bien podrá desesperarse.

Eres muy ingenuo, Eugenio.

Otra versión más difícil…

¡Qué ingenuo es Eugenio!

¡Y qué genio tiene el ingenuo!

¡Qué triste estás, Tristán,

tras tan tétrica trama teatral!

El que poca papa gasta, poca papa paga.

Un pañuelo de cuatro puntas,

de pura pita, de pita pura,

de pita pura de pura pita,

un pañuelo de cuatro puntas.

Entro contigo a un tren con trigo,

a un tren con trigo entro contigo.

Si Sansón no sazona su salsa con sal, le sabe sosa;

le sabe sosa su salsa a Sansón si la sazona sin sal.

Como poco

coco como,

poco coco

compro.

—Compadre, cómprame un coco.

—Compadre, no compro coco,

porque como poco coco como,

poco coco compro.

Yo vi en un huerto

un cuervo cruento comerse

el cuero del cuerpo

del puerco muerto.

Boquerones de la boqueronería,

Boquerones de la boqueronería,

Boquerones de la boqueronería…

Mago, mi amiga gordita amigajonadita.

El rey de Castelgandolfo

está castelgandolfado

El descastelgandolfador

que lo descastelgandolfe

buen descastelgandolfador será.

Lado, ledo, lido, lodo, ludo;

decirlo al revés yo lo dudo.

Ludo, lodo, lido, ledo, lado,

¡qué trabajo me ha costado!

Este trabalenguas nos lo envió Katalina Arenas, alumna del 8º año del Colegio San Lorenzo de Coya, Chile:

Una geógrafa con agrafia

y un agrimensor agrete

se agradan, agremian y agrupan

agridulcemente.

Miguel Mola con cautela

su mala mula emula.

Y dijo Juan que esto vio:

¡Mala mula emula Mola!

Se atracan de fruto sano

Ramón Pérez, el alférez

y Manzano, el hortelano.

Para manzanas, Manzano,

pero para peras, Pérez.

Como los malos son más que los buenos,

pocos los sabios y muchos los locos,

tienen en poco los más a los menos.

—¿A quién quieres más, Lilí?

¿A tu madre o a don Blas?

—A mi madre, porque a mí

mi mamá me mima más.

¿Quién es el caricaturista

que te caricaturizó?

La gallina cenicienta

en el cenicero está

el que la descenizare

buen descenizador será.

Muy similar y bastante difícil…

La gallina Cenicienta

llena de ceniza está,

el que la desencenice,

buen desencenizador será.

Dios que enseña a herrero

herrero que hace cuchillo

cuchillo que mata buey

buey que bebe agua

agua que apaga vela

vela que quema palo

palo que pega a perro

perro que mata a gato

gato que araña tapia

tapia que ataja viento

viento que lleva nube

nube que tapa sol

sol que derrite chancho

chancho que mi patita quebró.

Dijo el cucarachero:

¡Justicia pido yo!

Estaba la brujibraja

arriba de un árbol seco

con siete brujibrajitos

me embrujó la brujibraja.

¡Qué col colosal

colocó aquel loco

en el local!

Justo me debe un real

a Justo le debo yo;

si Justo no me ajusta,

a Justo lo ajusto yo.

Este tintero tintinea

cuando no tiene tinta

si tuviera tinta

no tintineara este tintero.

Vendo pollos y patos gordos

patos y pollos gordos vendo.

Muy similar…

Patos y pollos gordos,

pollos y patos gruesos.

Tres tristes tigres

trigo trillado tranquilos

trillaron en el trigal.

Si doña Pancha plancha

con cuatro planchas

¿con cuántas planchas

plancha doña Pancha?

Muy similar…

Si Pancha plancha

con ocho planchas,

¿con cuántas planchas

plancha Panchita?

Pablito clavó un clavito

un clavito clavó Pablito.

Si cien sierras aserran cien cipreses

¿cuántos cipreses aserrarán seiscientas sierras?

Otra versión similar:

Si cien sierras

sierran cien cipreses

seiscientas sierras

sierran seiscientos cipreses.

Manuel Micho, por capricho

mecha la carne de un macho

y ayer noche dijo un borracho

mucho macho mecha Micho.

En un juncal de Junquera

juncaba juncos Juliana

juntóse a Juliana, Juana

y juntas juncos juncaron

Juana y Juliana

en el juncal de Junquera.

En el juncal de Junqueira

juntaba juncos Julián.

Juntóse Juan a juntarlos

y juntos juntaron más.

 ♦

La chiquilla, con la lluvia,

a la villa lleva la llave.

Un chico checo choca chuzos

en el Chaco.

Un burro comía berros,

el perro se los robó;

el burro lanzó un rebuzno

y el perro al barro cayó.

Chicos cuentan cuentos,

cientos de cuentos cuentan,

pero, a veces, no cuentan cuentos

que otros chicos sí que cuentan,

aunque al sumar las cuentas

estén al final contentos,

de contarse tantos cuentos.

De mañana y sin maña

la araña ñoña

la tela enmaraña.

Tres grandes tigres tragones,

tragan trigo y se atragantan.

Las tijeras están desafiladas,

¿quién las afilará?

El afilador que las afile

buen afilador será.

El hipopótamo Hipo

está con hipo.

¿Quién le quita el hipo

al hipopótamo Hipo?

Un ajenjo no es un ajo,

ni el ajonje, ajonjolí,

tampoco el ají es ajenjo,

ni la patata, maní.

En un viaje en el carruaje,

el paje perdió el equipaje.

Aviso al pueblo de la república

que el agua pública se va a acabar

para que el público de la república

tenga agua pública para tomar.

Erre con erre, cigarro.

Erre con erre, carril

por la línea de los carros

corre el ferrocarril.

Muy parecido:

Erre con erre cigarro,

erre con erre carril

rápido ruedan los carros,

cargados del ferrocarril.

Un carro cargado de rocas

iba por la carretera haciendo

carric, carrac, carric, carrac.

La bruja bruñe el espejo

para que broten embrujos,

pero brota un viejo brujo

que la convierte en cangrejo.

El gallo Pinto no pinta,

el que pinta es el pintor;

que el gallo Pinto, las pintas,

pinta por pinta, pintó.

 ♦

Pepe piña

Pica papa

Pica papa

Pepe piña.

O bien:

Pepe Peña

pela papa.

pica piña

pela papa

Pepe Peña.

Cuando cuentes cuentos

cuenta cuantos cuentos cuentas,

porque si no cuentas

cuantos cuentos cuentas

nunca sabrás cuántos cuentos sabes contar.

Cuando yo digo Diego,

digo digo

y cuando digo digo,

digo Diego.

Donde digo digo

no digo digo,

sino que digo Diego.

Cuando Diego digo

digo Diego;

cuando digo Diego,

Diego digo.

Si la bruja desbruja al brujo

y el brujo a la bruja desbruja,

ni el brujo queda desbrujado,

ni el brujo desbruja a la bruja.

Si Sansón no sazona su salsa con sal, le sale sosa;

le sale sosa su salsa a Sansón si la sazona sin sal.

Te quiero porque me quieres,

¿quieres que te quiera más?

te quiero más que me quieres,

¿qué más quieres que te quiera?

 ♦

No me mires que nos miran,

nos miran que nos miramos,

miremos que no nos miren

y cuando no nos miren nos miraremos,

porque si nos miramos.

descubrir pueden

que nos amamos.

Camarón, caramelo

camarón, caramelo…

Paco, Paco,

poco, poco,

tú no sabes,

yo tampoco.

Cómelo, Cosme,

cómelo con limón,

cómelo con melón

y con melocotón.

Otra versión:

¡Cómelo, Cosme comilón!

Con limón, con melón,

o con melocotón.

Poquito a poquito,

Paquito empaqueta

poquitas copitas

en ese paquete.

Muy similar…

Poquito a poco

Copete empaqueta

poquitas copitas

en pocos paquetes.

Necesito mucho, mucho,

señor, un gran serrucho

para cortarle a Don Lucho

su gran cucurucho.

Teresa trajo tizas

hechas trizas.

Papá, pon para Pepín pan.

Fue al monte,

tirote, desplumóte,

llevote, comióte,

dirigiote.

El saco se deshilaza

por la deshilazadura.

Si Prieto me aprieta

yo también aprieto a Prieto.

Del pozo al pato;

del pato al pozo.

Pedro Pérez Pita

pintor perpetuo

pinta paisajes

por poco precio

para poder partir

pronto para París.

En un plato de trigo,

comían tres tristes tigres trigo.

Tres tristes tigres tragaron

tres tazas de trigo.

Tres tristes tigres trigo comieron

detrás de tres tristes trigales

trigo comieron tres tristes tigres.

El que compra pocas capas

pocas capas paga

como yo compré pocas capas

pocas capas pago.

En un tosco plato

comen tres tristes tigres trigo.

Un tigre, dos tigres, tres tigres tristes.

Tres tigres, los tres

tragan tres tragos de trigo,

tras tres tragos otros tres

y otros tres tragos de trigo

tragan los tigres, los tres.

Pablito clavó un clavito en la calva de un calvito,

en la calva de un calvito, un clavito clavó Pablito.

Chango chino chiflador

que chiflas a tu china changa:

ya no chifles a tu china changa,

chango chino chiflador.

Erre con erre cigarro,

erre con erre barril.

Rápido ruedan los carros

cargados de azúcar del ferrocarril.

Pabla le dio con el palo a Pablo

y Pablo le dio con la tabla a Pabla.

La pícara pájara pica la típica jícara;

la típica jícara, pica la pícara pájara.

Rosa Rosales cortó una rosa.

¡Qué roja la rosa de Rosa Rosales!

Rosa Rizo reza en ruso

en ruso reza Rosa Rizo.

Mírame sin mirar, Myriam,

mírame mientras me muevo;

no me mires Myriam mía,

no me mires que me muero.

Jaime jala la jaula.

Juan junta juncos junto a la zanja.

Pepe puso un peso

en el piso del pozo.

En el piso del pozo

puso un peso Pepe.

Qué col colosal

colocó en el local de Raquel

el loco aquel.

El amor es una locura

que ni el cura la cura

y si el cura la cura

es una locura de cura.

O bien,

El amor es una locura

que sólo el cura la cura

y cuando el cura la cura

comete una gran locura.

Los cojines del obispo

los cajones del alcalde,

¡qué cojines, qué cajones,

los cojines del obispo,

los cajones del alcalde!

Paco guarda las pocas copas

que, poco a poco,

Pepe sacó.

No hay quien me ayude a voces

a decir tres veces ocho:

ocho, corcho, troncho y caña,

caña, troncho, corcho y ocho.

Juan Quinto, una vez, en Pinto

contó de cuentos un ciento;

y un chico dijo contento:

“¡Cuántos cuentos cuenta Quinto!”

O bien…

Pepe Cuinto

contó de cuentos

un ciento

y un chico dijo contento:

¡Cuántos cuentos

cuenta Cuinto!

Abrí cajones y cogí cordones,

cordones cogí y cajones abrí.

Poquito a poquito

Paquito empaca

poquitas copitas

en pocos paquetes.

De Guadalajara vengo,

jara traigo,

jara vendo,

a medio doy cada jara.

Qué jara tan cara traigo

de Guadalajara.

El que poca capa parda compra,

poca capa parda paga.

Yo, que poca capa parda compré,

poca capa parda pagué.

El perro de San Roque

no tiene rabo

porque Ramón Ramírez

se lo ha robado.

(También se escucha “porque Ramón Rodríguez…”)

Mi caballo pisa paja,

paja pisa mi caballo.

Manuel Micho, por capricho,

mecha la carne de macho

y ayer decía un muchacho:

“Mucho macho mecha Micho.

Paco Peco chico rico,

insultaba como un loco

a su tío Federico,

y éste dijo:

“¡Poco a poco, Paco Peco, poco pico!”

(picar:  RAE  7. tr. Acudir a un engaño o caer en él.)

Los cojines de la Reina,

los cajones del Sultán.

¡Qué cojines!

¡Qué cajones!

¿En qué cajonera van?

Y siguiendo con esto de los cajones…

Al lado de mi casa

hay un chino cajonero,

hace cajas de paja

y cajones para melones.

Él me tira con las cajas,

yo le tiro con las pajas;

él me tira con cajones,

yo le tiro con melones.

El trapero

tapa con trapos

la tripa

del potro.

Pepe pone

poco a poco en pilas,

las papas que pelan

Paca y Pola.

Muy similar…

Las papas que pelan Paca y Pola

las pone Pepe, poco a poco, en pilas.

No me mires,

que miran que nos miramos

y verán en tus ojos

que nos amamos.

No nos miremos,

que cuando no nos miren

nos miraremos.

Gavilán de la gavilanería,

Gavilán de la gavilanería…

De pecho a codo,

de codo a pecho,

Vino que vino

no vino vino,

vino vinagre.

¡Esmerílemelo!

—¿Usted no nada nada?

—Sí, pero no traje traje,

pero mire cómo como.

Perejil comí, perejil cené.

¿Cuándo me desemperejilaré?

Perejil comí,

perejil cené,

y de tanto perejil,

me emperejilé.

O bien…

Comí perejil

me emperejilé

para desemperejilarme

¿cómo me desemperejilaré?

Comí chirimoyas… me enchirimoyé,

para desenchirimoyarme,

¿cómo me desenchirimoyaré?

Comí guanábanas… me enguanabané,

para desenguanabanarme,

¿cómo me desenguanabanaré?

Cerezas comí,

cerezas cené,

de tanto comer cerezas…

me encerecé.

Había un perro

debajo de un carro,

vino otro perro,

y le mordió el rabo.

Tita toma té.

Tita toma mate.

Y yo me tomo toda

mi taza de chocolate.

Totó toma té

Tita toma mate

y yo tomo

mi taza de chocolate.

Si la col tuviera cara

como cara tiene el caracol,

fuera col o fuera cara

 como caracol con cara

 ♦

En el mar hay una col

sembrada en un caracol

en la col hay una caña

la araña en el caracol

caracol, col y caña

caña, col y caracol.

 Hay un perro

arriba de un cerro,

 y un perro arriba

de una parra.

 ♦

Otro similar:

Había un perro

debajo de un carro

vino otro perro

y le mordió el rabo.

 Da dos pasos sobre ese piso

 y te daré dos pesos por cada paso.

 ♦

Dos aportes más de Katalina Arenas del 8º año del Colegio San Lorenzo de Coya, Chile:

Juan tuvo un tubo,

y el tubo que tuvo se le rompió;

y para recuperar el tubo que tuvo,

tuvo que comprar un tubo

igual al tubo que tuvo.

Compadre de la capa parda,

no compre usted mas capa parda

que el que mucha capa parda compra,

mucha capa parda paga.

Yo que mucha capa parda compré,

mucha capa parda pagué.

En el castillo de Mos

jugaba al mus una miss

con Jesús, y bis a bis

se entretenían los dos.

Mas tanto ganó Jesús

y tanto perdió la miss

que no jugó con Jesús

en Mos, miss más mus.

Sale sal de las salinas

salinas que dan la sal

si salamos en las salinas

salimos salados de sal.

Con este puñal de acero

me descorazonaría yo.

Corto caña

caña corto.

Sombrero de Jipi Japa

de la Jipijapapería.

Había una vez un moro

enamorado de una mera mora

pero la mera mora

le dijo al mero moro:

Yo de ti no me enamoro

por ser tú tan maromero.

A Cuesta le cuesta subir la cuesta

y en medio de la cuesta

va y se acuesta.

El papá pesó las pasas

y pisó las pasas

cuando las puso en el piso.

Se avisa que el aviso avisado

no será avisado hasta nuevo aviso.

Éste es el aceite

éste es el vinagre,

ésta es mi madre

ésta es tu madre.

Casi, casi me quisiste

casi, casi yo te quise

si no es por casi-casi,

casi me caso contigo.

Cosas del querer y no querer…

Yo quisiera y no quisiera

que no me quisieras.

Quisiera que me quisieras

y quisiera yo más quererte.

Yo quiero

a quien quiero que me quiera

y no obligo a nadie

si no quiere quererme

como yo quiero que me quieran.

Quiero y no quiero querer

y a quien no queriendo quiero

he querido sin querer

y estoy sin querer queriendo.

Si porque te quiero mucho

quieres que te quiera más,

te quiero más que me quieres,

¿qué más quieres?

¿quieres más?

Te quiero.

Aquel que nunca fue cosa

y que cosa llega a ser,

quiere ser tan grande cosa

que no haya cosa como él.

En un prado pradín

hay un potro potranquil

crespo el potro

crespo el potranquín.

En La Puebla,

el pueblo de Pablo,

hay un cable que tiembla

en la niebla.

¡Ay, qué pueblo

el pueblo de Pablo:

La Puebla!

Otra versión…

En La Puebla,

el pueblo de Pablo,

hay un mueble

que es el doble de un roble.

¡Ay, qué pueblo

el pueblo de Pablo:

La Puebla!

Y otra más…

En La Puebla,

el pueblo de Pablo,

hay un sable, ni afable,

ni amable.

¡Ay, qué pueblo

el pueblo de Pablo:

La Puebla!

Todo está contaminado,

todo contaminado está,

el descontaminador que lo descontamine,

buen descontaminador será.

Si el verte

fuera la muerte

y el no verte

fuera la vida

prefiero la muerte

y el verte,

que no verte

y tener vida.

Cansadas, cargadas, rapadas, marchaban las cabras;

calladas, calmadas bandadas de gatas las ratas cazaban;

las ranas cantaban, llamaban, saltaban

y al saltar sanaban de su mal astral.

Gloria infló muchos globos

y su arreglo de globos terminó.

Tantos globos Gloria infló

que al final se desinfló.

Gregorio tiene un grillo

y una graciosa grulla.

El grillo le grita a la grulla

y la grulla le gruñe al grillo.

Un cocodrilo y un dromedario

comen almendras de un almendral.

Si las almendras están verdes,

¿quién las almendrará?

El tren atravesó el valle,

trigo, tréboles y troncos transportó,

y sus treinta pasajeros decían:

¡Qué tren más trabajador!

El cielo está emborregado,

¿quién lo desemborregará?

Aquél que lo desemborregue,

buen desemborregador será.

El coche chico de Chacho

chocó en el Chaco

con el coche chato de Cacho.

Con Silva no silba nadie

porque Silva es muy mi amigo.

El que con Silva silbase,

silba con Silva y conmigo.

Tengo una gallina pinta,

perlinta,

pelizanca,

repitiblanca;

con sus pollitos pintos,

perlintos,

pelizancos,

repitiblancos.

Si la gallina no fuera pinta,

perlinta,

pelizanca,

reptitiblanca,

los pollitos no serían pintos,

perlintos,

pelizancos,

repitiblancos.

Clara Clarisa Crespo

creyó lo que yo creí

que no iba a creer.

Pero lo creyó.

Te voy a formar un nudo

por ver si lo zafas solo:

de un peludo pollo bolo,

de un bolo pollo peludo.

Si vas para Chinguango

tráeme un chinguanguito.

No me traigas chinguán grande

tráeme un chinguán chiquito.

Bocha abrocha ocho broches,

ocho broches para Pocha.

Con su coche chico

choca Chocha Chávez.

La puerta tres trancas tiene

y Juan Simón se entretiene

contando:  una, dos, tres;

todas las trancas que tiene.

Enrique pique que pique,

pique, repite y repite,

repite el pique repique,

repique el pique de Enrique.

¿Toma el anzuelo

del suelo o del cielo?

No suelo tomar al vuelo

el anzuelo del cielo

sino el señuelo que se cayó al suelo.

Zumba mama la rumba

y tambó mabimba, mabomba.

Plantan tantas plantas de palta

que ya tapan las plantas plantadas.

Cuatro tractores ruedan

mientras truenan los truenos

y trece peones traen tristemente

la tropilla al tren.

A don Chichito Chizzoni

lo quieren deschichonizar,

y aquel que lo deschichonice

gran deschichonizador será.

Terrible noticia:

Trelew tiene un tren

que tropieza con los troncos

triturados

de la tranquila estación.

(¿Más noticias de Trelew?  Pincha aquí)

Un premio propuso Narciso

a Rosa Rizo

si aprendía a rezar en ruso.

Y hoy, aunque un tanto confuso,

reza en ruso Rosa Rizo.

En la plateada planicie de la playa

platicaban, plácidamente,

Poblete y Capurro,

mientras se oía el plañir plañidero

de un músico playero.

Sala catula,

chalchicumula,

dibidi dabidi bu

dubidi dibidi da.

La rata rabiosa reía

mientras Rogelio Garrido corría.

Trotan los trotadores

trazando el trazo,

enlazan los laceros

lanzando el lazo.

Pablo Plimbo

planta batatas planas,

pliega piolín

plancha poplín.

Dime qué hace Lapico

contra mis versos adversos;

porque si yo versifico,

con el pico de mis versos,

a ese Lapico lo pico.

De Ushuaia a Gualeguay

¿cuántas leguas por agua hay?

(UshuaiaGualeguay)

Timoteo

dos por tres

da un traspié.

En un gran trigal

tres grandes tigres

con trigo se atragantaban.

El que atornilló

este tornillo,

buen atornillador será;

y el que lo desatornille

buen desatornillador será.

Andes lo que andes,

 siempre pasa por Los Andes.

¿Irá Pancho en lancha

a ver a la Pancha de Chiloé?

La Luna está encaracolada,

¿quién la desencaracolará?

En que la desencaracolare,

buen desencaracolador será.

Vino, vinín de copa,

quien no diga vino, vinón de copa,

no probará de esto ni una gota.

El tobillo del tordillo,

la rodilla y la costilla,

un nudillo en la mejilla

y derechito a la camilla.

Salas sala su salsa

con sal de Sales.

Si salas la salsa de Salas,

Salas saldrá salado.

Gla-gle-gli-glo-glu-gue-gui,

¡qué difícil es así!

Gui, gue, glu, glo, gli, gle, gla,

¡qué trabajo que me da!

No me lo tapien a Tapia

porque Tapia es muy mi amigo.

Quien quiera tapiar a Tapia

tendrá que tapiar conmigo.

Trepa, trepa la peretrapa;

cuando la peretrapa trepa

trepan los peretrepitos.

Si la peretrapa no trepa,

tampoco trepan los peretrepitos.

La institutriz Miss Tretís

ha pegado un gran traspié

por subir al treinta y dos

en lugar de al treinta y tres.

Jaime, baja la jaula.

Y si no la bajas,

déjala.

Los navegantes que navegan

en nueve nuevas naves

por la niebla no ven las nubes

ni la luna nueva.

De la mesa de Tato

la pata y la tapa

quita Zapata.

Coro y corro con el carro

y si del carro caigo

me rompo el morro.

(morro:  RAE 1. m. Parte de la cabeza de algunos animales en que están la nariz y la boca.)

Dijo un majo de Jerez,

con su faja y traje majo:

—Al más majo tiro un tajo,

que soy jaque de jaez.

La Habana aclama a Ana

la dama más agarbada,

más afamada.

Amaba a Ana, Blas,

galán tan cabal,

tal amaba Marta a Adán.

La plaza llamada Armas

daba casa a la dama.

Blas la hablaba cada mañana,

mas la mamá,

llamada Amanda Alvar,

nada alcanzaba.

La tal mamá trataba

jamás casar a Ana

hasta gran galán,

casa alta ancha arca,

para apañar adahalas.

(adahala:  RAE  1. f. desus. adehala.)

Puedes, Pepe, pedir perfectamente,

por pura precisión pelo prestado,

pudiendo presumido por peinado

ponerte perifollos propiamente.

Para pedir, pardiez, precisamente,

paréceme, Pepín, predestinado.

Pero para pagar, pobre pelado,

precisa perdonar pacientemente.

(pardiez:  RAE  1. interj. coloq. par Dios.)

Tengo una tablita tarabintantinculada,

el que la destarabintantinculase,

será más que buen destarabintantinculador.

6 Comentarios

  1. Muchos los conozco y me han traído recuerdos de mi niñez y adolescencia que me han hecho sonreír.
    ¡Felicidades!
    Un abrazo desde Segovia
    Marisa alonso

    • Por favor, Marisa, todo el folclor poético que conozcas y no esté en nuestras mesas, ¡mándamelo! Mira que el Menú de lectoaperitivos lo vamos llenando entre todos…
      Muchos cariños para ti!

  2. hola somos del colegio Leonarado da Vinci y somos Catalina y Roberto en la clase de lenguaje con la profesora Judith y y lo encanto su pagina chao

    • ¡Hola Cata! ¡Hola Roberto! Me alegra saber que les gustó visitar lectoaperitivos, ojalá pasen muchas veces más a probar versos. Muchos cariños a mi amiga Judith, la profe súper bkn de Lenguaje que tienen.
      Chao!

  3. me gustaron muchos estos travalenguas y esta pagina es muy buena.

    • ¿Y probaste trabalenguas de autor, Nacho? Me pone contenta que te hayan gustado los lectoaperitivos, ojalá te tenga pronto de vuelta en compañía de amigos y familia.
      Saludos!

¿Aportes? ¿Comentarios acerca de estos lectoaperitivos? Por favor, déjalos aquí: