Navigation Menu+

Lectoaperitivos de poemas a la escuela y el aprender

post081

EL VIAJE AL SABER

En un tren de juguete muy largo

fui una vez al país del saber,

vi caminos de puntos y comas

y a los verbos en ríos correr.

Recorrí caminitos de letras

de la A, de la B, de la C

y subí una montaña de tablas,

que bajé del derecho al revés.

¡Qué cansado llegué de mi viaje!

¡Desbordó mi valija el saber!

Pero es lindo mirar mi equipaje;

ya aprendí a escribir y leer.

Graciela Genta

Uruguay

el-alfabeto

Ilustración de Narina Canzi

Argentina

CANCIÓN PRIMAVERAL

Salen los niños alegres

de la escuela,

poniendo en el aire tibio

 del abril canciones nuevas.

¡Qué alegría tiene el hondo

silencio de la calleja!

Un silencio hecho pedazos

por risas de plata nueva.

Federico García Lorca

España

LAS PALABRAS

Las palabras

son como las semillas

según donde las siembres

cantan, se apagan o brillan.

Las palabras

son como duendes de ilusión,

conocen todos los secretos

de tu corazón.

Las palabras

son como cajitas de música,

si tú aprendes a abrirlas

te entregarán su azúcar.

Pero, también has de saber

que hay palabras sin sol,

inventadas por gentes

que no conocen el amor.

Y que hay otras,

eternas

e inmensas como el día,

creadas por los pueblos

para alumbrar la vida.

Y otras amables,

pequeñitas,

llenas de miel como un panal,

inventadas por los poetas

para cantar.

 

Róbinson Saavedra Gómez

Chile

PREGUNTARIO

¿Qué es el gato?

El gato es una gota de tigre.

¿Qué es el silencio?

El silencio

son seis cuerdas

sin guitarra.

¿Cuál es el primer día del año?

El día de hoy.

Jairo Aníbal Niño

Colombia

MI JIRÁFALA

Tengo una jiráfala

que vive en la lúnula.

Con sus dos gigántalas,

vuela por las núbulas.

Viene a mi ventánala

si pierde la brújula

y duerme en mi cámala

hasta ver la lúnula.

Tengo una jiráfala

Que se llama Esdrújula.

Karina Foderé

Uruguay

PREGUNTAS

Si mi profesora

me enseña a usar el punto y coma

pero en el almuerzo

mi mamá insiste en el “coma y punto”

¿a quién le hago caso

en ese asunto?

Si en la escuela nadie quiere

enseñarme el “punto de caramelo”

mucho más dulce que los aburridos

punto aparte y punto seguido

¿a quién debo hacer

ese pedido?

Si quiero que las letras vuelen

sin márgenes ni cuadernos

y que las gaviotas sean un visto bueno

en la pizarra azul del cielo

¿por qué debo callar

lo que yo quiero?

Y si mi lágrima es una pizca de ola

con nostalgia del mar

y mi risa un pequeño huracán

que tiene ganas de volar

¿por qué no amar el viento

por qué no ser el mar?

Edgar Allan García

Ecuador

ESCUELA

MAESTRO

¿Qué doncella se casa

con el viento?

NIÑO

La doncella de todos

los deseos.

 MAESTRO

¿Qué le regala

el viento?

NIÑO

Remolinos de oro

y mapas superpuestos.

MAESTRO

Ella ¿le ofrece algo?

NIÑO

Su corazón abierto.

MAESTRO

Decid cómo se llama.

NIÑO

Su nombre es un secreto.

La ventana del colegio tiene una cortina de luceros.

Federico García Lorca

España

DESFILE DE NUMERITOS

Marchan airosos

los soldaditos,

marchan que marchan

sin descansar.

1 delante

y el 2 detrás,

3, 4 y 5, 6 y 7,

siguen deprisa

a los demás.

Pues ya vienen

Apuraditos

el 8 y el 9

con el cerito

que se quedó atrás.

Sobre la calle

del pizarrón,

todos de blanco,

los numeritos

van en legión.

M. Goyri

España

TABLA DE MULTIPLICAR

Dos por una es dos;

dos por dos, cuatro;

tras de la ventana

un cielo claro.

Dos por una es dos;

dos por dos, cuatro;

cruza la ventana un pájaro.

–Silencio.

Dictado.

Las agudas se acentúan

cuando… –No sé cuándo.

Celia Viñas

España

LA VACA ESTUDIOSA

Había una vez una vaca

en la Quebrada de Humahuaca.

Como era muy vieja, muy vieja,

estaba sorda de una oreja.

Y a pesar de que ya era abuela

un día quiso ir a la escuela.

Se puso unos zapatos rojos,

guantes de tul y un par de anteojos.

La vio la maestra asustada

y dijo: “Estás equivocada”.

Y la vaca le respondió:

“¿Por qué no puedo estudiar yo?”

La vaca, vestida de blanco,

se acomodó en el primer banco.

 Los chicos tirábamos tizas

y nos moríamos de risa.

La gente se fue muy curiosa

a ver a la vaca estudiosa.

La gente llegaba en camiones,

en bicicletas y en aviones.

Y como el bochinche aumentaba

en la escuela nadie estudiaba.

La vaca, de pie en un rincón,

rumiaba sola la lección.

Un día toditos los chicos

se convirtieron en borricos.

Y en ese lugar de Humahuaca

la única sabia fue la vaca.

María Elena Walsh

Argentina

Este poema hecho canción lo podemos cantar con un vídeo preparado por Susana García, su familia y alumnos de 4 y 5 años del Jardín Peñaloza en Córdoba, Argentina, en el 2010.  ¡Muy lindo!  También lo encuentras en Lectoaperitivos que se cantan:  Canciones infantiles de autor.

CADA UNO A LO SUYO

El viento a soplar,

la araña a tejer,

el ave a volar

la hierba a crecer.

La goma a borrar,

la tiza a escribir,

el grillo a cantar,

la noche a dormir.

La ola a rodar,

la escoba a barrer,

los chicos, ¡a clase,

todos a aprender!

Julia Marta Pucci

Argentina

PALABRAS

Escribo palabras,

palabras de tiza

que a los pizarrones

les hacen cosquillas.

Escribo palabras,

palabras traviesas

que llegan y borran

todas las tristezas.

Escribo palabras,

palabras de luna

que cantan de noche

mi canción de cuna.

Escribo palabras,

palabras con brillo

que viajan contentas

dentro de un bolsillo.

Escribo palabras,

palabras de arena

que hilvanan consuelos

para cada pena.

Escribo palabras,

palabras sin dueño

que esconden secretos

y tejen los sueños.

Escribo palabras,

palabras tan mías

que nacen y crecen

 en mi poesía.

Liliana Cristina Ciento

Argentina

LECCIÓN DE MÚSICA

Do,

re,

mi,

fa,

sol,

la,

si.

¿Si?

Sí,

mi

sol;

sí.

Jairo Aníbal Niño

Colombia

¡MÍO!

A mí me gusta leer

porque es mío lo que leo

lo siento como yo siento

lo veo como yo creo.

Los personajes del cuento

viven en mí todo el día,

si los dejara un momento

feliz los recogería

para saber qué pasó

el rato que no leía.

Marcela Paz

Chile

MAESTRO JILGUERO

En la copa del manzano,

con balcones a la brisa,

tiene Maestro Jilguero

su escuela de melodías.

La campanilla del alba

lo hace saltar de su lecho.

Luego lee en las hojas

el noticiario del cielo…

Engúllese un desayuno

delicioso, nutritivo:

su mermelada de flores

y su taza de rocío…

Prepara sus armonías

y abre después, complacido,

sobre el atril de las ramas

su silabario de trinos.

La matrícula está abierta

para estudiantes alados.

¡Cómo se llena la escuela

de la copa del manzano!…

Deletreando melodías,

con método y con desvelo,

en la escuela de los pájaros

vive Maestro Jilguero.

Lucía Condal

Chile

UN PASO DE TORTUGA

La Tortuga va enseñando

a su hija a caminar

¡No se apure al dar un paso,

no se vaya a tropezar!

¡Otro paso chiquitito,

otro, otro y nada más,

adelante la cabeza

la colita hacia atrás!

La Tortuga está orgullosa

su tortuga baila ya

vals chilote, unas cuecas

el merengue y chachachá.

María Luisa Silva

Chile

 UN DÍA ESPECIAL EN LA SELVA

¿Qué pasa en la selva

que siendo temprano

cebras y leones

andan levantados?

¿Y por qué los monos

que nunca se lavan

hoy se están peinando

con el agua clara?

Los pequeños tigres

salen de la mano…

¿A dónde van todos

tan estusiasmados?

Es que hoy en la selva

es un día importante:

¡Comienzan las clases

del profe Elefante!

Juan Guinea Díaz

España

Versos para cantar al ritmo de cueca:

CAMPANA DE LA ESCUELA

Señora muy gorda canta

columpiándose en la viga.

Es de bronce su garganta,

su voz es clara y amiga.

Campana de la Escuela,

paloma-niña,

ave feliz que vuela

por la campiña.

Por la campiña sí,

con alegría

ella dice a los niños:

muy buenos días.

¡Ya dice la Campana

hasta mañana!

Floridor Pérez

Chile

 De EL LIBRO DE LAS PREGUNTAS

I

Por qué los inmensos aviones

no se pasean con sus hijos?

Cuál es el pájaro amarillo

que llena el nido de limones?

Por qué no enseñan a sacar

miel del sol a los helicópteros?

Dónde deja la luna llena

su saco nocturno de harina?

III

Dime, la rosa está desnuda

o sólo tiene ese vestido?

Por qué los árboles esconden

el esplendor de sus raíces?

Quién oye los remordimientos

del automóvil criminal?

Hay algo más triste en el mundo

que un tren inmóvil en la lluvia?

IV

Cuántas iglesias tiene el cielo?

Por qué no ataca el tiburón

a las impávidas sirenas?

Conversa el humo con las nubes?

Es verdad que las esperanzas

deben regarse con rocío?

V

Qué guardas bajo tu joroba?

dijo un camello a una tortuga.

Y la tortuga preguntó:

Qué conversas con las naranjas?

Tiene más hojas un peral

que Buscando el Tiempo Perdido?

Por qué se suicidan las hojas

cuando se sienten amarillas?

VI

Por qué el sombrero de la noche

vuela con tantos agujeros?

Qué dice la vieja ceniza

cuando camina junto al fuego?

Por qué lloran tanto las nubes

y cada vez son más alegres?

Para quién arden los pistilos

del sol en sombra del eclipse?

Cuántas abejas tiene el día?

VII

Es paz la paz de la paloma?

El leopardo hace la guerra?

Por qué enseña el profesor

la geografía de la muerte?

Qué pasa con las golondrinas

que llegan tarde al colegio?

Es verdad que reparten cartas

transparentes, por todo el cielo?

VIII

Qué cosa irrita a los volcanes

que escupen fuego, frío y furia?

Por qué Cristóbal Colón

no pudo descubrir a España?

Cuántas preguntas tiene un gato?

Las lágrimas que no se lloran

esperan en pequeños lagos?

O serán ríos invisibles

que corren hacia la tristeza?

IX

Es este mismo el sol de ayer

o es otro el fuego de su fuego?

Cómo agradecer a las nubes

esa abundancia fugitiva?

De dónde viene el nubarrón

con sus sacos negros de llanto?

Dónde están los nombres aquellos

dulces como tortas de antaño?

Dónde se fueron las Donaldas,

las Clorindas, las Eduvigis?

X

Qué pensarán de mi sombrero

en cien años más, los polacos?

Qué dirán de mi poesía

los que no tocaron mi sangre?

XI

Cuántos años tiene noviembre?

XII

Y a quién le sonríe el arroz

con infinitos dientes blancos?

Por qué en las épocas oscuras

se escribe con tinta invisible?

Sabe la bella de Caracas

cuántas faldas tiene la rosa?

Por qué me pican las pulgas

y los sargentos literarios?

XIII

Es verdad que vuela de noche

sobre mi patria un cóndor negro?

XIV

Y qué dijeron los rubíes

ante el jugo de las granadas?

Pero por qué no se convence

el Jueves de ir después del Viernes?

Quiénes gritaron de alegría

cuando nació el color azul?

Por qué se entristece la tierra

cuando aparecen las violetas?

XV

Pero es verdad que se prepara

la insurrección de los chalecos?

Por qué otra vez la Primavera

ofrece sus vestidos verdes?

Por qué ríe la agricultura

del llanto pálido del cielo?

Cómo logró su libertad

la bicicleta abandonada?

XVI

Trabajan la sal y el azúcar

construyendo una torre blanca?

Es verdad que en el hormiguero

los sueños son obligatorios?

Sabes qué meditaciones

rumia la tierra en el otoño?

(Por qué no dar una medalla

a la primera hoja de oro?)

XIX

Han contado el oro que tiene

el territorio del maíz?

Sabes que es verde la neblina

a mediodía, en Patagonia?

Quién canta en el fondo del agua

en la laguna abandonada?

De qué ríe la sandía

cuando la están asesinando?

XX

Es verdad que el ámbar contiene

las lágrimas de las sirenas?

Cómo se llama una flor

que vuela de pájaro en pájaro?

No es mejor nunca que tarde?

Y por qué el queso se dispuso

a ejercer proezas en Francia?

XXI

Y cuando se fundó la luz

esto sucedió en Venezuela?

Dónde está el centro del mar?

Por qué no van allí las olas?

Es cierto que aquel meteoro

fue una paloma de amatista?

Puedo preguntar a mi libro

si es verdad que yo lo escribí?

XXII

Amor, amor, aquel y aquella

si ya no son, dónde se fueron?

Ayer, ayer dije a mis ojos

cuándo volveremos a vernos?

Y cuando se muda el paisaje

son tus manos o son tus guantes?

Cuando canta el azul del agua

cómo huele el rumor del cielo?

XXIII

Se convierte en pez volador

si transmigra la mariposa?

Entonces no era verdad

que vivía Dios en la luna?

De qué color es el olor

del llanto azul de las violetas?

Cuántas semanas tiene un día

y cuántos años tiene un mes?

XXIV

El 4 es 4 para todos?

Son todos los sietes iguales?

Cuando el preso piensa en la luz

es la misma que te ilumina?

Has pensado de qué color

es el Abril de los enfermos?

Qué monarquía occidental

se embandera con amapolas?

XXV

Por qué para esperar la nieve

se ha desvestido la arboleda?

Por qué es tan dura la dulzura

del corazón de la cereza?

XXVIII

Por qué los pobres no comprenden

apenas dejan de ser pobres?

XXIX

Qué distancia en metros redondos

hay entre el sol y las naranjas?

Quién despierta al sol cuando duerme

sobre su cama abrasadora?

Canta la tierra como un grillo

entre la música celeste?

Verdad que es ancha la tristeza,

delgada la melancolía?

XXX

Cuando escribió su libro azul

Rubén Darío no era verde?

No era escarlata Rimbaud,

Góngora de color violeta?

Y Víctor Hugo tricolor?

Y yo a listones amarillos?

XXXI

A quién le puedo preguntar

qué vine a hacer en este mundo?

Por qué me muero sin querer,

por qué no puedo estar inmóvil?

Por qué voy rodando sin ruedas,

volando sin alas ni plumas,

y qué me dio por transmigrar

si viven en Chile mis huesos?

XXXII

Hay algo más tonto en la vida

que llamarse Pablo Neruda?

Hay en el cielo de Colombia

un coleccionista de nubes?

Por qué siempre se hacen en Londres

los congresos de los paraguas?

Sangre color de amaranto

tenía la reina de Saba?

Cuando lloraba Baudelaire

lloraba con lágrimas negras?

XXXIII

Y por qué el sol es tan mal amigo

del caminante en el desierto?

Y por qué el sol es tan simpático

en el jardín del hospital?

Son pájaros o son peces

en estas redes de la luna?

Fue adonde a mí me perdieron

que logré por fin encontrarme?

XXXV

No será nuestra vida un túnel

entre dos vagas claridades?

O no será una claridad

entre dos triángulos oscuros?

O no será la vida un pez

preparado para ser pájaro?

La muerte será de no ser

o de sustancias peligrosas?

XLI

Qué aprendió el árbol de la tierra

para conversar con el cielo?

XLVII

Oyes en medio del otoño

detonaciones amarillas?

Por qué razón o sinrazón

llora la lluvia su alegría?

Qué pájaros dictan el orden

de la bandada cuando vuela?

De qué suspende el picaflor

su simetría deslumbrante?

XLIV

Dónde está el niño que yo fui,

sigue adentro de mí o se fue?

Sabe que no lo quise nunca

y tampoco me quería?

Por qué anduvimos tanto tiempo

creciendo para separarnos?

Por qué no morimos los dos

cuando mi infancia se murió?

Y si el alma se me cayó

por qué me sigue el esqueleto?

XLIX

Cuando veo de nuevo el mar

el mar me ha visto o no me ha visto?

Por qué me preguntan las olas

lo mismo que yo les pregunto?

Y por qué golpean la roca

con tanto entusiasmo perdido?

No se cansan de repetir

su declaración a la arena?

LIV

Es verdad que las golondrinas

van a establecerse en la luna?

Se llevarán la primavera

sacándola de las cornisas?

Se alejarán en el otoño

las golondrinas de la luna?

Buscarán muestras de bismuto

a picotazos en el cielo?

Y a los balcones volverán

espolvoreadas de ceniza?

LIX

Por qué no nací misterioso?

Por qué crecí sin compañía?

Quién me mandó desvencijar

las puertas de mi propio orgullo?

Y quién salió a vivir por mí

cuando dormía y enfermaba?

Qué bandera se desplegó

allí donde no me olvidaron?

LXIII

Cómo se acuerda con los pájaros

la traducción de sus idiomas?

Cómo le digo a la tortuga

que yo le gano en lentitud?

Cómo le pregunto a la pulga

las cifras de su campeonato?

Y a los claveles qué les digo

agradeciendo su fragancia?

LXV

Brilla la gota de metal

como una sílaba en mi canto?

Y no se arrastra una palabra

a veces como una serpiente?

No crepitó en tu corazón

un nombre como una naranja?

De qué río salen los peces?

De la palabra platería?

Y no naufragan los veleros

por un exceso de vocales?

LXVI

Echan humo, fuego y vapor

las o de las locomotoras?

En qué idioma cae la lluvia

sobre ciudades dolorosas?

Qué suaves sílabas repite

el aire del alba marina?

Hay una estrella más abierta

que la palabra amapola?

Hay dos colmillos más agudos

que las sílabas de chacal?

LXVIII

Cuándo lee la mariposa

lo que vuela escrito en sus alas?

Qué letras conoce la abeja

para saber su itinerario?

Y con qué cifras va restando

la hormiga sus soldados muertos?

Cómo se llaman los ciclones

cuando no tienen movimiento?

LXXII

Si todos los ríos son dulces

de dónde saca sal el mar?

Cómo saben las estaciones

que deben cambiar de camisa?

Por qué tan lentas en invierno

y tan palpitantes después?

Y cómo saben las raíces

que deben subir a la luz?

Y luego saludar al aire

con tantas flores y colores?

Siempre es la misma primavera

la que repite su papel?

LXXIII

Quién trabaja más en la tierra

el hombre o el sol cereal?

Entre el abeto y la amapola

a quién la tierra quiere más?

Entre las orquídeas y el trigo

para cuál es la preferencia?

Por qué tanto lujo a una flor

y un oro sucio para el trigo?

Entra el otoño legalmente

o es una estación clandestina?

LXXIV

Por qué se queda en los ramajes

hasta que las hojas se caen?

Y dónde se quedan colgados

sus pantalones amarillos?

Verdad que parece esperar

el Otoño que pase algo?

Tal vez el temblor de una hoja

o el tránsito del universo?

Hay un imán bajo la tierra,

imán hermano del Otoño?

Cuándo se dicta bajo tierra

la designación de la rosa?

Pablo Neruda

Chile

HACHE MUDA

La

hache

se

duerme,

está desvelada.

Por eso

no suena a nada.

Antonio Granados

México

LA FORMA DE LOS NÚMEROS

El 1

Es un salto de canguro

El 2

Un patito nadador

El 3

Los cachitos de una res

El 4

La casita de mi gato

El 5

Un pequeño laberinto

El 6

Un caracol sin crecer

El 7

Una jirafa sin dientes

El 8

Dos galletas o un bizcocho

El 9

Un globo con hilo verde

El 10

Un salto de canguro y una nuez.

Heriberto Tejo

Perú

MAGIA

El maestro es como un mago

que echa a volar las palabras

para que hagan sus nidos

en las cabezas de las aulas.

Antonio Orlando Rodríguez

Cuba

LA MÁQUINA DE HACER LOS DEBERES

Una caja de tizas, muchos libros,

un mapamundi, un pizarrón rallado,

algunos engranajes y tornillos

y un maestro pequeño en buen estado

serán los elementos necesarios

para hacer una máquina eficiente

que haga los deberes y no chiste

y que siempre te saque un excelente.

Cecilia Pisos

Argentina

SELVA ORDENADA

Abejas, armarios, aros,

balanzas, bebés, burbujas,

cráteres, cúspides, caspa,

dromedarios, dientes, dudas.

Estrellas, emes, empleados,

fiestas, focas y fogatas

grutas, gorros, golosinas,

helados, hienas y hadas.

Iguanas, iglúes, islas,

jaulas, jinetes, jabones,

kimonos, kioscos, koalas,

lámparas, latas, leones.

Mares, manos, mariposas,

naves, noches, mucha niebla,

ñoquis, ñandúes y ñoños,

ombligos, ollas, orquestas.

Papeles, pelotas, pueblos,

quinotos, quetzales, quesos,

radios, rosas y ravioles,

sopas, serpientes y sesos.

Tambores, taxis, tijeras,

uvas y uñas con ungüento,

vacas, veranos, violines,

velas de windsurf al viento.

Xilofones, xoconoxtles,

yates, yoyós, yararás,

zapatos, zorros, zorzales.

Todo esto hallarás y más

en esta selva ordenada

del diccionario escolar.

Cecilia Pisos

Argentina

(De:  Panzarriba 3, Santillana:  Buenos Aires, 2009)

(quinoto:  RAE  1. m. Arg. y Ur. Árbol de no más de dos metros de altura, de copa redondeada y hojas lanceoladas de color verde brillante y flores blancas. Los frutos ovoides, de unos cuatro centímetros de longitud, de cáscara y color similares a la naranja, se emplean para hacer dulces y jaleas.   xonocostle:  Fruto nacido del nopal, similar a una tuna, de sabor ácido, proveniente de Guanajuato, México.  yarará:  RAE 1. f. Am. Mer. Culebra venenosa que sobrepasa el metro de longitud y cuya coloración es parda, con manchas más oscuras que alternan sobre el dorso y los flancos.)

SUBROJO

La maestra

corrige

subraya

sonríe.

El alumno

espera,

ojos submarinos.

Hay error

en rojo.

Sonrojo

subido.

Cecilia Pisos

Argentina

EL RUEGO DEL LIBRO

He aquí, niña mía,

que me han hecho tu amigo;

he aquí que cada día

conversarás conmigo.

Ponme una ropa obscura,

la ropa de labor;

trátame con dulzura,

cual si fuera una flor.

No me eches manchas sobre

la nieve del semblante;

no pienses que recobre

su lámina brillante.

Gozarás, cuando veas

qué hermoso me conservo.

Sufrirás, si me afeas,

del daño de tu siervo.

Verás, cuando oigas locas

historias infantiles,

qué charladoras bocas

son mis hojas sutiles.

Mi saber es liviano,

mi saber no es profundo;

Niña, me das la mano

y yo te muestro el mundo.

Yo te presento un hada

y te charlo del sol,

de la rosa encarnada,

prima del arrebol;

de la patria gloriosa,

de las almas de luz,

de la vida armoniosa

del maestro Jesús.

Mis hojitas nevadas

piden sólo un favor:

de tus manos rosadas

un poquito de amor.

Gabriela Mistral

Chile

MI LORO VERDE Y AZUL

En el verde, verde

mi loro hablador,

sin ir a la escuela

sabe la lección.

En el verde, verde

y en el verde, azul,

mi loro me dice:

a  e  i  o  u.

Óscar Jara Azócar

Chile

LETRA PARA LA PRIMERA LECCIÓN DE PIANO

“lamparitas de azúcar,

chinelitas de arroz”.

Delpino

A la una la luna,

a las dos el reloj;

que se casan la aguja

y el granito de arroz.

A la una mi niña

se me puso a llorar,

porque el pobre meñique

se cayó en el dedal.

A la una la novia

con el novio a las tres,

en la cola, la cola

del pianito el marqués.

Y se van a la una

en su coche a las tres

—caballitos de lluvia,

cochecito de nuez.

Aquiles Nazoa

Venezuela

CONJURO PRIMERO

Por un sustantivo

ni duermo ni vivo.

Por un predicado

me has cateado.

Saber si es con uve

la fiebre me sube.

Un verbo en presente

me nubla la mente.

De nada depende:

¡serás mi serpiente!

Mar Benegas

España

(catear:  RAE  (De cate, nota de suspenso). 1. tr. coloq. Suspender en los exámenes a un alumno.)

CONJURO SEGUNDO

Historia y Geografía,

las va a estudiar tu tía.

Murciélagos y marmotas,

se no me subes la nota.

Ciencias y Naturaleza,

me dan dolor de cabeza.

¡Batracios, venid a mí!

Con mis palabras te atrapo

y aunque no quedes muy guapo,

te convertiré en un sapo.

Mar Benegas

España

CONJURO TERCERO

Raíces cuadradas,

restas y sumas,

un ojo de gato

y una aceituna.

Patitas de gamba,

fracciones y ratas,

culebra al cuadrado

y media patata.

Divido por cero,

te resto con saña,

cuando entres en clase

serás una araña.

Mar Benegas

España

Aunque la autora es de origen albanés, su vida y obra son universales.  Por eso, en medio de nuestros autores hispanoamericanos, un inspirador aporte de María Rosa Serdio quien nos recuerda:

Enseñarás a volar,

pero no volarán tu vuelo.

Enseñarás a soñar,

pero no soñarán tus sueños.

Enseñarás a vivir,

pero no vivirán tu vida.

Enseñarás a cantar,

pero no cantarán tu canción.

Enseñarás a pensar,

pero no pensarán como tú.

Pero sabrás que cada vez que ellos vuelen, sueñen,

vivan, canten y piensen…

¡Estará en ellos la semilla

del camino enseñado y aprendido!

Madre Teresa de Calcuta

NUEVO NACIMIENTO

Inicio de un nuevo recorrido.

Fuente sencilla. Silencio.

Todo es espera y magia.

Todo tan incierto.

Casi íntima, como a puerta cerrada entre los árboles, fluye la palabra.

… Despacio, sin prisa.

Mirando a la claridad de los ojos tiernos y al ritmo de los corazones.

Así comienza a salpicar el agua.

Igual comienza cada clase

cuando hay tiempo

y esperanza.

Maria Rosa Serdio

España

La Almohada:

por arte de magia,

se vuelve hada.

La A

La “A” sabe que es un reto

—no se le puede negar—

hallarse en primer lugar

de todito el alfabeto.

Al mismo tiempo, la “A“,

inveterada viajera,

se aparece dondequiera:

aquí, acá y acullá.

El Elefante

cuando se pule,

se hace diamante.

La E

Sin la “E“, ¿cómo decir

“excluir”, si se la excluye?

¿Cómo, si no se la incluye,

cómo escribir “escribir”?

Y tú me dirás:  sin ella,

¿cómo hablar con elocuencia?

Y si brilla por su ausencia,

¿cómo llamar a una estrella?

El Iglú:

se le salen ramas,

se vuelve ombú.

La I

Dice la “I“, puntillosa,

que el pan, el queso y el vino,

el paseante y el camino,

las espinas y la rosa,

la miel y los colibríes,

nacieron para estar juntos:

las “íes” bajo los puntos,

los puntos sobre las “íes”.

El Ornitorrinco:

con otros cuatro,

se vuelve cinco.

La O

Para una canción de cuna,

la “O” no encontraba rima,

mas juntóse con su prima,

y encontró rima y fortuna.

Pues ya juntas, las dos “oes”,

compusieron dos canciones,

con música de trombones,

de pífanos y de oboes.

La Una:

si se hace redonda,

se vuelve luna.

La U

Que no es una letra inútil,

la “U” lo sabe sin duda:

se usa en “uva” y en “zancuda”,

se usa en “usura” y en “fútil”.

Por supuesto que no es única

mas sin la “U” jamás nunca

escribirás “espelunca”

o “pusilánime” o “túnica”.

Fernando del Paso

México

(inveterada:  RAE 1. adj. Antiguo, arraigado. ombú.  puntillosa: RAE 1. adj. Dicho de una persona: Que es muy minuciosa y concienzuda, a veces hasta la exageración, en lo que hace. 2. adj. Suspicaz, quisquilloso. pífano.  oboe.  usura:  RAE  4. f. Ganancia, fruto, utilidad o aumento que se saca de algo, especialmente cuando es excesivo. fútil: RAE 1. adj. De poco aprecio o importancia.  espelunca: RAE 1. adj. De poco aprecio o importancia.  pusilánime:  RAE 1. adj. Falto de ánimo y valor para tolerar las desgracias o para intentar cosas grandes.)

BIOGRAFÍA

Con el lápiz del trompo

el niño escribe sobre el polvo

la historia de su vida.

Triunfo Arciniegas

Colombia

LECCIÓN

Este es un grillo.

Este es un gallo.

Este es mi niño montado a caballo.

Esta es la rosa.

Este es el clavel.

Esta es mi niña bordando un mantel.

Esta es la Luna.

Este es el lucero.

Esta es mi niño en el mar marinero.

Esta que canta es la pájara pinta.

Esta es mi niña que se ata una cinta.

Esta es la espiga.

Este es el manzano.

Estos son mis niños que van de la mano.

 Eduardo González Lanuza

Argentino

PALITOS

A estos palitos llaman letras los mayores,

los miro y los miro, veo cosas mejores:

La a es una niña con coleta fina

la es una serpiente que baila sonriente

la i es un caballero con traje y sombrero

la o es un roscón de nata y turrón

la es un paquete lleno de juguetes

y estos cinco dibujos las vocales son.

Montse Torrents

España

LA MANZANA

Una manzana reineta,

dos mosquitas pizpiretas.

Tres mariquitas aladas,

cuatro hormigas atareadas.

Cinco luciérnagas rebeldes,

seis escarabajos verdes.

Todos manzana comieron.

¿Sabes contar cuántos fueron?

 Montse Torrents

España

LA BIBLIOTECA

Con gran paciencia

un señor,

amante de la ciencia

⎯aunque muy, muy egoísta⎯

fue juntando

con tal dedicación

libros y revistas,

que llegó a tener

la más grande colección.

Mas nadie los pudo leer

porque a nadie

se los mostraba.

Sólo él ⎯no leyendo

sino mirando su tesoro⎯

exclamaba:

⎯¡Libros míos,

cuánto os adoro!

Pero sucedió que un día

la mirada atenta

de una ratoncita

que vagaba hambrienta,

encontró

aquellos libros reunidos

con tanto,

tanto esfuerzo,

y se los comió pensando,

¡Hum!,

¡qué delicioso almuerzo!

Moraleja: Libro

que no has de prestar

⎯ni leer⎯

deja que una ratoncita

se lo pueda comer.

Saúl Schkolnik

Chile

En Poemas para volar

PORQUE SON PRIMAVERAS

Quisiera hoy regalarte

un ramillete de palabras:

Adjetivos azules

como nomeolvides,

olorosos, humildes,

coloreados, sutiles.

Nombres de colores:

Margaritas, rosas,

claveles de rojo corazón,

amapolas de sonrisa,

tulipanes de tallo erguido,

mimosas fragantes

y amarillas,

soleado festín de las alturas.

Verbos de acción

y de energía:

Florecer, germinar,

alegrar, expresar,

colorear, adornar…

Llévalas en el ojal,

en tu boca, en tus manos…

y sean las palabras

el mejor regalo

para quien de ti espera

la alegría, la paz y la belleza.

María Rosa Serdio

España

ESCRIBIR ES…

Entregar una llama a un arquero.

Construir un jardín de alhelíes.

Sonreír con sonrisa sincera.

Brillar en el corazón del fragor.

Emocionar(se) con una gota de tinta.

Amanecer ante una muerte cierta.

Albergar un catalejo en el ojo.

Acercar el futuro al presente.

Tararear la canción de la posibilidad.

María Rosa Serdio

España

TÚ NO SABE INGLÉ

Con tanto inglé que tú sabía,

Vito Manué,

con tanto inglé, no sabe ahora

decir:  ye.

La mericana te buca,

y tú le tiene que huir:

tu inglé era detrái guan,

detrái guan y guan tu tri…

Vito Manué, tú no sabe inglé,

tú no sabe inglé,

tú no sabe inglé.

No te enamore más nunca,

Vito Manué,

si no sabe inglé,

¡si no sabe inglé!

Nicolás Guillén

Cuba

CANCIÓN DE LAS PREGUNTAS

¿Por qué no puedo acordarme

del instante en que me duermo?

¿Por qué nadie puede estar

sin pensar nada un momento?

¿Por qué, si no sé qué dice

la música, la comprendo?

¿Quién vio crecer una planta?

¿A qué altura empieza el cielo?

¿Por qué a veces necesito

recordar algo y no puedo,

y después, cuando me olvido

que lo olvidé, lo recuerdo?

¿De qué color es la Luna?

¿Por qué no hay ángeles negros?

¿Por qué no puedo correr

cuando me corren en sueños?

¿Por qué hay gallinas que cantan

como los gallos?  ¿Y es cierto

que hay relojes que se paran

cuando mueren sus dueños?

Y el pelo, ¿cómo nos crece?,

¿por cuál de sus dos extremos?

Y los peces, cuando duermen,

¿tienen los ojos abiertos?

¿Por qué decimos con jota

mojca, rajgo, mujgo, frejco?

Y el gato, ¿sabe que es él

cuando se ve en el espejo?

¿Y sabe alguien en dónde,

y cómo y cuándo vivieron

los treinta y dos abuelitos

de sus ocho bisabuelos?

¿Y podrá decir, quien pueda

contestar a todo esto,

por qué en los días de lluvia

me siento un poco más bueno

y lo que piensan las vacas

que rumian en el silencio

del atardecer, echadas

y tristes, mirando lejos?

José Sebastián Tallón

Argentina

MATEMÁTICAS

El verde del cerro

el plomo del tren

el azul del cielo

suman dieciséis.

El blanco del ojo

el rojo marqués

el café cortado

suman dieciséis.

La gorda naranja

la amarilla nuez

las patas y el buche

suman dieciséis.

Los versos de arriba

los otros también

y el poema entero

suman dieciséis.

Abraham Villaseñor

Chile

LA VACA PACA

¿Cómo hará la vaca Paca,

cómo hará para aprender?

La escritura la preocupa…

¡Tampoco sabe leer!

De espaldas al pizarrón,

calladita se ha quedado.

¡Tan enorme es su problema,

que ni MU se le ha escapado!

Por el suelo andan las tizas:

una azul, otra amarilla,

otra roja, otra muy blanca…

¡Esto no es cosa sencilla!

Para empezar la tarea,

muy bien se había preparado…

Se puso su guardapolvos,

sus zapatos colorados…

De repente la trastorna

un libro con una A…

¡Qué miedo que tiene ella,

no sabe qué pasará!

¡Qué gran susto, qué delirio!

¡Pobre la vaquita Paca!

¿Tendrá que pedir ayuda

a la vaca de Humahuaca?

María Alicia Esain

Argentina

VOLAR

Mamá dice

que no importa

cuántas veces caiga.

Ella siempre está

para levantarme.

Cuando no conozco

alguna letra,

me da un besito y… ¡Oh!

La letra sale de su escondite

y mi cielo brilla.

También dice

que algún día podré volar solo,

pero debo conocerlas todas.

Mamá y yo hacemos la tarea.

Uso gafas, casco y bufanda

para recordar hacia dónde voy.

Mercedes Aceves Zúñiga

México

RECUERDO INFANTIL

Una tarde parda y fría

de invierno.  Los colegiales

estudian.  Monotonía

de lluvia tras los cristales.

Es la clase.  En un cartel

se representa a Caín

fugitivo, y muerto Abel,

junto a una mancha carmín.

Con timbre sonoro y hueco

truena el maestro, un anciano

mal vestido, enjuto y seco,

que lleva un libro en la mano.

Y todo un coro infantil,

va cantando la lección:

“mil veces ciento, cien mil;

mil veces mil, un millón”

Una tarde parda y fría

de invierno.  Los colegiales

estudian.  Monotonía

de lluvia tras los cristales.

Antonio Machado

España

DON LIBRO

Don Libro estaba

lleno de poemas,

palabras y palabras

con luna y estrellas.

La lectura es magia,

vuela sin alas,

navega, sumérgete

entre palabras.

Sé feliz,

sueña, imagina

y Don libro hará de ti

¡una persona sabia!

Encarni Ruiz Vázquez

España

LA TORTUGA CONCHITA

La tortuga Conchita

va a la escuela;

con tanto alboroto

no se queda.

Al asustarse,

un buen sitio encontró;

para que no la vieran

dentro de su caparazón.

La señora del silencio

manda a callar,

los niños y niñas

dejan de hablar.

Queremos ver tus ojos

Conchita,

¡No tengas miedo!

haremos caso

a la señorita.

La tortuga miró

a los niños y niñas;

y el brillo de sus ojos

magia tenía.

Su cabeza sacó

con gran alegría,

Conchita se quedó

para darles

“los buenos días”.

Encarni Ruiz Vázquez

España

 ♦

¡EMPIEZA LA ESCUELA!

Ya huele a libros

y los cuadernos preparados,

los lápices están vivos

despiertan de su letargo.

Cuántas risas en el patio

llegan solitas volando.

Cada niño coge la suya

y escriben hojas en blanco.

Se abren puertas y ventanas

y todo lo nuevo va entrando,

diversión por las mañanas

con aprendizaje paso a paso.

La lectura te hace sabio

recorrerás mil aventuras,

descubrirás nuevos caminos

llegarás hasta tu luna.

Con alas de papel volarás

acompañado de números y letras.

Con los libros viajarás

sin necesitar maletas.

Encarni Ruiz Vázquez

España

 ♦

EL CARACOL RODOLFO

El caracol Rodolfo

no quiere ir a la escuela,

sólo le gusta estar

tumbado en la hierba.

Levantarse temprano

en sus planes no está,

y al Cole de Caracoles

dice que no irá.

Un día paseando

a la escuela se acerca,

ve a los niños jugando

y muy decidido entra.

Aprenden números y letras,

montañas y valles,

ríos y planetas

y el fondo de los mares.

Rodolfo ya quiere ir

al Cole de Caracoles,

empieza a escribir

y a dibujar soles.

-!Qué divertido es

aprender y jugar…

Ni un solo día al Cole

voy a faltar!

Encarni Ruiz Vázquez

España

 ♦

EL GALLO TORCUATO

El gallo Torcuato

canta muy bien,

y quiere enseñar

al que quiera aprender.

Ha formado un coro

con cuatro gallinas

dos cerdos y un pato

¡Pero una desafina!

En este corral

lo pasan muy bien,

cantan todo el día

aunque no suene muy bien

El gallo Torcuato

a todos hace ver,

que lo más importante

son las ganas de aprender.

Marisa Alonso Santamaría

España

EL CIEMPIÉS

Un gusano pequeñito

conocido por ciempiés,

admirando sus patitas

las cuenta con interés.

Como pronto fue a la escuela

sabe contar hasta cien,

y sigue sumando patas

una, dos, tres…

Las cuenta por separado

cada una por un lado,

y al llegar a la cincuenta

se ha caído espatarrado.

Con la barriga en el suelo

y un poco malhumorado,

se da cuenta con vergüenza

que a la mitad ha llegado.

Encogiendo las patitas

inicia la cuenta atrás,

sin saber que al levantarse

está aprendiendo a restar.

Marisa Alonso Santamaría

España

EL PIRATA

Soy pirata de los mares

y quiero aprender a leer,

pero con mi ojo tapado

las letras no veo bien.

Quiero aprender las vocales,

las consonantes también,

inventar nuevas palabras

y escribirlas en papel.

Escribir lo que me dicen

todos los astros del cielo,

el sol, la luna, las osas,

las estrellas y luceros.

Escribir lo que me cuentan

los animales del mar,

las ballenas y delfines,

y un gigante calamar.

Escribir lo que me cuentan

las gaviotas y los patos,

todas las aves del cielo,

los pelícanos y albatros.

Escribir con grandes letras

y pinturas de colores,

en las velas de mi barco

“Galeón los Caracoles”

Que sepan que soy pirata

de un bonito galeón,

que me gustan los colores,

el mar, el cielo y el sol.

Marisa Alonso Santamaría

España

ABRIR UN LIBRO

Compartir la delicia de la fiesta, la mirada, quizá el secreto.

Repartir la complicidad, el divertimento, el trabajo delicado y su tiempo.

Alejar el fantasma de las penas, acoger los misterios de la fiesta.

Pasar página, poner la mano, levemente, sobre el pueblo y las vides.

Transportar con aromas la voz de cada uno para formar la burbuja donde el tiempo no manda en este instante.

Maria Rosa Serdio

España

LIBROS PARA TODOS LOS NIÑOS

Toda una noche

y parte de un día,

cose que te cose

su traje de fantasía.

La brujita Sira

pinta con hilo de sueños,

estrellas que brillan

y lunas con reflejos.

Magia en su caldero

para que todos los niños

tengan un cuaderno

y puedan escribirlo.

Con cuchara de madera

mezcla trocitos de estrellas,

hojas de enredadera

y suspiros de ballenas.

Tres estrellas de colores

verde, rosa y lila

en sus dedos aparecen

y a su alrededor giran.

A todos los niños llevan

libros, lápices y cuadernos

y en ellos despiertan

el aprendizaje y los sueños.

Encarni Ruiz Vázquez

España

MADRE LENGUA

Has sido acunado en sus ritmos.

Su música resuena en ti hasta el llanto.

Su canción te levanta.

Has sorbido su leche en sus manos.

Has crecido a la sombra de sus palabras

Y tú lo sabes:

Tu lengua materna es tu alma.

María Rosa Serdio

España

A propósito del Día de la Biblioteca 2013, lean qué linda invitación de María Rosa Serdio:

INVITACIÓN PERSONAL

Volando libre,

cielo adelante,

la ruiseñora

viene a invitarte

personalmente

¡Para que veas!

Para que vivas,

para que leas,

para que entiendas

que abrir un libro

es fascinante

y entretenido,

hace temblar,

hace que crezcas,

hace CAMBIAR…

Hoy es el día

¡NO TE DEMORES!

La Biblioteca

te rinde honores.

María Rosa Serdio

España

POEMA A LA Ñ

Todo tiene eñe en España,

¡Hasta España!

Eñe el coño o la cigüeña que nos trae,

eñe la cizaña o la guadaña que nos lleva,

eñe la niña que nos enfría,

eñe la leña que nos calienta.

Eñe la caña con que pescamos,

eñe del paño que nos alienta,

eñe de moño que aún baila jota,

eñe de maña que maña ostenta,

eñe de uña que nos araña,

eñe extremeña.

Eñe de caño de fuente,

eñe de cuña que injerta,

eñe de añicos,

eñe de mierda

o eñe de niño, que somos todos,

los que aún latimos con un poema.

Gloria Fuertes

España

LA LECCIÓN

Es una familia

de cinco gatitos,

el padre, la madre

Miko, Kika y Kiko.

Van por el tejado

todos en hilera,

Kiko con gran peligro

va haciendo piruetas por fuera.

Sus padres los gatos

le van a reprender,

¡No saltes por el alero

te caerás otra vez!

“Seguid nuestros pasos

y no os despistéis,

por aquí hay muchos peligros

que apenas veréis”

Kiko de nuevo

dando mal ejemplo,

ve un agujero

y ha saltado dentro.

Miko y Kika gritan

los dos alborotados,

Kiko ya no está

no le ven en el tejado.

Los padres de los gatos

un poco alejados

ven lo que ocurre

y se acercan alarmados

Kiko aprisionado

sólo asoma la nariz

se estira cuánto puede

pero no puede salir

Cuánto más se estira

cuánto más se mueve,

más abajo cae

y más miedo siente.

Toda la familia

le llaman maullando,

Kiko no responde

muy quieto llorando.

Sus padres asustados

y muy enfadados,

descubren al gatito

en el hueco aprisionado.

Todos formando una fila

hacen nudos con sus colas,

y a Kiko con decisión

le sacan hecho una bola.

Sus padres emocionados

le lamen por todo el cuerpo,

tiene un golpe en una pata,

jadean por el esfuerzo.

¡Eres un desobediente!

dicen sus padres pacientes,

¡Te podías haber matado,

vaya susto nos has dado!

El gatito colorado

como un pimiento morrón,

con la cabeza agachada

a todos pide perdón.

Y vuelven a pasear

por el tejado jugando,

Kiko ha aprendido la lección

y detrás va cojeando.

 Marisa Alonso Santamaría

España

AL MAESTRO, CON CARIÑO

A Osvaldo Páez Boggione

Tiemblo de sólo pensar

que me pueda reprobar

el profesor, Señor Páez,

con todo lo que él sabe

pesquisa al ignorante,

lo hace de buen talante

porque es maestro ducho

yo, con mucha atención, lo escucho

por si capto su  sapiencia,

llevo en esta diligencia

por completar los tres meses,

claro que a mí me parece

que me va a dejar pegada

o, a lo mejor, nivelada

mas, no quiero ser “marzista”,

prefiero no ser artista,

(lo digo sin petulancia)

y quedar en la ignorancia

Cuesta ser buen profesor,

de los oficios, ¡el mejor!

Astrid Reyes Silva

Chile

LA ARDILLA

La ardilla corre.

La ardilla vuela.

La ardilla salta

como locuela.

Mamá, ¿la ardilla

no va a la escuela?

Ven, ardillita,

tengo una jaula

que es muy bonita.

No; yo prefiero

mi tronco de árbol

y mi agujero.

Amado Nervo

México

ELEFANTE LECTOR

Un elefante lector

es algo muy atrevido

y no se ha visto en el mundo

un caso más divertido.

¿Habrá jirafas poetas

y leones violinistas?

¿O panteras escritoras,

o hipopótamos pianistas?

Pues no quiero ni pensarlo…

¡Que me desmayo al instante!…

¿No basta para el soponcio

ver leyendo a un elefante?

María Alicia Esaín

Argentina

PARVULADAS

I

La o es redonda,

la i tiene punto,

la e es un oreja,

la u me da susto.

Yo quiero la a

y la quiero doble

en papá y mamá.

II

La raya y el punto

se quieren casar,

la o es el padrino,

madrina la a,

el vaso en que beban

la u lo pondrá

y cuando se besen

la e lo sabrá.

III

La m tiene tres patas

y la n tiene dos,

las tengo en la “mano” juntas

con la a y con la o.

Y si cambio estas vocales

¡mira qué “mona” quedó!

Modesto Martín González

España

ÁNGELA LEECUENTOS

Con telón de mariposas,

con un libro azul de cuentos,

la dulzura de su voz

hace mágico el momento.

Las historias van creciendo

en un baile de palabras

y la magia de la orquesta…

¡Es de la bibliotecaria!

María Alicia Esain

Argentina

CUECA EL ARQUERO DEL CURSO

Si mi sala fuera cancha

yo sería el mejor alumno

que el arco sea pizarra

y a ver si me gana alguno.

Mis reflejos no fallan,

en biología

y me domino el área:

en geometría.

En geometría sí,

pruebas globales

debían definirse

a los penales.

1 en mi camiseta

¡no en mi libreta!

 Floridor Pérez

Chile

 ♦

CUECA LOS ÚTILES ESCOLARES

Como soy desordenado

dejé mi bolsón perdido:

alguien lo ha desabrochado,

mis útiles han salido.

La Pluma con la Tinta

salieron juntas,

y el Lápiz les decía:

sáquenme punta.

Sáquenme punta sí,

dice en Tintero:

si me pilla el Secante

me chupa entero.

¡Las niñas con mi estuche

juegan al luche!

Floridor Pérez

Chile

BLA BLA BLA

Cuando un bla bla quiere

que le presten atención

se disfraza.

Los bla bla bla son hábiles

pueden sonar igual

que las palabras

y se ordenan en una oración

tan correctamente

que nadie los distingue.

Pero no dicen nada.

Se precisa gente atenta

para descubrirlos.  A cada rato

se entrometen.  Son el virus

que más daña

la palabra.

Ruth Kaufman

Argentina

DECÁLOGO PARA PENSAR CON AMOR EN LA LECTURA

Leer es hacerse de amigos para siempre.

El libro que nos gustó,

los personajes que nos impresionaron,

nos acompañarán en el recuerdo toda la vida.

Leer es viajar a través del tiempo y del espacio

sin necesidad de calendarios,

ni aviones, trenes o barcos.

Leer es no estar nunca solos.

Leer es entablar un diálogo imaginario

con el autor o sus personajes;

con la época o el tiempo

evocados en el libro.

Leer es ilustrarse,

es amueblar el íntimo recinto del espíritu.

Leer es entretenerse, reflexionar, imaginar.

También es afinar la sensibilidad,

alegrándose o entristeciéndose.

Leer es aprender a recordar y agradecer.

Leer es enriquecerse con la belleza,

la sabiduría, la emoción

del mundo y de los otros.

Leer es llenarse de preguntas.

Leer es tener ganas de leer siempre más.

María Hortensia Lacau

Argentina

LAS PALABRAS QUE SE LLEVA EL VIENTO

Estas son las palabras

que me ha traído esta mañana

el viento.

Palabras para hablar por casa,

palabras que huelen a pan

recién hecho.

Palabras para hablar en paz,

palabras que si dicen “blanco”

dicen “negro”.

Palabras que no son de nadie,

palabras que no tienen precio.

Palabras  para hablar de cerca

o de lejos.

Palabras, palabras y más palabras.

Palabras que se lleva el viento.

Juan Carlos Martín Ramos

España

APRENDIZAJES

En horario de lenguaje

alumbradoras palabras,

firme, firmes los verbos

clara estirpe de monarcas.

Nacen, hilan, tejen, vuelan

sustantivas y argentadas:

Valentina, Juan Ignacio

Ana.  Historia.  Mariposa.

Giran interrogantes,

inflexión de voz, señoras

suspensos…  ¡Exclamativos!

Puntos, acentos, y comas.

Aire en vuelo se alborota

aparecen las metáforas.

Danzan rabeles:  poemas,

juglarías de parranda.

¿El género?  ¿No adivinas?

Fuego ingenio, el epigrama.

Caligrama para un árbol.

¡En verso libre, la vida!

Profesora golondrina

extiende al aire otras telas,

son géneros narrativos

cuentos, leyendas y fábulas.

Entre rasadura y árbol,

desnuda luz la ventana,

un libro, un señor libro

farolero de palabras:

almud brezo carburina

chal chopino dalcahue

estela faz girasoles

hebra inmerso

jacalado

kiosko lino marea

nardo ñielol

oropéndola

peripecia       querosene

                          relámpago

                             sardanápalo

travieso ulular urraca

walquiria                         volantinero

xantina yerma yo kasta,

y la zeta, zarabanda.

En horario de lenguaje

fuego puro las palabras.

¡Cuidad la boca, el lápiz!

¡Cuidad lo escrito señoras!

El libro es un árbol brujo,

acertijo en vuelo, rama.

Apenas un airecillo

puede robarnos el alma.

Sonia Caicheo

Chile

CÓMO SE DIBUJA UN PAISAJE

Un paisaje que tenga de todo,

se dibuja de este modo:

Unas montañas,

un pino,

arriba el sol,

abajo un camino,

una vaca,

un campesino,

unas flores,

un molino,

la gallina y un conejo,

y cerca un lago como un espejo.

Ahora tú pon los colores;

la montaña de marrón,

el astro sol amarillo,

colorado el campesino,

el pino verde,

el lago azul

–porque es espejo del cielo como tú–,

la vaca de color vaca,

de color gris el conejo,

las flores…

como tú quieras las flores.

De tu caja de pinturas

¡usa todos los colores!

Gloria Fuertes

España

LA PLUMA CUCHARITA

Porque los chicos ya no la usan…

Porque los chicos ya no la quieren…

La pluma cucharita

con cuerpo de metal,

cabeza de puñal…

está muy tristecita.

Corre sobre un cuaderno

de renglón en renglón.

Para su corazón

de lata, es invierno.

Se ahoga en los tinteros:

del uno al dos, al tres…

y luego al revés:

del último al primero.

Su tristeza se pierde

en secantes y hojas…

Llora lágrimas rojas,

negras, azules, verdes…

Elsa Isabel Bornemann

Argentina

LA ESCUELA DE ZOILA MOSQUITO

Tomadito de mi mano,

venga a ver, que yo lo invito,

instalada en un pantano:

La Escuela de los Mosquitos.

Zoila Mosquito, maestra,

directora de la escuela,

a sus alumnos demuestra

las lecciones mientras vuela.

Enseña paso por paso,

con paciencia de locura,

la Historia del Pinchazo

y su hermana Picadura.

Trae mapas, dicta nombres;

señala con un puntero,

en qué lugares del hombre

tienen que hacer agujeros.

—Cara, cuello, brazo, pierna

–repite con alma y vida.

—Picar a la piel más tierna,

bien perfumada y dormida.

—No se acerquen cuando fume

el señor Verde Espiral,

mientras su traje consume,

sólo quiere hacerles mal.

—Cuando vayan a atacar

miren muy bien el sendero.

Cuidadito con chocar

contra cualquier mosquitero.

De pronto…  ¿La oye gritar?

a un alumno mucho reta,

por haber ido a jugar

donde vive una palmeta.

La clase de canto empieza:

“Zzz, zzz, zzz, zzz, ¡a zumbar!”

Por la noche, en cada pieza…

¡Qué concierto van a dar!

Sólo las nenas-mosquitos

–es una ley de su raza–

despacito, despacito,

zumbando salen de caza.

Se meten por las ventanas,

postigos y cerraduras.

Me levanto a la mañana…

¡Ay!  ¡Ay!  ¡Ay!  ¡Qué picaduras!

De noche vienen, ¿los ve?

con trajecitos rayados…

Pero llueve DDT

y se caen desmayados.

Elsa Isabel Bornemann

Argentina

(palmeta)

CANCIÓN PARA QUE SEPAS COSER Y BORDAR

El día cinco de enero

hay fiesta en el costurero.

Celebran, en esos pagos,

la noche de Reyes Magos.

La fiesta la ha programado

la familia de Bordados

en la casa de Vainilla,

que prepara la parrilla.

Su esposo, Martín Chingado,

ya condimenta el asado.

Su hijo mayor, el Guante,

no hace nada el atorrante.

Mientras su hermano Hilvanado

atiende a los invitados,

el menorcito, Fruncido,

no saluda, es engrupido.

Aparece Luis Festón

tarareando, en camisón.

Al Punto Cruz, religioso,

le parece vergonzoso.

—¡Atrevido!  –así lo nombra

a Festón el Punto Sombra.

Con esmero, Punto Manta

un villancico ya canta.

Lo acompaña Don Cadena

con buen concierto de quena

y con flauta, Punto Atrás

se retrasa en el compás.

Aristócratas Realces

piden:  —¡Toquen unos valses!

Punto Yerba, comedido,

ofrece mate cocido

y sirve la dulce rosca

que decoró Punto Mosca.

Conde Rivier y condesa

de la embajada francesa

son los puntos enviados

a casa de los Bordados.

Y ya los viene a traer

Richelieu, punto chofer.

Un ángel de canutillo

colgado de un dobladillo

va arrojando, mientras vuela,

estrellas de lentejuelas

y cose una luna azul

con un trapito de tul.

¡Noche de Reyes y enero

también para el costurero…!

Elsa Isabel Bornemann

Argentina

PIRUETA

Si muriera el alfabeto

morirían todas las cosas.

Las palabras

son las alas.

La vida entera

depende

de cuatro letras.

Federico García Lorca

España

RAYÉN NO QUIERE IR A LA ESCUELA

A don Segundo le creo

y por esto es que ahora yo

les cuento lo que contó

de Rayén Cruz Catrileo

una niñita que llevo

metida en mi corazón

casi sin ni una razón

pues nunca la conocí,

pero escuchar fue vivir

la historia de esta canción.

Vivía en la falda ‘e un cerro

cubierto de árboles viejos

ni tan cerca ni tan lejos

con una gata y un perro

y con sus patine’ ‘e fierro

que solía conducir

su tío Juan Ñecuñir

se los dio pa’ su cumpleaños,

en el último verano

nueve acaba de cumplir.

La despertaba temprano

su padre pa’ ir a la escuela

se inventó un dolor de muelas

pero el diente estaba sano

le parecía que en vano

le enseñaba el profesor

que podía ser mejor

y progresar poco a poco,

le parecía muy loco

que exigieran pundonor.

Y Rayén no era na’ ‘e floja

(no se trataba de eso)

tenía re buenos sesos

y una mente que no afloja

de las piernas no era coja

y tenía buen humor

cocinaba con amor

muy temprano unos piñones,

incluso de vacaciones

concentrada en su labor.

Su madre algo preocupada

le preguntó un frío otoño

“¿por qué querido retoño

aún sigues acostada?”

“es que la escuela es helada”

le dijo por decir algo

pero su madre es un galgo

para sacar conclusiones,

y descubrió las razones

de ese sabor algo amargo.

Lo que a ella le ocurría

no le pasaba a cualquiera

sentía que aunque estuviera

en la casa sí aprendía

“mi abuela me dijo un día

que ella nunca fue a la escuela

y era re sabia la agüela

no me lo puede negar”,

se puso la madre a llorar

y Rayén que la consuela.

Se miraron fijamente

a los ojitos morenos

la madre los vio tan buenos

tan puros y relucientes

que le dijo con la mente

que hiciera lo que quisiera

que fuera buena hechicera

gran machi como su abuela,

o cocine las cazuelas

bailarina o enfermera.

Rayén decidió dar tiempo

a la opción definitiva

por mientras hizo en su vida

lo que quiso en el momento

y así termina este cuento

sin darse cuenta siquiera

se tituló de enfermera

una noche azul de invierno,

y bailó pa’ cada enfermo

cuando fue gran hechicera.

Álvaro Prieto

Chile

(pundonor:  RAE  Estado en que la gente cree que consiste la honra, el honor o el crédito de alguien.)

ENJAMBRE

¿Cuántas preguntas existen?

¿Todas te pueden tocar?

Es un enjambre tan grande,

nunca para de volar,

y si una te ha picado,

te picarán las demás.

Cecilia Pisos

Argentina

14 Comentarios

  1. Simplemente llena de emoción y de convencimiento caminaré por los pasillos del colegio, gracias Astrid

    • Inspiradores, ¿verdad? Es parte de su magia. :)

  2. Emocionante, me acordé de mis días de escuela hace siglos. Leía y me decía “Neruda del Libro de las Preguntas le vendría súper a este conjunto”, cuando…apareció! Magia. Raúl

    • Gracias Raúl querido por pasar a probar lectoaperitivos con sabor a infancia. Siempre van llegando nuevas bandejas, llenitas de lectoapetitosos poemas… Te estarán esperando 😉

      Astrid

  3. Magnífica la selección, al igual que el resto de menús que nos ofeces . Enhorabuena por el trabajo y el buen gusto de esta mesa poética tan bien puesta.
    Un saludo. Julio Jiménez

    • Muchísimas gracias, Julio, por tus palabras. Mi intención es ofrecer al visitante (de cualquier edad y perfil lector) un menú apetitoso en una mesa bien dispuesta que despierte las ganas de versos y tradición. Si tú me dices que voy bien encaminada, ¡feliz! Y sigo empeñada en ofrecerles calidad de sabores poéticos.
      Saludos para ti.
      :)

  4. ¡Algunos me encantan!. Gracias por un trabajo tan completo y bien hecho. Y muchas gracias por contar con mis poesías en este sitio.
    Un abrazo desde Segovia.
    Marisa Alonso

    • ¡Muchas gracias, Marisa! Una permanente intención en este “Gran Restorán” es ofrecer delicias poéticas gourmet, para todos los gustos y paladares lectores. Me alegra muchísimo que encuentres versos que te inspiran, que te encantan y más me alegra poder ofertar entre el Menú muuuchos de tus poemas.
      Muchos cariños para ti!
      Astrid

  5. grac ias muy especial tus poemas espero me pudan ayadar co n el poema pajaro azul de jairo anibal niño

    • Lo siento, pero entre tanta maravilla del gran Jairo Aníbal Niño que disfrutamos en las distintas mesas de Lectoaperitivos, ese poema que mencionas, Reinefer, no está.
      ¡Suerte con tu búsqueda!
      Saludos fraternos,

      Astrid

  6. Muy bueno este material que me permitirá continuar con mis alumnos disfrutando la poesía.
    Gabriela Mistral nos invita a dar la poesia a los niños como se da de comer de beber. Dice : “El niño ama el ritmo, lo baila en el patio, lo bracea, lo permea, lo cabecea. Y aun parece más niño cuando juega así”.Una infancia sin poesia es perderse instantes bellos, necesarios para acumular dias felices cuando lleguen los nubarrones de la tristeza.
    felicitaciones a Astrid por esta buena idea y por la generosidad de compartir este trabajo

    • Muchísimas gracias por tus palabras, Rosa. Me alegra mucho saber que el valioso material que voy recopilando en las distintas mesas de Lectoaperitivos realmente llega de manera más atractiva y práctica a los mediadores como tú. La intención es que todos, a cualquier edad, conozcan, se encanten con la poesía y la disfruten de manera quizás más “suelta”, más liviana, más cercana, como siento nos la quería transmitir Gabriela Mistral, sin por ello perder maestría y belleza en sus versos.
      ¡Espero seguir colaborando en tu precioso quehacer!
      Un abrazo fraterno,

      Astrid

¿Aportes? ¿Comentarios acerca de estos lectoaperitivos? Por favor, déjalos aquí: