Navigation Menu+

Lectoaperitivos de poemas al cosmos

post118

MEDIA LUNA

La luna va por el agua.

¿Cómo está el cielo tranquilo?

Va segando lentamente

el temblor viejo del río

mientras que una rama joven

la toma por espejito.

Federico García Lorca

España

SOL

¡Sol!

¿Quién te llamó

sol?

A nadie le extrañaría

digo yo

ver en el cielo tres letras

en vez de tu cara

de oro.

Federico García Lorca

España

AY, ¡LA LUNA!

La Luna está muy cansada

y no quiere trabajar.

“¡Ha llegado ya el momento

y me voy a jubilar!”

El Sol no quiere saberlo,

protesta y se pone rojo,

a la Luna ni la mira,

¡lanza rayos con enojo!

Las estrellas le suplican

que lo piense una vez más,

y la Luna indiferente

vuelve la cara hacia atrás.

El mar está indignado

y no quiere hablar con ella,

las olas lanzan espumas,

¡contra la playa se estrellan!

Las mareas se detienen

amenazan inundar,

los botes con mucho susto

solo pueden esperar.

La tierra muy angustiada

inicia sus movimientos

¿quién velará por las noches

en estos graves momentos?

De pronto aparece un grillo,

con la Luna pide hablar:

—No nos deje, y le prometo

todas las noches… cantar.

—Hablaré con mis amigos,

¡ellos quieren ayudar!

y si usted está de acuerdo

la podremos visitar.

La Luna se enternece

por la humilde petición,

y promete por un tiempo

postergar su decisión.

María de la Luz Lira

Chile

 

ATARDECER

¡Ay!

Le cortaron el cabello al sol.

Pobrecito,

enrojeció de vergüenza

y se ocultó detrás de las montañas.

Alberto Forcada

México

 EN UN TROZO DE PAPEL

En un trozo de papel,

con un simple lapicero,

yo tracé una escalerita,

tachonada de luceros.

Hermosas estrellas de oro.

De plata no había ninguna.

Yo quería una escalera

para subir a la Luna.

Par a subir a la Luna

y secarle sus ojitos,

no me valen los luceros,

como humildes peldañitos.

¿Será porque son dorados

         en un cielo azul añil?

Sólo sé que no me sirven

para llegar hasta allí.

Estrellitas y luceros,

pintados con mucho amor,

¡quiero subir a la Luna

y llenarla de color!

Antonio García Teijeiro

España

EL HABLA DE LOS RÍOS

Brillando mientras el dulce olor

de canelos y laureles

subía hacia los cielos

los padres de mis padres miraban

la Cruz del Sur.

Elicura Chihuailaf

Chile

LAS ESTRELLAS

En cuanto oscurece se van abriendo, unos tras

otros, los balcones del cielo y, sin ningún ruido, empiezan

a asomarse por ellos las estrellas.

Las muy curiosas se pasan las noches y las noches

espiando lo que hacemos nosotros en el patio y, aunque

ya se les cierran los ojitos de sueño, ninguna quiere

ser la primera en irse a la cama.

Y, ¡claro!, por fin no pueden más y terminan por dormirse

como unas tontitas en sus mismos balcones.

¡Así es como todas las noches se cae alguna estrella!

Germán Berdiales

Argentina

LUNA TRAVIESA

Un chapuzón delicado

se dio la luna en el río

y entre las risas del agua

salió vestida de frío.

Para abrigarla, la noche

le dio su manto más tibio

y ahora se va la luna

por la copa de los pinos.

Graciela Genta

Uruguay

CANCIÓN

Por un tobogán

de estrellas,

la luna llegó

hasta el mar

y en una barca

de espumas

fue por mapas

de cristal.

Graciela Genta

Uruguay

EL CUMPLEAÑOS DE LA LUNA

Hoy cumple años la luna

y se vistió de magnolia,

lleva corona de azahar

en su cabeza redonda.

Una torta de capullos,

de clavel, lilas y rosas

aguarda a los invitados

que ya bailan una ronda.

Unos beben agua clara

en amarillas corolas

y otros miran y conversan

sentados en caracolas.

Tuvo regalos muy lindos:

una enagua, dos estolas

y una cajita de música

en donde cantan las olas.

Al apagar las velitas

la luna blanca y oronda

oye cantar… feliz día

a las chicharras cantoras.

Graciela Genta

Uruguay

SOLO CIELO

El cielo es la pared

remota y más remota.

Pared, espacio…

Pared que no se nota.

Infinita pared

en las estrellas rota.

Alejandro Cifra

Argentina

LUNA GITANA

Luna redonda y gitana,

gitana luna aceituna,

por los caminos del cielo

hoy va paseando la luna.

Cielo oscuro de azabache,

azabache noche oscura,

por los ojos de una estrella

está mirando la luna.

Graciela Genta

Uruguay

CARTA AL SEÑOR ASTRONAUTA

Uso tintaluz

de sol y de luna,

un poco de espuma

polvo del invierno,

tomo mi cuaderno

y con gusto escribo:

“Mi querido amigo,

señor Astronauta:

Si conoce al tiempo

tráigame un poquito

para mi abuelito…

está viejo, ¿sabe?

Señor Astronauta:

me gusta su nave…

¡Ay!  ¡Lléveme en ella!

Sé barrer estrellas

y puedo ayudarlo…

¿Me deja probarlo?

Señor Astronauta:

¿La gente de Marte

también hace guerra

como aquí en la Tierra?

¿El sol tiene orejas,

nariz, boca, cejas

como el de los cuentos?

¿Corre mucho el viento

o anda despacio?

¿Allá en el espacio

hay día domingo,

señor Astronauta?

¿Es cierto que en parte

de la Tierra a Marte,

está el cielo roto

de ángeles en moto

que juegan carreras?

¿Puede ser que quiera

casarse una nube

cuando un globo sube?

Es mucho pedirle,

si puede decirme

usted que en el aire

tantas vueltas dio,

señor Astronauta,

pero… ¿a Dios lo vio?

Elsa Isabel Bornemann

Argentina

EL SOL Y LA LUNA

El sol despidió a la Luna

con su gorro de aceituna

y al relumbre que ofrecían

del rocío las naranjas,

dijo el Sol:  —Señora Luna,

esta tarde he de esperarla

al borde de la laguna.

Pero la luna iba a un baile

y al Sol contestole airosa:

—¡Hoy no vendré hasta la una!

Sylvia Puentes de Oyenard

Uruguay

CANCIÓN PARA EL PRIMER ASTRONAUTA CHILENO

Para este viaje

que quiero hacer

no sirve el barco

no sirve el tren.

No sirve el agua

no sirve el riel

para este viaje

que quiero hacer.

¿Tal vez un ave

de blancas alas

llegará?

¿O bien la escala

musical?

Do

Re

Mi

Fa

Sol

La

Luna,

soñar

que en una canción

se sale a volar.

Floridor Pérez

Chile

EL SOL QUERÍA BAÑARSE

El Sol quería bañarse

porque tenía calor.

Llevaba el calor por dentro.

La Luna se lo advirtió;

pero el Sol no le hizo caso,

ni siquiera le escuchó,

porque el calor que tenía

le quitaba la razón,

y hacia el caer de la tarde

se tiró al mar y se ahogó.

Al ver que se ahogaba el pobre,

el cielo se oscureció,

las estrellas lloraban

lágrimas de compasión;

negro todo el mar se puso

de tristeza que le dio.

Sólo la Luna en el cielo

muy serena se quedó.

“No os asustéis —les decía—,

que no hemos perdido al Sol.

Mañana de mañanita

saldrá por otro rincón,

más fresco que una lechuga

con el baño que se dio.”

 A la mañana siguiente,

sonriente salió el Sol;

el cielo se puso alegre,

el mar, de gozo, bailó,

las estrellas se reían

del susto que el Sol les dio;

y la Luna satisfecha,

en su cuarto se durmió.

Salvador de Madariaga

España

FILOSA LUNA

La luna

raspa el agua.

Roe

con dientes suaves

las casas de loto

de los sapos.

Cecilia Pisos

Argentina

(Tomado de: Poemas con sol y son Poesía de América latina para niños.  Coedición Latinoamericana, 2001.)

RONDA

La luna jugó a la ronda

con una flor y una estrella.

Rueda que rueda la luna

por las celestes praderas.

La flor volando fue al cielo

sin que la estrella la viera.

La flor se perdió en las nubes,

¡ay, cómo llora la estrella!

José Sebastián Tallón

Argentina

PELADA

Arriba de la laguna,

salió la luna pelada,

que si salía con pelo

no era luna sino lana.

Cecilia Pisos

Argentina

JOYA

Ojo a ojo, sombra a sombra,

en el bosque se hace noche

hasta que sale la luna

y en el azul pone un broche.

Cecilia Pisos

Argentina

QUERIDA ESTRELLA:

Que tu luz pequeñita, yo te pido,

me prendas a la noche por un rato,

justito cuando veas que me besa

mi mamá y se queda oscuro el cuarto.

Te lo pido como un favor enorme;

estoy leyendo un libro que no para.

¡Son tantas aventuras y suspenso!,

que mi linterna vieja no me alcanza.

Si tú me das tu luz, yo te prometo

dejarte ver qué pasa, estrella mía.

Inclínate apenas sobre la hoja

y leamos juntas hasta que llegue el día.

Cecilia Pisos

Argentina

(De:   Panzarriba 3, Santillana:  Buenos Aires, 2009)

PROMESA A LAS ESTRELLAS

Ojitos de las estrellas

abiertos  en un oscuro

terciopelo:  desde lo alto,

¿me veis puro?

Ojitos de las estrellas,

prendidos en el sereno

cielo, decid:  desde arriba,

¿me halláis bueno?

Ojitos de las estrellas,

de pestañita dorada,

os diré; ¡tenéis muy suave

la mirada!

Ojitos de las estrellas,

de pestañitas inquietas,

¿por qué sois azules, rojos

y violetas?

Ojitos de la pupila

curiosa y trasnochadora,

¿por qué es borra con sus rosas

la aurora?

Ojitos, salpicaduras

de lágrimas o rocío,

cuando tembláis allá arriba,

¿es de frío?

Ojitos de las estrellas,

postrado en la tierra, os juro

que me habéis de mirar siempre,

siempre puro.

Gabriela Mistral

Chile

(borra:  RAE  5. f. Pelusa que sale de la cápsula del algodón.  6. f. Pelusa polvorienta que se forma y reúne en los bolsillos, entre los muebles y sobre las alfombras cuando se retarda la limpieza de ellos.)

PLENILUNIO

Una gallina en un arado

puso un huevo colorado

puso 1

puso 2

puso 3

puso 4

puso 5

puso 6

puso 7

puso 8

puso 9

puso 10

puso ¡Puaff!

la Luna.

José Coronel Urtecho

Nicaragua

LA LUNA

La luna, tan clara

brillando en la altura,

asoma su cara,

muy blanca de harina,

por entre la oscura

nocturna cortina.

La estrella

saluda a su paso,

pues ella

bien sabe que es éste,

el mudo payaso

del Circo celeste.

Germán Berdiales

Argentina

CUARTO CRECIENTE

Luna, lunita,

te miré en el cielo.

Luna, lunita,

te miré en el mar.

Luna, lunita,

te voy a comprar.

Efraín Subero

Venezuela

LUNA LUNERA

¿Cúantos toritos,

cuántas terneras?

“Luna lunera,

cascabelera,

cinco toritos

y una ternera”.

—¿Por qué la Luna

se va o se queda?

—¡Vaya pregunta!

Porque es viajera.

—¿Por qué tan fría

su luz nos llega?

—Porque la roba,

porque no es de ella.

—¿Por qué las olas

siempre la esperan?

—Porque las alza,

porque las besa.

—¿Por qué se parte?

¡Yo no quisiera,

siendo tan linda,

que se rompiera!

—¡Vaya deseo!

“Luna lunera,

cinco toritos

y una ternera”.

Emma Pérez

Cuba

CANCIÓN

Se apagaron las estrellas.

La Luna duerme…

Para que no se caiga,

¿quién la sostiene?

En el agua del río

puede caerse.

¡Cuidado, Luna!

que el río tiene

piedritas de colores,

algas y peces.

Te morderían toda

para comerte…

¡Cuidado, Luna!

¿Quién te sostiene?

Si te quedas dormida

vas a caerte.

Frida Schultz de Mantovani

Argentina

PROPÓSITO

Esta noche,

cuando la Luna salga,

la cambiaré en pesetas.

Pero me dolería que se supiera,

porque es un viejo

recuerdo

de familia.

Nicolás Guillén

Cuba

LA OSA MAYOR

Esta es la Osa Mayor.

Cazada en junio 4, 64,

por un sputnik cazador.

(No tocar las estrellas

de la piel.)

                         Se solicita

un domador.

Nicolás Guillén

Cuba

LA LUNA

La Luna es araña

de plata

que tiene su telaraña

en el río que la retrata.

José Juan Tablada

México

PANORAMA

Bajo de mi ventana, la luna en los tejados

y las sombras chinescas

y la música china de los gatos.

José Juan Tablada

México

EL SOL Y LA LUNA

El sol y la luna

por fin se juntaron.

Bailaron, bailaron

y se separaron.

¡Qué fría es la luna!

tiritó el sol.

¡Por poco me quemo!

la luna gimió.

Nelly García de Pión

República Dominicana

LA LUNA LLENA

La luna más que redonda

hoy está llena.

Tiene la cara hinchada

como el que tiene

dolor de muelas.

José Antonio Dávila

Puerto Rico

VELOZ COMETA

Entre estrellas

lunas y planetas,

veloz surca el cielo

el bello cometa.

El cometa vuela

como pájaro de fuego;

y como violín de música

va dejando en los cielos

su fina cabellera rubia;

va dejando en los cielos

una larga estela de lluvia

que derrama

coloridas serpentinas

y luces de fruta

en el techo acaramelado

de la tierra.

Luis Alberto Calderón

Perú

LUNA

Luna, farol que vuela.

Estancia

donde anidan

y duermen los luceros.

Cuajo de leche, alba

de los ángeles

tejiendo la madrugada.

Blanco clavel

de noches solitarias;

brújula del viajero,

río de leche

que baja

al monte a abrevar al ganado.

Lágrima de plata

que Dios derramó un día

cuando soñaba.

Luis Alberto Calderón

Perú

(abrevar:  RAE 1. tr. Dar de beber, principalmente al ganado.)

LUNA GITANA

Luna de azúcar

luna encantada.

¡Qué alegría verte

tras de mi ventana

vestida de novia,

de novia y tan guapa!

(En las tardes lila,

en las noches malva,

y en las mañanitas

color de retama).

Luna furtiva

luna gitana.

Un toro de viento

pasa y te mancha.

Pasa y de tizne

llena tu cara.

¡Que venga la lluvia

que lave tu cara

y fije tu pelo

con clavitos de agua!

Luna de azúcar

luna encantada.

Heriberto Tejo

Perú

(retama.   tizne:  RAE  1. amb. Humo que se pega a las sartenes, peroles y otras vasijas que han estado a la lumbre.  2. m. Tizón o palo a medio quemar.)

¡EXTRATERRESTRE!

Ovni-volando viene

mi amigo nuevo,

Eté lo llaman unos

o Extraterrestre.

Viene desde su casa

ovni-viajera

y trae luz y brillo

en su maleta.

Cuando vuelve a su nave

plato que vuela,

me regala su clave

ovni-tercera.

Tiene Eté sólo un ojo

que es una estrella

estrella que me mira

ovni-dulcera.

Olga Drennen

Argentina

LA NOCHE

Historias divertidas,

noche tras noche,

deja la Luna buena

en mi ventana.

Lunita paseandera,

rulos de nubes,

siempre estás en mi cuarto

con tus estrellas.

Estrellas que dibujan

osas o peces,

y mientras iluminan,

saltan o juegan.

Estrellas dibujantes,

Luna andariega,

¡Quéndense en mi ventana

cuéntenme cuentos!

Olga Drennen

Argentina

NIÑO Y LUNA

Adelante va la luna.

¿Cómo sabe adónde voy?

Sobre techos y entre ramas,

la luna adelante va.

Todo el cielo se desvela

por ver a la medialuna.

¿Será barco?  ¿Será cuna?

La luna adelante va.

Si doy pasos, ella avanza;

si me detengo, se para

y hasta parece volverse

para mirarme la cara.

Francisco Morales Santos

Guatemala

ERA UNA BOLONA

Yo jugué con la luna

cuando era chiquito.

Me encaramaba

sobre el árbol más alto

y la bajaba del cielo.

Era una bolona,

saltaba de poza en poza

y de charco en charco.

Yo me dormía

y ella

se guardaba sola.

Humberto Ak’abal

Guatemala

LA LUNA

Cada noche con esmero

la luna pinta un lucero.

El lunes pinta el primero,

el martes traza el segundo

y el miércoles el tercero.

El jueves dibuja el cuarto,

el viernes perfila el quinto,

el sábado ya pinta el sexto.

El domingo con el séptimo

un poco más se entretiene.

Cuando está listo descansa

¡hasta la semana que viene!

Montse Torrents

España

CUCURUCHOS

Por el cielo navega

un barco manisero.

En el barco,

un cocinero que feliz

va friendo por montones

mil cometas retozones,

como si fueran

palomitas de maíz.

Al tenerlos

bien tostados,

dulcesitos o salados,

los va echando

en un cartucho

y se va por la galaxia

pregonando:

⎯¡A los ricos cucuruchos

de estrellitas

confitadas!

¡Los estamos regalando

por sólo una mirada!

 Saúl Schkolnik

Chile

LUNA EN FEBRERO

 Blanca, redonda

sobre el tejado.

Queso de nata,

fulgor helado…

Plana, sonriente

sobre las cumbres.

Moneda nueva,

tutú de nubes…

Mojada, libre

sobre las aguas.

Bolso de nácar,

rueda de enaguas…

Blanca, la luna,

lleva luceros

como zarcillos

cada Febrero.

María Rosa Serdio

España

MAGIAS

Caminar con zapatos de luz.

Pasear con un lucero en el bolsillo.

Despertar con la luna en los ojos.

Alberto Hernández

Venezuela

SUEÑOS DE MENTA

Una luna de menta

se va de viaje en avión

la despiden con besitos

la lechuza y el gorrión

Las nubes se fueron lejos

la noche está por llegar

blanca luna, luna menta

los sueños se fue a buscar…

Lleva en su valija verde

mil quininientas direcciones

de cada estrella a la espera

de compartir emociones

Se asoma a la ventana

mientras come caramelos

y observa la maravilla

y entonces sus ojos brillan…

Detiene el avión su rumbo

se perfuma y sale al cielo

se enamora en un eclipse

de su sueño verdadero

El sol y la luna son novios

y entonces dicen : Sí! quiero…

Coni Salgado

Argentina

LA LUNA SE VA AL ZOOLÓGICO

La luna se va al zoológico

la luna se va en un coche

pero por más que se apura

la luna llega de noche.

El león duerme y no la ve,

el elefante dormita

los monos estan soñando;

nadie sabe que hay visitas.

La jirafa se ha dormido

sobre una almohada muy larga,

y el bebé hipopotamito

en una gran cuna de agua.

Solo el oso ve a la luna

le dice adiós con la pata

y la luna le regala

un anillito de plata.

Beatriz Ferro

Argentina

AMELIA, NUECES Y LUNA

Amelia canasta y nueces

en bosque lleno de estrellas,

ardilla tan apurada

las esconde desconfiada.

La luna mira las nueces

 de vistosas redondeces.

 Ardilla grita a la luna

 —¡No te convido ninguna!

—Háblame más suavecito

 o cántame una canción.

 A mi me gustan las uvas

 que a la tarde trae el sol

Amelia llama a la luna

cuatro veces nada más.

 —¡Nubes, truenos, chaparrones.

¡Luna, luna! ¿dónde estás?

La lluvia dejó más nueces

debajo de aquel nogal.

 La ardilla canta a la luna

 cuatro rimas color uva.

Cecilia Maurig

Argentina

En 2009 La Luna Naranja lanzó “Una imagen, mil palabras…”: El ilustrador uruguayo Matías Acosta proponía una imagen y, a partir de ella, diversos escritores escribían los textos que les inspiraba.  Aquí, con la autorización de Coni Salgado y del ilustrador, compartimos un poema:

going downMatiasAcosta

DESAFÍO

Estrella que en equilibrio

 quiso tocar a la luna.

Suave contorno humectado,

 magnolia que ha despertado.

Proximidad perfumada

de caricia anacarada.

Fiel sutileza en el juego:

 saltan la cuerda sin miedo.

Cecilia Maurig

Argentina

JUGANDO CON LA LUNA

La luna

camina

juntito a mis pies,

se va alejando

aparece otra vez

Redonda,

Gigante,

se parece a usted

Flaquita

Vacía

¿Comería ayer?

Gordita o flaquita

la luna

es bonita

Es una sonrisa

blanquita

blanquita

Omira Bellizzio Poyer

Venezuela

SE CASA LA LUNA

A la ronda ronda

se escondió la luna

entre las quebradas

que tiene la Puna.

El sapo la encuentra,

ella se enamora,

deciden casarse

en dos o tres horas.

A la ronda ronda

se casa la luna

con vestido blanco

de seda y espuma.

El novio es un sapo

gordo, gordinflón,

con cuatro medallas

y un solo botón.

A la ronda ronda

se dan muchos besos.

(Arriba, en el cielo,

colgaron un queso.)

Redondos los novios

que se están casando,

¿se irán a los saltos

o se irán rodando?

Didi Grau

Argentina

LUNA LLENA

Una luna llena de luna

nada en alcantarillas,

la quiebran las aguas mansas

haciéndole cien cosquillas.

Se ríe la luna llena

mientras se lava la cara.

Cien carcajadas resuenan

al ver su cara mojada.

A la cara de la luna luna

se la ha llevado ese río.

Está asustada la luna

Dice que muere de frío.

Las sombras sombras la empujan

por la orilla del canal.

Y así la cara de luna,

es luna llena en el mar.

Elizabeth Carpi

Argentina

ME ENCANTA LA MEDIA LUNA

Cuando me voy a la cama

y no me quiero dormir,

me acerco hasta la ventana

a ver la luna salir.

A veces, está escondida

y sólo veo los luceros

¡¡Ay, qué luna más bandida!!

se ha metido en el ropero.

Otras noches sale inmensa,

redonda como un pastel

de crema fresca, muy fresca,

o bañadita de miel.

Pero la que más me encanta,

-¡¡bonita como ninguna!!-,

es cuando de noche anda

vestida de media luna.

Y después sueño que estoy

sentada en la media luna.

En mi blanca mecedora

¡¡Bonita como ninguna!!

Zandra Montañez Carreño

Colombia

LUNITA DE TRAPO

Anoche mi sueño

tardó en cobijarme,

en sombras, risueño

jugó hasta muy tarde.

Yo cerré los ojos,

fui contando ovejas

y feroces lobos,

y abuelas muy viejas.

Tras de mi cortina

toda una fortuna,

en plata divina,

cuernitos de luna.

Lunita de trapo,

como un balancín,

¡Arriba y abajo!

Meciéndome a mí.

La luna seguía

el mismo compás

y, al fin, me dormía

de tanto arrullar.

En suave vaivén

me dejó en mi cama.

–¡¡Qué duermas muy bien!!

Yo vuelvo mañana.

Zandra Montañez Carreño

Colombia

LA LUNA DE ABRIL

Deja esta noche

la ventana entreabierta,

la luna de colores

a tu cama se acerca.

Llega descalza

sin hacer ruido,

tus sueños abraza

en un descuido.

Con sus manos acaricia

tu cara de niño,

juega con las sombras

de estrellas con brillos.

Descansa en tu almohada

te deja una sonrisa,

para que mañana

tengas un buen dia.

Despacio se marcha

cierra tu ventana,

el cielo la espera

redonda y blanca.

La noche para ti pasa

con sueños de luna

y niños que cuentan

estrellas… una a una.

Encarni Ruiz Vázquez

España

SOY… UN SOL

Soy un sol

con una sonrisa

muy grande.

Soy un sol

con una nariz

redonda.

Soy un sol

con dos ojos brillantes.

Soy un sol

que a ti

quiere acercarse.

Soy un sol

que sale

para calentarte.

Soy un sol

con dos manos

para abrazarte.

Soy un sol

soplando nubes

para iluminarte.

Soy un sol

y en la tierra…

¡Muy importante!

Soy un sol

y tú tendrás

que CUIDARME.

Encarni Ruiz Vázquez

España

 ♦

UN GRAN TOBOGÁN

Imagina…

que la Luna es

un gran tobogán.

¡Deslízate por él!

Llegarías hasta el Mar

y las olas en tus pies

harían mil cosquillas,

te reirías después.

Llegarías hasta el valle

con cerezos por doquier,

comerías picotas

del Jerte, si puede ser.

Llegarías a la montaña

duendes podrías ver,

cuidan plantas, aves

y el agua de beber.

Llegarías al tejado

de casas sin conocer,

verías otros juegos,

otros sueños de niñez.

Llegarías a un nido

de cigüeñas al atardecer,

volarías con ellas

y la Tierra bajo tus pies…

Un gran tobogán

la Luna es,

vivirás mil aventuras

si te deslizas por él.

Encarni Ruiz Vázquez

España

(picota)

 ♦

ROMANCE DE LA LUNA, LUNA

La luna, la luna, luna

sobre los cielos está.

Cuatro peces voladores

la sacaron de la mar.

¡Y el mar, tan blanco de luna!

¡Y el mar, tan blanco que está!

Sobre las aguas, la luna

toda la noche andará.

Cuatro veces voladores

a la luna arrastrarán.

Y la luna, ¡tan redonda!,

qué buen camino que hará,

vuelta y vuelta entre las nubes

toda la noche andará.

¡Y el mar, tan blanco de luna!

¡Y el mar qué blanco estará!

Cuando la noche se acabe

la luna irá a descansar.

Cuatro peces voladores

la bajarán hasta el mar.

La luna, la luna, luna,

¡la luna se mojará!

Ricardo E. Pose

Argentina

EL COLLAR DE LA LUNA

La Luna está triste,

ha perdido un collar,

del cielo ha caído

hasta el fondo del mar.

Es un regalo

que le hizo el sol,

por un cumpleaños

que no celebró.

Primero pregunta

a un gran tiburón,

que juega nadando

con un camarón.

Busca entre corales,

y en un atolón,

mira entre las algas,

y allí encuentra un botón.

Pregunta a un cachalote

que sueña dormido,

y a un mero gigante

en su cueva escondido.

En un camarote

de un barco hundido,

encuentra un collar,

pero está descolorido.

De lejos ha visto

un gran calamar,

que lleva colgado

su brillante collar.

Rápido a su lado

pronto se ha acercado,

y un poca nerviosa

le ha preguntado:

“Dime calamar

¿Dónde has encontrado

el bonito collar

que llevas colgado?”

Contestó el calamar:

“Lo encontré en la bahía,

sus perlas brillaban

con la luz del día.

Lleva diez preciosas perlas,

ha contestado la luna,

y si crees que estoy mintiendo,

cuéntalas una por una.

El calamar que es honrado,

sus brazos ha ido aflojando,

y una por una las perlas,

con trabajo va soltando.

La Luna muy contenta,

se lo ha colgado al cuello,

y dándole las gracias

ha subido al cielo.

Marisa Alonso Santamaría

España

LA ESTRELLA FLOR

Pues señor, el caso es éste:

una estrella que vivía

en aquel país celeste

donde el viento se extravía,

un país de lejanía,

cierta vez que se distrajo

escuchando una canción

de los niños de aquí abajo,

se cayó de su balcón:

¡por oír una canción!

Al caer, la Estrella pierde

su corona y su vestido…

Pero un árbol de hoja verde

la recibe sin sentido,

y en sus ramas le hace nido.

Y la blanca, blanca Estrella

se convierte por amor

en la hija dulce y bella

de aquel árbol protector:

porque ahora es una flor.

Fryda Schultz de Mantovani

Argentina

LA LUNA ESTÁ LLORANDO

La luna está llorando

al lado del riachuelo,

porque el día llegaba

para quitarle su cielo.

Los pájaros de la noche

se pusieron a cantar,

así la lunita llena

olvida su pesar.

Pero el búho enojado

se posó sobre una rama

exigiendo que croara

junto a ellos, la rana.

La única que se negaba

era la rana traidora,

ella no se levantaba,

nunca jamás a deshora.

Una nube en el cielo

se acercó para mirar,

cubriendo la lunita

que no dejaba de llorar.

—¿Qué tienes lunita llena,

si tuviste un buen pasar

y mañana por la noche

te volveremos a encontrar?

Comentó el riachuelo,

molesto y quejumbroso,

sin parar su recorrido

por el lecho pedregoso.

—Río, llévame contigo,

a ti que te gusta viajar,

nos iremos conversando

hasta que hallemos el mar.

Y el río y la luna

emprendieron el camino,

desde los campos maduros

hasta el más bello destino.

Héctor Hidalgo

Chile

En Receta para espantar la tristeza

CANCIONCILLA A LA LUNA

La primer noche de luna

–ha de ser de luna plena–

haremos ronda de niñas

del parque sobre la hierba.

Luna blanca,

luna llena,

¡ay!,

lunita de plata fina,

¡ay!,

luna blanca,

luna llena.

Te cantaremos en corro

la letrilla de la abuela,

hilada bajo el recuerdo,

mientras tejía en su rueca.

Luna blanca,

luna llena,

¡ay!,

lunita de plata fina.

Se fue camino del cielo

la niña que más quería,

no sé si lo habrá encontrado,

no sé si lo encontraría,

porque llevaba cerrados

los ojos con que veía.

¡Luna, si tú la guiaras!

¡Luna, cómo te querría!

Luna blanca,

luna llena,

¡ay!,

lunita de plata fina.

Carlos María Vallejo

Uruguay

LA LUNA DORMIDA

Se cayó la Luna,

se cayó en la harina.

Ven a levantarla

con tu mano limpia.

Era tan de noche

que la Luna niña,

como nadie hablaba,

se quedó dormida.

En el árbol negro

puso la camisa

destrenzó su pelo

con la negra brisa,

y a la negra nube

fuese en zapatillas…

Pero en el camino,

con la gran fatiga,

se cayó la Luna,

se cayó en la harina.

Alzala despacio,

que la Luna niña

sueña que la mecen

blancas estrellitas,

¡Se cayó la Luna,

se cayó en la harina!

Fryda Schultz de Mantovani

Argentina

ROMANCE DEL NIÑO QUE AHOGÓ LA LUNA

La luna llena y el sol

se pusieron a jugar;

al escondite jugaban,

una tarde, frente al mar.

Forman ronda las colinas,

el sol se oculta detrás;

de donde estaba escondida

la luna salió a buscar.

El niño de ojos de cielo

quiso con ellos jugar;

fue a decírselo a la luna

que trepaba en el pinar.

Corre el niño hacia la luna,

la luna a correr se da;

y sólo se detenía,

como el niño, a descansar.

“—Espérame, luna boba,

que no pienso hacerte mal”;

pero si el niño corría

la luna corría más.

Enojado el niño bello

ya no desea jugar;

siente el corazón más grande

pero no quiere llorar.

Frente al pozo se detiene

y se empina en el brocal;

ve la luna que escondida

muy quietecita se está.

“—Esta vez, ¡oh, luna mala!,

no te podrás escapar.”

El niño para guardarla

la tapa pone al brocal.

En esto la madre, inquieta,

al hijo viene a buscar…

 A la luna vio en sus sueños

toda la noche llorar.

Tempranito, al otro día

a la luna fue a librar;

pero en las aguas dormidas

la luna no estaba ya.

“—La luna se ahogó en el pozo:

yo fui el culpable, mamá…”;

siente el corazón más grande

y esta vez puede llorar.

Humberto Zarrilli

Uruguay

(brocal:  RAE 1. m. Antepecho alrededor de la boca de un pozo, para evitar el peligro de caer en él.)

HAY UNA COMETA

Hay una cometa

que flota en el cielo,

muy lejos del suelo

ligera y coqueta.

Hay una cometa

que imita a una nube:

ya baja, ya sube,

jamás se está quieta.

Hay una cometa

de vivos reflejos:

parecen espejos

buscando una meta.

Hay una cometa,

serpiente de espuma,

que deja a la bruma

de sueños repleta.

Antonio García Teijeiro

España

BALADA DE LA LUNA SOBRE LOS TECHOS

La luna sobre los techos

teje su madeja blanca.

Las nubes, albos corderos,

se fugan a la montaña.

El viento ruge que ruge.

La luna teje que teje.

Un corderito de nube

va balando por la leche.

Sobre los techos la luna

hace danzar sus ovillos

y en sus dedos cada una

de sus uñas da su brillo…

¡Ay, Santa Juana morena,

que no le cortes las hebras…!

El viento pasa y se enreda

los pies en hilos de seda…

¡Ay, Santa Juana morena,

en el tambor de la luna

tocan los niños estrellas

y sale luz de la música!

El viento ruge que ruge.

La luna brilla que brilla.

Un corderito de nube

está llorando su esquila…

Los techos color de sangre,

los techos color de grito,

con una púa de alambre

algún cordero se ha herido…

La luna sobre los techos

teje su madeja blanca

y los rebaños del cielo

se fugan a la montaña.

Victoria Contreras Falcón

Chile

ES QUE YO ERA LA LUNA

Es que yo era la luna

y es que tú eras el sol.

Cuando resplandecías

blanca brillaba yo.

Me miraban diciendo:

“¡qué dulce resplandor!”

y bajo mis destellos

de clara inspiración

se amaban los amantes

con más ardiente amor.

Es que yo era la luna

y es que tú eras el sol.

Las gentes lo ignoraban

y lo ignoraba yo.

¡Yo creía que mío

era todo el fulgor!

Pero un día en el cielo

el sol apagó Dios.

No brilló más la luna

ni nunca más bañó

rostros de amantes pálidos

con pálido fulgor.

Como apagada escoria

en las nubes quedó

y supo ¡oh desencanto!

que no era un resplandor,

sino un reflejo pálido

que le mandaba el sol.

Tú eras el sol, mi vida,

y la luna era yo.

María Monvel

Chile

LUNA DE QUEDA

Esta noche te he visto, luna de epifanía.

Desolada y remota mirabas la ciudad

desde un cielo tan triste que a mí me parecía

como recién salido de una enfermedad.

Mientras por los aleros de la ciudad vacía

ibas desparramando tu inútil claridad,

un tiro de revólver sonó en la lejanía

y un mundo de ladridos pobló tu soledad.

Nada más.  Tú seguiste tu viaje por el cielo

con la melancolía de una barca de hielo

que irremediablemente se perdiera en el mar.

Y yo que te miraba con ojos de jumento

te escribí estas estrofas con el presentimiento

de que tal vez más nunca te volveré a cantar.

Aquiles Nazoa

Venezuela

(jumento:  RAE  1. m. Pollino, asno, burro.)

EL PASTORCITO

Una nube trajo el agua

y otra nube trajo el sol;

el sol, con pellico de olores,

que en la hierba se tumbó…

Pastor de apriscos de nubes,

rubio pastorcito, sol;

sol de las noches merinas

que trashuman al resol,

cuando el crepúsculo ordeña

sus vacadas

en tus establos, pastor…

Adriano del Valle

España

(pellico: RAE 1. m. Zamarra de pastor. 2. m. Vestido de pieles que se le parece. aprisco: RAE 1. m. Paraje donde los pastores recogen el ganado para resguardarlo de la intemperie.  merino:  RAE 2. m. Cuidador del ganado y de sus pastos, y de las divisiones de estos. 3. m. Tejido de cordoncillo fino, en que la trama y urdimbre son de lana escogida y peinada. trashumar:  RAE 1. intr. Dicho del ganado: Pasar con sus conductores desde las dehesas de invierno a las de verano, y viceversa. resol: RAE 1. m. Reverberación del sol.

¡Luna llena, luna llena,

tan oronda, tan oronda

en esta noche serena

de marzo, panal de luz

que labran blancas abejas!

Antonio Machado

España

El día 14 de abril de 2014, a propósito del eclipse total de Luna coincidente con el máximo acercamiento de Marte a la Tierra en los últimos seis años, nuestra querida María Rosa Serdio escribió…

LUNA ROJA DE ABRIL

Dicen que la luna, luna

sangra de amor esta noche

Díganle que, en mi ventana,

la noche madre está sola.

Venga, luna, luna roja

acérquese a mis escalas

y súbase hasta sus rejas

donde la noche la espera

para ponerle peineta

de madroños y amapolas.

María Rosa Serdio

España

NOCHE

La noche me regaló

una luna de magnolia

y la colgó en mi ventana

para vestirme las sombras.

Como un farol de luciérnaga

alumbró la noche honda

y por los ojos del sueño

yo la miré entre las hojas.

¡No te vayas, luna blanca,

que no quiero quedar sola!

¡Ven a dormir en mi almohada

para ahuyentarme las sombras!

Graciela Genta

Uruguay

LUNA GRANDE DE NOVIEMBRE

Luna grande de noviembre,

grande, grande, en apogeo,

como ojos de lechuza

con sienes de terciopelo.

Luna muy dueña y señora

de la plenitud del cielo,

coronada de aerolitos

y adornada de luceros.

Luna que al anochecer

rinden culto los murciélagos

y celebran las luciérnagas

entre ladridos de perros.

Luna de noviembre, luna;

lunil luna de lunanderos

delirios de luna grande

y luniluniles sueños.

Luna vestida de plata

y bordada de oro nuevo,

luna flotando en suspiros

y dulces y largos besos.

Luna sigilosa y cómplice

de los amores secretos.

Juan Cervera Sanchís

España

LUNA ENFERMA

La luna está enferma,

metida en la cama.

Tose por las noches

y está constipada.

Estornuda nieve,

nieve azul y blanca.

El Sol la calienta,

la nube la tapa,

el viento la acuna

y el gorrión le canta,

y un rosal de rosas

su aroma le manda.

La Luna está enferma,

metida en la cama:

le pican los ojos,

los pies, la garganta…

(Limón y jarabe,

limón y bufanda)

El ratón más sabio,

desde su ventana,

gritaba a los humos

que echaba la fábrica:

—¡No ensuciéis el aire,

la Luna está mala!

Se detuvo el humo,

se cerró la fábrica,

se curó la Luna…

(A todos mil gracias)

José González Torices

España

ROMANCE DE SOL Y LUNA

El sol llamando a la luna,

la luna llamando al sol.

El cielo grande, tan grande;

giraba en vano la voz.

El sol buscando a la luna.

La luna buscando al sol.

El sol, perdido en la sombra,

la luna, en el resplandor.

¡Ay, parejita de novios

sin encontrar el amor!

El sol recorriendo el mundo,

la luna detrás del sol,

siempre la misma pregunta

y siempre el mismo dolor:

—¿Pasó por aquí mi novia?

—Sí, por aquí ya pasó.

El sol detrás de la luna,

la luna detrás del sol,

¡ay, parejita perdida

sin encontrar el amor!

Miguel Moreno Monroy

Chile

LA LUNA VERDE

¿Por qué, luna, sales hoy

verde como una manzana?

¿Es porque ha de llover

mañana por la mañana?

¿O para graznar catástrofes,

o suspirar esperanzas,

o porque está el firmamento

a medias azul y grana,

o por llamar la atención

o porque te da la gana?

te miran maravillados

el campanario y la fábrica,

el galpón y la azotea,

los fondos y las fachadas.

Y el vigilante en la esquina

echa la testa a la espalda

mientras se le cae la gorra

y se le arruga la cara.

Yo también te estoy mirando

de codos en mi ventana,

y no pienso retirarme,

aunque he visto lunas tantas,

gasta que estés bien madura

y te caigas de la rama.

Baldomero Fernández Moreno

Argentina

LUNALERA

Ciudad nocturna

que deambula.

Invisible,

previsible.

Humo de sueño que trepa

y se anuda a la luna

¿Lunalera

o escaluna?

Y no duerme como

no duerme el viento

ni las sirenas

duermen.

Ni las esperas.

María Eugenia Pons

Argentina

ECLIPSE DE SOL

Jugaron a los novios

la luna y el sol;

el sol madrugaba,

pero la novia no;

oscurita la tarde

le daba por salir

justito cuando él

ya se iba a dormir.

De este modo las cosas

marchaban siempre mal;

palomas con mensajes

volaban de aquí y allá;

“amor correspondido

por medio de papel

no es amor duradero”,

siempre escribía él;

y ella le respondía

en este diapasón:

“¡Oh, sol, es todo tuyo,

tuyo mi corazón…,

amor que no se encuentra

también es grande amor,

quizá el amor más grande

es el que ofrezco yo!”.

Pero entonces, un ángel

hizo de mediador,

y volando, volando

fue al palacio del sol.

Hablaron en secreto

cosas que ignoro yo;

luego volvió otra vez

y a la luna llegó;

le habló quedo al oído

y le habló al corazón.

La luna le decía:

“Despacito, por Dios…

que no oigan las estrellas

lo que me dice el sol…”,

y escuchaba sonriente

rosada de emoción.

Después, al otro día

sucedió, sucedió,

que media hora juntos

estuvieron los dos

diciéndose bajito

lindas frases de amor.

La gente los miraba

(qué curiosa es la gente),

detrás de un vidrio ahumado

como detrás de un lente.

Yo creo que a los novios

la cosa les gustó.

Ya no precisan ángel

que los arregle, no,

porque, de cuando en cuando,

–es la pura verdad–

se dan cita allá arriba

cuando las estrellitas

en el cielo no están.

Esta es la linda historia

de la luna y el sol,

se citan allá arriba

para hablarse amor,

Hombres que saben mucho,

más que tú y más que yo,

dan en llamar eclipses

a estas cosas del sol;

mas yo, que al ser poeta

me trato con los dos,

les llamo a los eclipses,

amor de luna y sol.

Fernán Silva Valdés

Uruguay

LA LUNA SE COLUMPIA…

La luna se columpia

en la translúcida aurora

dejando caer

sus nacaradas sandalias

sobre el estanque.

Rosario Torres

Bolivia

LUNA

Mamífero metálico.  Nocturno.

se le ve

el rostro carcomido por un acné,

sputniks y sonetos.

Nicolás Guillén

Cuba

LOS CONTADORES DE ESTRELLAS

Yo estoy cansado.

                                        Miro

esta ciudad

                                          –una ciudad cualquiera–

donde ha veinte años vivo.

Todo está igual.

                                              Un niño

inútilmente cuenta las estrellas

en el balcón vecino.

Yo me pongo también…

Pero él va más deprisa, no consigo

alcanzarle:

          Una, dos, tres, cuatro,

cinco…

No consigo

alcanzarle:  Una, dos…

tres…

                          cuatro…

                                         cinco…

Dámaso Alonso

España

ES MEDIANOCHE

Es medianoche.

Mi ventana está abierta de

par en par.

Desde el fondo de la

oscuridad de mi cuarto

veo cómo el marco de la

ventana

es la boca de una caja de

cartón

que poco a poco se va

llenando de estrellas

mientras pienso en ti.

Jairo Aníbal Niño

Colombia

¡CUIDADO, LA LUNA SUEÑA!

No despierten a la Luna,

no la despierten que sueña,

que hoy celebra su cumpleaños

con lunas de otros planetas.

Le cantaron las estrellas,

han llegado los cometas.

¡¡Si hasta el sol fue a saludarla,

de corbata y con chaqueta!!

No despierten a la Luna.

¡Silencio cuando ella sueña!,

que festeja su cumpleaños

con lunas, soles y estrellas.

María Luisa Silva

Chile

LA CLARA DAMISELA

La clara damisela

salió a mirar la luna

flotando sobre alguna

dormida ciudadela.

¡Qué pálida era Adela!

¡Más blanca que ninguna!

Tan frágil sólo hay una:

la dulce Filomela.

Adela es una luna.

La luna es Filomela.

Las dos volando en una

visión de duermevela.

Aramís Quintero

Cuba

AL SOL LO METEN AL AGUA

Al sol lo meten al agua

y lo vuelven a sacar

se moja cuando se esconde

y se seca al asomar.

Laura Devetach

Argentina

POR LAS BARANDAS DEL CIELO

Por las barandas del cielo

con su luz de fría plata,

dos luceros encendidos

se baten con la alborada.

Quieren desplazar la noche,

noche que cubre tu alma,

llenarla de blanca luz

y farolillos de plata

y que tu alma camine

bajo la luz que derraman

dos ojos llenos de amor

suspendidos en el alba,

bajo el cielo de la noche

bajo el cielo y sus barandas.

Juan Moreno López

España

LA PANADERÍA INTERPLANETARIA

El astronautita Renus

entró a la panadería

que queda cerca de Venus.

Así es, su señoría,

y que es interplanetaria.

Quiso comprar medialunas

mas, dijo la panadera:

—¡Aquí no hay medias ninguna

sino lunitas enteras

de formas y especies varias!

Y le vendió una docena

de lunas verdes, doradas,

triangulares y morenas,

a lunares y cuadradas…

hermosas e innecesarias.

Comiendo, el goloso Renus

dejó la panadería

que queda cerca de Venus.

Así es, su señoría,

y que es interplanetaria.

Elsa Isabel Bornemann

Argentina

LUNA LUNITA EN LA NIEVE

Desde allá arribota

la Luna veía

a los niños con botas

y todos sonreían.

Había nieve en los tejados,

en las calles y balcones,

en los campos arados

y en todos los rincones.

Árboles nevados,

montañas de nata,

bajaría un rato

para poder tocarla.

Tanto se acercó

y parecía tan blanca,

a los niños entendió.

¡La montaña era una gran tarta!

Encarni Ruiz Vázquez

España

NIEVE

Mi madre me compró

una Luna.

La pedí de limón.

Alberto Forcada

México

LA LUNA

La luna se puede tomar a cucharadas

o como una cápsula cada dos horas.

Es buena como hipnótico y sedante

y también alivia

a los que se han intoxicado de filosofía.

Un pedazo de luna en el bolsillo

es mejor amuleto que la pata de conejo:

sirve para encontrar a quien se ama,

para ser rico sin que lo sepa nadie

y para alejar a los médicos y las clínicas.

Se puede dar de postre a los niños

cuando no se han dormido,

y unas gotas de luna en los ojos de los ancianos

ayudan a bien morir.

Pon una hoja tierna de la luna

debajo de tu almohada

y mirarás lo que quieras ver.

Lleva siempre un frasquito del aire de la luna

para cuando te ahogues,

y dale la llave de la luna

a los presos y a los desencantados.

Para los condenados a muerte

y para los condenados a vida

no hay mejor estimulante que la luna

en dosis precisas y controladas.

Jaime Sabines

México

LUNA ROTA

Hoy

se rompió la luna

en el limonero

y sobre las ramas

se volvió de azahar,

al verde perenne

le creció un lucero

en cada capullo

que se abrió a cantar.

Milagro del árbol

vestido de blanco

que rubios limones

mañana serán.

La luna de otoño

se rompió en capullos,

capullos de espuma,

capullos de azahar.

Graciela Genta

Uruguay

4 Comentarios

  1. Entretenida leyendo bonitos poemas de los astros y me encontré con “El collar de la luna”
    ¡Felicidades! Gracias por hacernos pasar un buen rato.
    Un abrazo desde Segovia.
    Marisa Alonso

    • …y que esos “buenos ratos” sean muchos, muchos más en compañía de todos quienes quieras invitar a probar lectoaperitivos deliciosos.
      Un abrazo!

  2. Maravillosos aperitivos he encontrado, buscando a la luna traviesa los he hallado. Bendiciones infinitas como el universo mismo le saluda desde Venezuela una luna inquieta.

    • Precioso saludo, Luna inquieta, gracias! Un abrazo fraterno desde Chile, esperando vengas por más Lectoaperitivos.

¿Aportes? ¿Comentarios acerca de estos lectoaperitivos? Por favor, déjalos aquí: