Navigation Menu+

Lectoaperitivos de poemas al amor

post135

1×1

¿1×1?

—Uno.

¿1×2?

—Todo.

¿Todo?

—Sí; si los dos se

tienen cariño.

Jairo Aníbal Niño

Colombia

AYER POR LA TARDE

Ayer por la tarde,

como te lo había prometido,

jugué el mejor partido de

fútbol de mi vida.

 

En el primer tiempo

hice un gol a los quince

minutos.

A los treinta y siete hice

otro.

En el segundo tiempo,

a los siete minutos,

José Villegas,

el que cuando canta dice

que le nacen mariposas en el

pensamiento,

fusiló a nuestro arquero

con un taponazo sobre el

ángulo izquierdo.

A los diez y nueve minutos y

quince segundos,

David, el que quiere ser

aviador,

empató el partido

con un lindo gol de cabeza.

A los cuarenta y cuatro

minutos,

al estilo Castañito,

hice el gol más lindo del

mundo.

Mi equipo ganó por el

marcador de dos a tres,

pero yo sentí que había

perdido

porque tú no viniste.

Me derrotaron los goles que

me hizo tu ausencia.

Jairo Aníbal Niño

Colombia

 ♥

10_avion¿ME HACES UN FAVOR?

—¿Me haces un favor?

—¿Qué clase de favor?

—¿Quieres tenerme mis

avioncitos durante todo

el recreo?

—¿Durante todo el recreo?

—Sí, es que tú eres mi cielo.

Jairo Aníbal Niño

Colombia

Ilustración de Tina García

España

ES VERDAD

¡Ay qué trabajo me cuesta

quererte como te quiero!

Por tu amor me duele el aire,

el corazón

y el sombrero.

¿Quién me compraría a mí

este cintillo que tengo

y esta tristeza de hilo

blanco, para hacer pañuelos?

¡Ay qué trabajo me cuesta

quererte como te quiero!

 Federico García Lorca

 España

UN SECRETO DE AMOR

Tengo un secreto de amor

escondido en el bolsillo.

Es un secreto pequeño

envuelto en miedos sencillos.

Tiene sólo cuatro letras,

cuatro letras que te nombran,

que sólo encuentran mi voz

al abrigo de las sombras.

Mi secreto se acurruca

en la esquina del silencio

y te espía desde un libro

cuando estoy en el colegio.

Roba a veces tu sonrisa

y con hilos invisibles

la hilvana a este amor que crece

en tierras de lo imposible.

Se alimenta en la penumbra

con retazos de palabras

que no encuentran el camino

para llegar a tu alma.

Y cuando no te das cuenta,

se asoma hasta tu mirada

y calma su sed inmensa

bebiendo a sorbos mis lágrimas.

Mi secreto se disfraza

con pretextos y mentira

y solamente la luna

sabe esta verdad prohibida.

Las estrellas son guardianes

que vigilan mi secreto

para que nunca se escape

por la ventana del sueño.

En horizontes de otoño

se deshoja mi esperanza

y se mueren sin caricias

mis manos que no te alcanzan.

Porque no puedo gritarlo

y porque nadie lo sabe

duele tanto este secreto

guardado con siete llaves.

Y mi amor fue condenado

al abismo del olvido

porque estoy enamorado

de la novia de mi amigo.

Liliana Cristina Cinetto

 Argentina

 ♥

AMOR CON FALTAS DE ORTOGRAFÍA

Él le escribía mil cartas

que ella nunca respondía.

Eran cartas con amor

y faltas de ortografía.

En laberintos de letras

se perdía a cada instante.

Sus mensajes tropezaban

con todas las consonantes.

Nunca encontraba la erre

y le faltaban las comas

o en lugar de usar la ge

ponía siempre la jota.

En el mar de las palabras

naufragaba cada día

su amor que no respetaba

las reglas de ortografía.

Necesitaba la zeta

para poder abrazarla.

Con las haches que sobraban,

sería imposible amarla.

Enredado en alfabetos,

buscaba su corazón

cómo decir que la amaba

sin signos de puntuación.

Con litros de tinta verde

lo ayudaba la maestra

y corregía las cartas

que no tenían respuesta.

Pero ella seguía ignorándolo

y él decidió hablarle un día.

(Al fin y al cabo no hablaba

con faltas de ortografía).

Le dijo que la quería

con todo el abecedario.

Prometió estudiar las reglas

y comprarse un diccionario.

Ella aceptó y los dos juntos

escriben desde ese día

su hermosa historia de amor

sin faltas de ortografía.

Liliana Cristina Cinetto

Argentina

BESOS

La B le daba un beso

a la E enamorada

y la S sonreía

con la O algo obcecada

en convertir

en

B

E

S

O

S

las sonrisas apagadas.

 Antonio García Teijeiro

 España

CUANDO APOYO MI OÍDO

Cuando apoyo mi oído

en el caracol de tu oreja

escucho el mar de tu corazón.

Jairo Aníbal Niño

 Colombia

 ♥

CUANDO PASAS

Cuando pasas,

se cae un cuaderno

un pie tropieza,

se escurren unos anteojos,

se oprime una garganta,

un par de manos sudan,

se extravía una bufanda.

Lo que ocurre

es que el cuaderno,

el pie,

los anteojos,

la garganta,

el par de manos

y la bufanda

están locos por ti.

 Jairo Aníbal Niño

Colombia

POR TI

Por ti

me he convertido en delincuente,

en un ratero,

en un amigo de lo ajeno

que será perseguido por todos,

incluyendo al policía de la esquina

al profesor de moral

y al prefecto de disciplina.

Por ti

ayer en la tarde

me convertí en un ladrón de flores.

Jairo Aníbal Niño

Colombia

TE REGALÉ UN CARACOL

Te regalé un caracol el día de tu cumpleaños.

Cuando izaste la bandera te obsequié otro de color perla.

Una tarde, cuando me di cuenta de que estabas triste,

te mandé con mi hermana un caracol de las islas.

Hace algunos días, te dejé una pareja de caracoles de río,

en el interior de tu pupitre.

Ayer estuve en tu casa y te llevé un caracol transparente,

tan bello y extraño

que parecía hecho de aire endurecido.

Sin embargo, tu madre se enfureció conmigo

y gritó que jamás quería volver a vernos

—ni a mí ni a los caracoles que te regalo a cada rato—.

Ella no comprende

que yo,

simplemente,

estaba haciendo una escalera de caracol

para llegar a ti.

Jairo Aníbal Niño

 Colombia

 ♥

TU CABELLO ES UNA BANDA DE CHUPAFLORES

Tu cabello es una banda de chupaflores,

tu cara es un espejo mágico,

tu sonrisa es un gol olímpico,

tu mirada es un 5 en álgebra,

tus manos son un par de mariposas,

tus pies dos caballitos blancos.

Serías perfecta si tu corazón no fuera de piedra.

Jairo Aníbal Niño

 Colombia

 ♥

PLAN DE TRABAJO

El lunes,

cortarles las uñas

a los duendes;

 

el martes,

llevar al dinosaurio

a su lección de música;

 

el miércoles,

escribir tres cuentos alegres

y uno muy triste;

 

jueves y viernes,

dejar en todas las playas,

los ríos

y las lagunas del mundo

botellas con mensajes que digan:

“Te quiero”,

“regálame una sorpresa”,

“¡vivan las lagartijas!”;

 

el sábado,

ir de paseo

en alfombra mágica

con todos los muchachos del barrio;

 

y el domingo

echar alpiste,

mucho alpiste,

a los sueños.

Antonio Orlando Rodríguez

Cuba

HISTORIA DE UN GRILLO ENAMORADO

Resulta que un grillo

un grillo cantor

sintió que brincaba

su gran corazón.

 

Al ver a una grilla,

grilla coqueta

que caminaba

por la pileta.

 

Se enamoraron

¡Qué gran amor!

Al matrimonio

fue el viento y el sol.

 

Ahora caminan

por la pileta

dos pequeñitas

grillas coquetas.

 

Mientras su padre

el grillo cantor

les canta rondas

de viento y de sol.

María Luisa Silva

Chile

HOY

La vida es breve.

Un parpadeo fugaz,

destello leve.

 

¿La vida? Un flash…

Todo tiempo se bebe

y es muy voraz.

 

Pasos ligeros:

nosotros, su menú,

sus pasajeros.

 

Ah… Te propongo

que –entonces– tú y yo,

sin un rezongo,

 

HOY nos amemos

–de la nada herederos–

mientras estemos.

Elsa Bornemann

Argentina

 ♥

CANCIÓN PARA CANTAR “PARA ADENTRO”… Y PARA ÉL

A él y todo su encanto

“para adentro” yo le canto

y camino entre la gente

con mi canción transparente.

 

A veces me río sola

y —otras— ando ensoñada

porque el almita me alegra

mi melodía guardada.

 

A veces, parezco loca,

otras, un tanto hechizada

pues soy feliz con tan poco…

con poquito… casi nada…

 

¿Quién es “él”? Mi noviecito…

Y —tampoco— el distraído

conoce el bello cantico

que por su amor ha nacido.

 

(Acaso un día lo cito

y —en secreto compartido—

dulcemente, bien bajito,

se lo susurro al oído…)

Elsa Bornemann

 Argentina

 ♥

REENCUENTRO

Éramos tan chicos

hace siete otoños…

De dientes de leche,

de juegos y moños.

 

Y nos reencontramos

casi adolescentes.

No somos los mismos.

Todo es diferente.

 

Distinto mi canto,

otra tu mirada.

Yo, soñando tanto

y tú deslumbrada.

Tu mano en la mía,

mi boca en tu pelo,

buscando la tuya

donde se abre el cielo.

 

Casi adolescentes

hoy, los dos, mi amada.

Que sepa la gente:

no nos falta nada.

(Por un mundo sin amor

—eso que los dos sentimos—

sé que somos más hermosos

que la Tierra en que vivimos.)

Elsa Bornemann

 Argentina

Con estas flores

Ana asa amores

¿amores?

¿con estas flores?

con estas no,

tonto,

¡con las de colores!

María Teresa Andruetto

Argentina

 agua/cero

FUERA LOCURA

Fuera locura, pero hoy lo haría:

Atar un moño azul en cada árbol.

Ir con mi corazón de calle en calle.

Decirle a todos que les quiero mucho.

 

Subir a los pretiles,

gritarles que les quiero.

Fuera locura,

pero hoy lo haría.

Líber Falco

Uruguay

¿Qué es poesía? —dices mientras clavas

en mi pupila tu pupila azul—.

¿Qué es poesía?  ¿Y tú me lo preguntas?

Poesía… eres tú.

Gustavo Adolfo Bécquer

España

GALANTEO

Al corazón de una dalia

da su beso el colibrí;

después, escribe en el aire:

“Todo mi amor para ti.”

Francisco Morales Santos

Guatemala

AYER POR PRIMERA VEZ

Ayer por primera vez

supe lo que era la aritmética

cuando, sin que nadie se diera cuenta,

me besaste en los labios.

Ayer por primera vez

supe que 1 más 1 son 1.

Jairo Aníbal Niño

Colombia

PAREJAS

Cada abeja con su pareja.

Cada pato con su pata.

Cada loco con su tema.

Cada tomo con su tapa.

Cada tipo con su tipa.

Cada pito con su flauta.

Cada foco con su foca.

Cada plato con su taza.

Cada río con su ría.

Cada gato con su gata.

Cada lluvia con su nube.

Cada nube con su agua.

Cada niño con su niña.

Cada piñón con su piña.

Cada noche con su alba.

Gloria Fuertes

España

272716_4531598209426_1926837022_o

Ilustración de Adriana Keselman

Argentina

QUISIERA TENER CIEN PESOS

Qusiera tener cien pesos

pa’ buscarme un amorcito

porque de balde no hay caso

que me quieran un poquito.

Quién tuviera, señores,

unos trescientos,

apuesto a que me hablarán

de casamiento.

De casamiento, sí,

por unos miles,

amores a la chuña,

¡que viva Chile!

Yo no tengo ni cobre

porque soy pobre.

Violeta Parra

Chile

SOMBRA

¿Qué es la sombra?

Es el sol que te sigue

y que te nombra.

Cecilia Pisos

Argentina

LECCIÓN DE GRAMÁTICA

Yo estoy, tú estás

y ella está y él también;

y todos los que estaban, estuvieron

y están muy bien.

Estamos, estaremos

nosotros; ella y él

estarán lado a lado y yo, que estuve,

estaré.

Y si acaso estuviera

alguien que no haya estado aquella vez,

¡bienvenido!, que estar es lo importante

—y que todos estén.

David Chericián

Cuba

Aunque originalmente escrito en portugués, este poema me pareció un imperdible que debía estar incluido en el apetitoso menú de lectoaperitivos.  De seguro estarán de acuerdo conmigo:

LECCIÓN DE BIOLOGÍA

Planté una mata de amor

en el fondo de mi vida.

La semilla fue brotando.

Primero echó raíz,

de la raíz nació el brote,

del brote nació la yema,

de la yema nació el tallo,

del tallo nació la hoja,

de la hoja nació la flor

y de la flor nació el fruto.

Y el fruto, que estaba verde,

después se puso maduro.

Y con él yo hice un dulce,

que te di para probar,

que te di para querer,

que te di para gustar.

Ricardo Azevedo

Brasil

(Traducido por Susana García)

Este lectoaperitivo tan sabroso lo aportó Rodrigo Mundaca V. el 10 de julio de 2013:

SÓNGORO COSONGO

¡Ay, negra,

si tú supiera!

Anoche te vi pasar,

y no quise que me viera.

A él tú le hará como a mí,

que cuando no tuve plata

te corrite de bachata

sin acordarte de mí.

 

 

Sóngoro, cosongo,

songo be;

sóngoro, cosongo

de mamey;

sóngoro, la negra

baila bien;

sóngoro de uno,

sóngoro de tré.

 

 

Aé,

vengan a ver

aé, vamo pa ver

¡Vengan, sóngoro cosongo,

sóngoro cosongo

de mamey!

 

Nicolás Guillén

Cuba

Y como a este poema de Nicolás Guillén otro grande de Cuba, Eliseo Grenet (1893-1950) le puso música, ¡cómo no compartirlo! (el que quiera, pues… ¡salga a bailar!)

DAME LA MANO

Dame la mano y danzaremos;

dame la mano y me amarás.

Como una sola flor seremos,

como una flor y nada más…

El mismo verso cantaremos,

al mismo paso bailarás.

Como una espiga ondularemos,

como una espiga, y nada más.

Te llamas Rosa y yo Esperanza;

pero tu nombre olvidarás,

porque seremos una danza

en la colina, y nada más.

Gabriela Mistral

Chile

EL ANHELANTE

¡Deprisa, tierra, deprisa!

¡Muévete, cuajado sol!

¡Descomponed el sistema,

que me espera a mí el amor!

¿Qué importa que el universo

se trastorne, tierra, sol?

¡Todo es humo, sólo es gloria

que me espera a mí el amor!

¡A la nieve con la espiga!

¡Anda, tierra; vuela, sol!

¡Abreviadme la esperanza,

que me espera a mí el amor!

Juan Ramón Jiménez

España

(cuajado:  RAE  1. adj. coloq. Inmóvil y como paralizado por el asombro que produce algo.)

EN EL FONDO DE LA ESTANCIA

En el fondo de la estancia

un instante nos hallamos;

la sombra nos envolvía

y nadie quiso mirarnos.

Yo sentí que me embriagaba

el perfume de los nardos

que le prendí aquella tarde

sobre su vestido blanco.

Como entonces nos queríamos,

nuestros sueños se cruzaron:

yo me encontré sus mejillas

y ella se encontró mis labios.

La sombra nos envolvía

y nadie quiso mirarnos;

y sin turbar el silencio,

dulcemente nos besamos.

Juan Ramón Jiménez

España

ODA AL AMOR

Amor, hagamos cuentas.

A mi edad

no es posible

engañar o engañarnos.

fui ladrón de caminos,

tal vez,

no me arrepiento.

Un minuto profundo,

una magnolia rota

por mis dientes

y la luz de la luna

celestina.

Muy bien, pero, el balance?

La soledad mantuvo

su red entretejida

de fríos jazmineros

y entonces

la que llegó a mis brazos

fue la reina rosada

de las islas.

Amor,

con una gota,

aunque caiga

durante toda y toda

la nocturna

primavera

no se forma el océano

y me quedé desnudo,

solitario, esperando.

 

 

Pero, he aquí que aquella

que pasó por mis brazos

como una ola,

aquella

que sólo fue un sabor

de fruta vespertina,

de pronto

parpadeó como estrella,

ardió como paloma

y la encontré en mi piel

desenlazándose

como la cabellera de una hoguera.

amor, desde aquel día

todo fue más sencillo.

Obedecí las órdenes

que mi olvidado corazón me daba

y apreté su cintura

y reclamé su boca

con todo el poderío

de mis besos,

como un rey que arrebata

con un ejército desesperado

una pequeña torre donde crece

la azucena salvaje de su infancia.

Por eso, Amor, yo creo

que enmarañado y duro

puede ser tu camino,

pero que vuelves

de tu cacería

y cuando enciendes

otra vez el fuego,

como el pan en la mesa,

así, con sencillez,

debe estar lo que amamos.

Amor, eso me diste.

Cuando por vez primera

ella llegó a mis brazos

pasó como las aguas

en una despeñada primavera.

Hoy

la recojo.

Son angostas mis manos pequeñas

las cuencas de mis ojos

para que ellas reciban

su tesoro,

la cascada

de interminable luz, el hilo de oro,

el pan de su fragancia

que son sencillamente, Amor, mi vida.

Pablo Neruda

Chile

LA BALADA AZUL

Frente al mar, viendo las olas

la quieta orilla besar,

los dos muy juntos, muy juntos

cual no estaremos jamás,

ella me dijo:  —Quisiera

ser ola blanca del mar

y en su cristal peregrino

lucir mi fino cristal.

O ser el mar, que se mece

del aire al suave compás,

por donde en gentil carrera

saltando las olas van…

Y bajo el cielo sin nubes,

junto a la orilla del mar,

prendíle un beso en los labios

y con amoroso afán,

estrechándola le dije:

—Mi bien, yo quisiera ser más;

ser mar, si tú fueras ola,

ser ola, si fueras mar.

 

En el jardín donde el céfiro

dice su blanda canción,

al pie de la fuente clara

juntos, muy juntos los dos,

ella me dijo:  —Quisiera

ser lirio pleno de olor,

que al pasar, besara el aire,

que al brillar, besara el sol.

O ser el sol, que derrama

con ardorosa pasión,

oro hirviente en cada lirio

que en los jardines brotó…

Y en el jardín donde el céfiro

dice su blanda canción,

prendíle un beso en los labios

como quien prende una flor,

y estrechándola le dije:

—Mi bien, más quisiera yo;

ser sol, si tu fueras lirio,

ser lirio, si fueras sol…

 

 

En el cementerio, triste

como un enfermo pensil,

su cuerpo tibio y fragante

cerca, muy cerca de mí

(mientras Céfiro en las frondas

afinaba su violín,

para llorar a la Tarde

que acababa de morir),

ella me dijo:  —Quisiera

descansar por siempre aquí,

bajo esta tumba florida

serenamente dormir.

Y en el cementerio, triste,

como un enfermo pensil,

estrechándola le dije:

—Mi bien, yo siempre pedí

ser blanca cruz en la tumba

donde dormirás por fin,

para estar, aun en la muerte,

cerca, muy cerca de ti…

Nicolás Guillén

Cuba

(céfiro:  RAE 2. m. poét. Viento suave y apacible.  pensil:  2. m. Jardín delicioso.)

2 SEMANAS

Era una muchachita de carne perfumada

con agua de Colonia y jabón de Castilla,

a quien amé con una pasión vaga y sencilla,

que nació de unos versos de amor y una mirada.

 

 

Recuerdo que al decirle por primera vez amada,

enrojeció un instante su pálida mejilla

y apoyando la mano vulgar en una silla

se miró los zapatos y no me dijo nada.

 

 

Esta muchacha inútil nunca pudo decirme

nada que interesase.  Yo comencé a aburrirme

de aquel amor, pequeño para las ansias mías.

 

En realidad, apenas sufrimos o gozamos;

hablamos 5 veces y 9 nos miramos.

Fue una pasión que sólo duró 14 días.

Nicolás Guillén

Cuba

ANA MARÍA

Ana María,

la trenza que te cae

sobre el pecho, me mira

con ojos de serpiente

desde su piel torcida.

Yo entre todas tus gracias

señalo la sonrisa

con que al arder escondes

la llama de ti misma.

Es cuando te recorren

las nubes pensativas

y en tu cuerpo metálico

la tempestad se estira

como una lenta y suave

serpiente suspendida…

Nicolás Guillén

Cuba

TERESA

¿Imagina usted, Teresa,

cómo arde su rostro grave

al resplandor de la suave

luz verde en sus ojos presa?

 

 

¿Se sabe qué luz es ésa?

¡Dios mío, sólo se sabe

que nadie en el mundo sabe,

Teresa, qué luz es ésa!

 

Goce supremo, Teresa,

apagarle el rostro grave,

no más el instante suave

de verla en mis brazos presa.

 

 

¡Oh enigma el de la luz ésa,

de la que sólo se sabe

que nadie en el mundo sabe,

Teresa, qué luz es ésa!

Nicolás Guillén

Cuba

PASAN DÍAS

Olas de gordo aceite son mis días:

pasan tan lentamente que no pasan.

Los hombres a mi lado miran, pasan,

lentos también como mis lentos días.

 

 

El futuro está ahí, lleno de días,

pero es un duro charco:  por él pasan

lentas sombras de sueños cuando pasan…

Nocturnos cielos cúbrenme los días.

 

 

Aprendí, me enseñaron los que pasan

que siempre pasan, pasarán los días,

aunque a veces parezca que no pasan.

 

 

Supe además que a bordo de mis días

pasaré yo también con los que pasan,

ceniza en la ceniza de los días.

Nicolás Guillén

Cuba

ES ASÍ – NO ES ASÍ

Anoche me comí

entero un jabalí.

—No es así.

Lo que en verdad comí

fue un pancito de anís.

—Es así.

En la mañana fui

a pasear por París.

—No es así.

Donde de veras fui

fue a vagar por ahí.

—Es así.

Volé en un colibrí

por un cielo sin fin.

—No es así.

Después vine aquí

porque te quiero a ti.

—Es así.  Es así.  ¡Es así!

María de la Luz Uribe

Chile

CUANDO YO SEA

Cuando yo sea grillo

cantando a la luna,

si oyes mi organillo,

dame una aceituna.

Cuando hormiga sea

cargando un gran peso,

que al menos te vea

a la luz de un beso.

Cuando sea ciempiés

con mis cien botines,

deja que una vez

cruce tus jardines.

Cuando no sea nada

sino sombra y humo,

guárdame en tu almohada

que yo la perfumo.

Eugenio Montejo

Venezuela

EL BESO

Adentro de mi boca

llevo guardados

todos los besos

que aún no he dado.

Siento a veces

cómo alguno comienza

a crecer…

entonces

sé que un beso me va a nacer.

Como blancas nacen

las flores del cerezo,

como nace el pájaro travieso

rompiendo el cascarón,

así,

siento que en mi boca

me está naciendo

un beso.

Saúl Schkolnik

Chile

En Poemas para volar

UN DÍA DISTINTO

Amigo:

Hoy vamos a vivir algo distinto,

un poco de locura si tú quieres,

porque me anda en el alma de puntillas

un ángel invisible y varios duendes.

 

 

Hoy iremos a cortar ramos de viento

con cuchillos de flor y benteveos,

pincharemos las nubes con rastrillos

para que llueva arroz sobre los sueños.

 

 

Hoy, iremos a volar alto… muy alto

por un cielo de algodón y de plumeros,

y en la alfombra de luna y de rocíos

por un mapa de rosas, volaremos.

 

 

Hoy amigo… hoy vamos a vivir algo distinto,

nos pondremos un traje de luceros,

calzaremos sandalias de azaleas

y unos rayos de sol en el sombrero.

 

 

Iremos a buscar peces de luna,

mariposas vestidas de silencio,

en el ojal pondremos una alondra

y al corazón, de amor… lo llenaremos.

 

 

Amigo:

Hoy vamos a vivir algo distinto,

por un río de azahares marcharemos,

y si nos dicen ¡locos!… ya no importa

si los duendes del alma, están tan cuerdos.

Graciela Genta

Uruguay

Benteveos…  Así son los benteveos:

SILENCIO

Animal ven tus ojos

flores los míos

Animal los míos

flores los tuyos

Cerremos los ojos

que el ego no confunda

ni la razón se plante

en cerradas visiones

de miradas sesgadas

 

 

Silencio

 

 

En la respiración acompasada

el viento

o el rocío

hemos de encontrar

la visión del alma

y desnudos de poder

entrelazarnos

Ana Gracia Jaureguiberry

 Argentina

 ♥

VICEVERSA

Tengo miedo de verte

necesidad de verte

esperanza de verte

desazones de verte

 

 

 

tengo ganas de hallarte

preocupación de hallarte

certidumbre de hallarte

pobres dudas de hallarte

 

 

tengo urgencia de oírte

alegría de oírte

buena suerte de oírte

y temores de oírte

 

 

o sea

resumiendo

estoy jodido

y radiante

quizá más lo primero

que lo segundo

y también

viceversa

Mario Benedetti

Uruguay

¿DALE QUE SOMOS AMIGOS?

Dale que a reír salimos;

que la vida es una fiesta,

que —cual pan— la compartimos

los dos con la infancia puesta?

 

 

Dale que siempre te espero

para estrenar la alegría;

que como eres te quiero;

dale que tu pena es mía?

 

 

Dale que —a partir de hoy—

mi propio sueño es tu abrigo;

que me quieres como soy?

¿Dale que somos amigos?

Elsa Isabel Bornemann

Argentina

AUXILIO

Dame de nuevo el Cielo.

Haz de tus manos, aves.

Recorre con su vuelo

la geografía sedienta

del peso de tu cuerpo

y el agua de tus cauces.

¿No ves que en mí hay incendio;

que la emergencia oprime

y el corazón se expande?

Que tu piel se haga mía

Y mi grito, tu aliento.

Te miro y pido auxilio.

Se ocultan mis palabras

Tras silencioso grito

por repetir tu hazaña

para que inundes todos los poros

que respiran

y matando estas ansias

me devuelvas la vida.

Leibi Ng

República Dominicana

LA NUBE Y LA ESTRELLA

Anoche pasó una nube

azul con rayitas

y sobre ella bailaba

una niña pálida

 

 

tenía sobre su pelo

corona de flores

que entregó enamorada

a una estrella de colores

 

 

Anoche pasó una estrella

con cola de brillitos

y sobre ella cabalgaba

un niño pálido

 

 

tenía entre sus manos

luces de colores

que encendió enamorado

sobre una nube con flores.

 

 

Anoche soñó la niña

con estrella de colores

 

 

Anoche soñó el niño

con una nube de flores.

Cristina Conti

Argentina

INVITACIÓN

Porque cantas cuando llego,

porque se que sos mi amigo,

adentro de una naranja

te invito a vivir conmigo.

 

 

 

Casa redonda y brillante

como un solcito pintado

y en ella nosotros dos.

de dulce jugo empapados.

 

 

 

Vos, anaranjado de día;

yo, de tarde, anaranjada

y encendiendo nuestra noche

una naranja alunada.

 

 

 

Un gajo para reír…

Un gajo para bailar…

Los demás, para querernos.

Ninguno para llorar!

 

 

 

Las horas anaranjadas

rodarán para los dos.

Nadie sabrá este secreto:

solamente vos y yo.

Elsa Isabel Bornemann

Argentina

LOS QUE

Que no me baño,

que no me cepillo los dientes,

que tampoco me peino,

ni cuando vienen parientes.

 

Ya me tiene tan cansado

Con tantos “que” a mi lado.

 

Que no me gusta dar besos,

que soy muy desobediente,

que no me miro al espejo,

que parezco adolescente.

 

Ya me tiene tan cansado

Con tantos “que” a mi lado.

 

Sí, soy un desaliñado.

Sí, un poco desvergonzado.

También un poco atrevido.

Con amigos, divertido.

Ya me tiene tan cansado

Con tantos “que” a mi lado.

 

Por fijarse como soy,

lo que digo y lo que hago,

nadie se ha dado cuenta

que yo estoy enamorado.

Patricia Iglesias Torres

Argentina

MATEMÁTICAS

Hoy aprendí

para qué sirven

las matemáticas.

 

Hoy aprendí

que tu nombre tiene siete letras

y tu cara doscientos treinta y nueve pecas

 

que tu edad

es igual a mi edad

Y que te amo

exactamente el doble

de la distancia

entre tu mirada y la mía.

 

Hoy aprendí

que las matemáticas

son el lenguaje del corazón.

Rafael Mondon

Uruguay

BESOS DE COLORES

Besos de colores

tengo para ti,

rojos, verdes, azules

y así hasta mil.

Todos tienen alas

y vuelan hacia ti,

sólo quieren

hacerte… ¡MUY FELIZ!

Encarni Ruiz Vázquez

España

PINTA DE COLOR TU VIDA

Empieza la mañana

con el amarillo del sol,

y en lo alto de las ramas

un cielo azulón.

 

Una pizca de blanco nube

se acerca a tu balcón,

y te pinta una sonrisa

de chocolate marrón.

 

Aparece la tarde

de verde melón,

con abrazos de azúcar

y un beso rojo chillón.

 

Rayitos naranja

con sabor a melocotón,

se acercan despacito

hasta tu corazón.

 

Llega la noche

con un morado color,

entre estrellas grises

la luna apareció.

 

Al alba nace el rosa

y tu vida pintó,

con alas de mariposa

para que vueles mejor.

Encarni Ruiz Vázquez

España

AMISTAD

Con la A de amapolas

con alas de abejas,

abrazos de olas

y cosquillas de arena.

 

 

Con la M de mariposa

posada en una maceta,

donde el mago reposa

con música de estrellas.

 

 

Con la I de inundar

de ilusiones el mundo,

a la luna imitar

inflándola todos juntos.

 

 

Con la S de sandía

tan dulce sabor,

y el sol del mediodía

la brujita Sira soñó.

 

 

Con la T de tesoro

en el tren de colores,

toca el tambor sonoro

el topo Roqueoles.

 

 

Con la A de amigo

mil aventuras andaré,

cada año contigo

aplaudo si son de leer.

 

 

Con la D de dibujar

en la inmensa Dehesa,

un duende con disfraz

dorado y alguna fresa.

 

 

Entre los versos escondida

la palabra AMISTAD,

el tesoro que mejor cuida

un AMIGO de verdad.

Encarni Ruiz Vázquez

España

 ♥

LOS QUE NO DANZAN

Una niña que es inválida

dijo: “¿Cómo danzo yo?”

Le dijimos que pusiera

a danzar su corazón…

 

 

Luego dijo la quebrada:

“¿Cómo cantaría yo?”

Le dijimos que pusiera

a cantar su corazón…

 

 

Dijo el pobre cardo muerto:

“¿Cómo danzaría yo?”

Le dijimos: “Pon al viento

a volar tu corazón…”

 

 

Dijo Dios desde la altura:

“¿Cómo bajo del azul?”

Le dijimos que bajara

a danzarnos en la luz.

 

 

Todo el valle está danzando

en un corro bajo el sol.

A quien falte se le vuelve

de ceniza el corazón…

Gabriela Mistral

Chile

HAPPY NEW YEAR

Mira, no pido mucho,

solamente tu mano, tenerla

como un sapito que duerme así contento.

Necesito esa puerta que me dabas

para entrar a tu mundo, ese trocito

de azúcar verde, de redondo alegre.

¿No me prestás tu mano en esta noche

de fìn de año de lechuzas roncas?

No puedes, por razones técnicas.

Entonces la tramo en el aire, urdiendo cada dedo,

el durazno sedoso de la palma

y el dorso, ese país de azules árboles.

Asì la tomo y la sostengo,

como si de ello dependiera

muchísimo del mundo,

la sucesión de las cuatro estaciones,

el canto de los gallos, el amor de los hombres.

Julio Cortázar

Argentina

DOBLE INVENCIÓN

Cuando la rosa que nos mueve

cifre los términos del viaje,

cuando en el tiempo del paisaje

se borre la palabra nieve,

 

 

 

habrá un amor que al fin nos lleve

hasta la barca de pasaje,

y en esta mano sin mensaje,

despertará tu signo leve.

 

 

 

Creo que soy porque te invento,

alquimia de águila en el viento

desde la arena y las penumbras,

 

 

 

y tú en esa vigilia alientas

la sombra con la que me alumbras

y el murmurar con que me inventas.

Julio Cortázar

Argentina

REENCUENTRO

Nunca importa ya

el tiempo desde entonces.

Hay un lugar estado

donde reinas conmigo.

Hay un mundo de aire

donde no rueda el mundo.

Allí regreso libre

en el ir de la tarde

y con solo mirarte

se abren los caminos…

María Rosa Serdio

España

En la víspera del Día de San Valentín…

VÍSPERAS

Vayan deshojando

Vayan pensando si justo es mañana

el tiempo del ramo de rosas esperadas.

Díganme si un ramo dice más

que la sola presencia

de la rosa amada.

Díganme si es preciso tanto aroma

que olvide el valor de una palabra

que haga ser muda la palabra amor

y se convierta en un ¡toma!

así, como si nada.

Y, si nada dijeran

y la mirada fuera como un mañana…

Dígamne si no sería conmovedor

sentir sin más la lágrima

a una sonrisa enlazada.

Gracias a quien dijo que todos los poemas de amor son cursis.

No seré yo quien

le enmiende la plana.

María Rosa Serdio

España

GÉNESIS

Cuando se encontraron sus miradas ya era tarde.

Cuando sintió sus manos contener sus mejillas ya era siempre.

Cuando se escuchó su aliento arremolinarse con el suyo ya era inevitable.

Cuando se rozaron sus labios comenzó a latir el tiempo.

Cuando se volvieron beso por primera vez,

se hizo el mundo.

Teresa Delgado Duque

España

LA MUCHACHA DORMIDA

Me recuerdo corriendo por la orilla del mar:

ando explorando grutas y persiguiendo los pájaros.

De repente me asomo a una playa solitaria,

donde hay una blanca bandada detenida:

son gaviotas nuevas, me digo, las más hermosas que he visto.

Y cuando corro hacia ellas para que emprendan el vuelo,

no pueden volar:  es el cuerpo de una joven dormida.

 

 

Hasta entonces las cosas más gratas para mí,

eran las aves marinas que lloraban en la lluvia.

Las sirenas de los barcos escuchadas en el alba.

Alguna nave blanca cruzando el día azul.

Y sobre todo la playa solitaria, como recién creada,

en la cual me tendía,

con una voluptuosidad que me turbaba.

 

 

Pero ahora había en la playa una muchacha dormida.

Estaba desnuda como si las olas la hubieran arrojado.

Sus senos eran dulces como dos gaviotas echadas.

Su cuerpo palpitaba como la misma espuma.

Y estaba de espaldas como una playa asombrada.

 

 

Fue como si hubiera descubierto una estrella

que no encontraba por ninguna parte.  Fue

como si me hubiera perdido en una playa conocida.

Fue como encontrar un ave que no sabía volar.

Fue como sentir una nave esperando por mí.

Fue como comprender las sirenas lejanas.

 

 

Sentía temor y dicha.  Me parecía que de pronto

iba a emprender el vuelo como cualquier bandada.

Pero ella dormía, dormía como un pez en la arena.

Y era su sueño imperceptible como una caracola.

 

 

De repente sentí que siempre había estado ahí,

y quise tocarla, pero sus manos se movieron dormidas.

No, no era la playa.  No era una bandada.

No era mi ansiedad.  Ni tampoco estaba muerta.

 

 

Era simplemente una muchacha dormida;

pero yo, yo había despertado.

Efraín Barquero

Chile

EL DÍA QUE ME QUIERAS

El día que me quieras tendrá más luz que junio;

la noche que me quieras será de plenilunio,

con notas de Beethoven vibrando en cada rayo

sus inefables cosas,

y habrá juntas más rosas

que en todo el mes de mayo.

 

 

 

Las fuentes cristalinas

irán por las laderas

saltando cantarinas

el día que me quieras.

 

 

 

El día que me quieras, los sotos escondidos

resonarán arpegios nunca jamás oídos.

Éxtasis de tus ojos, todas las primaveras

que hubo y habrá en el mundo serán cuando me quieras.

 

 

Cogidas de la mano cual rubias hermanitas,

luciendo golas cándidas, irán las margaritas

por montes y praderas,

delante de tus pasos, el día que me quieras…

y si deshojas una, te dirá su inocente

postrer pétalo blanco:  ¡Apasionadamente!

Al reventar el alba del día que me quieras,

tendrán todos los tréboles cuatro hojas agoreras,

y en el estanque, nido de gérmenes ignotos,

florecerán las místicas corolas de los lotos.

 

 

El día que me quieras será cada celaje

ala maravillosa, cada arrebol miraje

de “Las Mil y Una Noches”, cada brisa un cantar,

cada árbol una lira, cada monte un altar.

 

 

El día que me quieras, para nosotros dos

cabrá en un solo beso la beatitud de Dios.

Amado Nervo

México

(soto:  RAE 2. m. Sitio poblado de árboles y arbustos.  gola:  RAE 4. f. Adorno del cuello hecho de lienzo plegado y alechugado, o de tul y encajes.  agorera:  RAE 1. adj. Que predice males o desdichas. Se dice especialmente de la persona pesimista.  ignoto:  RAE 1. adj. No conocido ni descubierto.  celaje:   RAE 1. m. Aspecto que presenta el cielo cuando hay nubes tenues y de varios matices.)

AMOR

El amor, ¿a qué huele?  Parece, cuando se ama,

que el mundo entero tiene rumor de primavera.

Las hojas secas tornan y las ramas con nieve,

y él sigue ardiente y joven, oliendo a rosa eterna.

 

 

Por todas partes abre guirnaldas invisibles,

todos sus fondos son líricos  –risa o pena,

la mujer a su beso cobra un sentido mágico

que, como en los senderos, sin cesar se renueva…

 

 

Vienen al alma música de ideales conciertos,

palabras de una brisa liviana entre arboledas;

se suspira y se llora, y el suspiro y el llanto

dejan como un romántico frescor de madreselvas…

Juan Ramón Jiménez

España

DEFINICIÓN DEL AMOR

Desmayarse, atreverse, estar furioso,

áspero, tierno, liberal, esquivo,

alentado, mortal, difunto, vivo,

leal, traidor, cobarde y animoso;

 

 

no hallar fuera del bien, centro y reposo,

mostrarse alegre, triste, humilde, altivo,

enojado, valiente, fugitivo,

satisfecho, ofendido, receloso;

 

 

huir el rostro al claro desengaño,

beber veneno por licor suave,

olvidar el provecho, amar el daño,

 

 

creer que un cielo en un infierno cabe,

dar la vida y el alma a un desengaño,

esto es amor; quien lo probó, lo sabe.

Lope de Vega

España

LOS INVISIBLES ÁTOMOS DEL AIRE…

Los invisibles átomos del aire

en derredor palpitan y se inflaman;

el cielo se deshace en rayos de oro;

la tierra se estremece alborozada;

oigo flotando en olas de armonía

rumor de besos y batir de alas;

mis párpados se cierran…  ¿Qué sucede?

—¡Es el amor que pasa!

Gustavo Adolfo Bécquer

España

MADRIGAL

Si al sol llamo sol, no es a él,

sino a ti que sol te llamo.

Si llamo luna a la luna,

es que a ti te estoy llamando.

Si llamo a la rosa rosa,

es que en la rosa te hallo.

Si llamo amor al amor,

es sólo porque te amo.

José María Souviron

España

LA HORA

Tómame ahora que aun es temprano

y que llevo dalias nuevas en la mano.

Tómame ahora que aun es sombría

esta taciturna cabellera mía.

Ahora que tengo la carne olorosa

y los ojos limpios y la piel de rosa.

Ahora que calza mi planta ligera

la sandalia viva de la primavera.

Ahora que en mis labios repica la risa

como una campana sacudida a prisa.

Después…, ¡ah, yo sé

que ya nada de eso más tarde tendré!

Que entonces inútil será tu deseo,

como ofrenda puesta sobre un mausoleo.

¡Tómame ahora que aun es temprano

y que tengo rica de nardos la mano!

Hoy, y no más tarde.  Antes que anochezca

y se vuelva mustia la corola fresca.

Hoy, y no mañana.  ¡Oh, amante!, ¿no ves

que la enredadera crecerá ciprés?

Juana de Ibarbourou

Uruguay

LA HORA DEL BESO

¡Hora bendita y única!  Está todo

–la tierra, el aire, el cielo– preparado

como para una fiesta.  Las pupilas

se absorben; entrelázanse las manos;

un ángel invisible

junta y oprime sin rumor los labios;

y algo sin nombre y sin sustancia, un éxtasis

de gloria, un fluido, un hálito,

sube del corazón a las esferas

y baja al corazón desde los astros.

 

 

Y huelen como nunca los rosales,

y el césped es de raso,

y los setos se estrellan de luciérnagas,

y hormiguean de estrellas los espacios,

y el ruiseñor entre las sombras canta,

de su hembra y de su voz enamorado.

 

 

Lejos, a la sordina,

vuelca la fuente sus cristales diáfanos,

y de la fronda surge

un secreto de amor como de un tálamo.

 

 

Como al nacer del mundo, están dos seres

bajo el cielo romántico,

los ojos en los ojos,

las manos en las manos,

bebiéndose el aliento,

buscándose los labios…

Víctor Domingo Silva

Chile

EL AMOR UNITIVO

Tan unidas están nuestras cabezas

y tan atados nuestros corazones,

ya concertadas las inclinaciones

y confundidas las naturalezas,

 

 

 

que nuestros argumentos y razones,

y nuestras alegrías y tristezas

están jugando al ajedrez con piezas

iguales en color y proporciones.

 

 

En el tablero de la vida vemos

empeñados a dos que conocemos,

a pesar de que no diferenciamos,

 

 

en un juego amoroso que sabemos,

sin ganador, porque los dos perdemos,

sin perdedor, porque los dos ganamos.

Francisco Luis Bernárdez

Argentina

EL BESO

Era un cautivo beso enamorado

de una mano de nieve, que tenía

la apariencia de un lirio desmayado

y el palpitar de un ave en agonía.

Y sucedió que un día,

aquella mano suave,

de palidez de cielo,

de languidez de lirio,

de palpitar de ave…,

se acercó tanto a la prisión del beso,

que ya no pudo más el pobre preso

y se escapó; mas, con voluble giro,

huyó la mano hasta un confín lejano,

y el beso, que volaba tras la mano,

rompiendo el aire, se volvió suspiro.

Luis G. Urbina

México

¡OH, CUAL TE ADORO!, CON LA LUZ DEL DÍA…

¡Oh, cual te adoro!, con la luz del día,

tu nombre invoco, apasionada y triste,

y cuando el cielo en sombras se reviste,

aun te llama exaltada el alma mía.

 

Tú eres el tiempo que mis horas guía,

tú eres la idea que a mi mente asiste,

porque en ti se concentra cuanto existe:

mi pasión, mi esperanza, mi poesía.

 

No hay canto que igualar pueda a tu acento

cuando tu amor me cuentas y deliras,

revelando la fe de tu contento;

 

tiemblo a tu voz y tiemblo si me miras,

y quisiera exhalar mi último aliento

abrasada en el aire que respiras.

Carolina Coronado

España

A ELLA

Sólo mirarte en mi ansiedad espero,

sólo mirarte en mi ansiedad aspiro,

y más me muero cuando más te miro,

y más te miro cuando más me muero.

 

El tiempo pasa por demás ligero,

lloro su raudo, turbulento giro,

y más te quiero cuanto más suspiro,

y más suspiro cuanto más te quiero.

 

Deja a tu cuello encadenar mi brazo,

y al blando son con que nos brinda el remo

la mar surquemos en estrecho lazo.

 

Ni temo al viento ni a las ondas temo,

que más me quemo cuanto más te abrazo,

y más te abrazo cuanto más me quemo.

Salvador Rueda

España

AMOR, NO SÉ QUÉ CÁLIDOS RUMORES…

Amor, no sé qué cálidos rumores

tienen esta mañana las colmenas.

Amor, no sé qué pálidos colores

hay en las cumbres altas y serenas.

 

No sé, amor, de qué trémulos dulzores

están las flores y las frutas llenas,

ni por qué son más dulces los olores

que vienen al abrir las alacenas…

 

No sé qué tiene, amor, esta mañana,

que suenan como un ángelus lejano,

cuando sale el rebaño, las esquilas;

 

y que, al abrir de pronto la ventana,

alondras al alcance de mi mano

se quedaron mirándome tranquilas.

José María Souviron

España

GALERA DE MAGO

Me pongo la galera;

salgo a buscarte.

Como de un mago era,

va a enamorarte.

 

Si la toca la estrella

de tu varita

serás –gracias a ella–

mi noviecita.

 

Para ti, en mi galera

tengo enrollada

toda una primavera

aún no estrenada.

 

Por siete caminitos

que al amor llevan,

cantan sus arbolitos

mientras se elevan.

 

De la mano entraremos

a mi galera

y allí nos casaremos,

niña, de veras.

 

¡Que los mayores rían!

¡Si es un halago!

¡Quizá lo que darían

por creer en magos!

Elsa Isabel Bornemann

Argentina

(galera)

ESTAR ENAMORADO

Estar enamorado, amigos, es encontrar el nombre justo de la vida.

Es dar al fin con la palabra que para hacer frente a la muerte se precisa.

Es recobrar la llave oculta que abre la cárcel en que el alma está cautiva.

Es levantarse de la tierra con una fuerza que reclama desde arriba.

Es respirar el ancho viento que por encima de la carne respira.

Es contemplar, desde la cumbre de la persona, la razón de las heridas.

Es advertir en unos ojos una mirada verdadera que nos mira.

Es escuchar en una boca la propia voz profundamente repetida.

Es sorprender en unas manos ese calor de la perfecta compañía.

Es sospechar que, para siempre, la soledad de nuestra sombra está vencida.

Estar enamorado, amigos, es descubrir dónde se juntan cuerpo y alma.

Es percibir en el desierto la cristalina voz de un río que nos llama.

Es ver el mar desde la torre donde ha quedado prisionera nuestra infancia.

Es apoyar los ojos tristes en un paisaje de cigüeñas y campanas.

Es ocupar un territorio donde conviven los perfumes y las armas.

Es dar la ley a cada rosa y al mismo tiempo recibirla de su espada.

Es confundir el sentimiento con una hoguera que del pecho se levanta.

Es gobernar la luz del fuego y al mismo tiempo ser esclavo de la llama.

Es entender la pensativa conversación del corazón y la distancia.

Es encontrar el derrotero que lleva al reino de la música sin tasa.

 

Estar enamorado, amigos, es adueñarse de las noche y los días.

Es olvidar entre los dedos emocionados la cabeza distraída.

Es recordar a Garcilaso cuando se siente la canción de una herrería.

Es ir leyendo lo que escriben en el espacio las primeras golondrinas.

Es ver la estrella de la tarde por la ventana de una casa campesina.

Es contemplar un tren que pasa por la montaña con las luces encendidas.

Es comprender perfectamente que no hay fronteras entre el sueño y la vigilia.

Es ignorar en qué consiste la diferencia entre la pena y la alegría.

Es escuchar a medianoche la vagabunda confesión de la llovizna.

Es divisar en las tinieblas del corazón una pequeña lucecita.

 

Estar enamorado, amigos, es padecer espacio y tiempo con dulzura.

Es despertarse una mañana con el secreto de las flores y las frutas.

Es libertarse de sí mismo y estar unido con las otras criaturas.

Es no saber si son ajenas o son propias las lejanas amarguras.

Es remontar hasta la fuente las aguas turbias del torrente de la angustia.

Es compartir la luz del mundo y al mismo tiempo compartir su noche obscura.

Es asombrarse y alegrarse de que la luna todavía sea luna.

Es comprobar en cuerpo y alma que la tarea de ser hombre es menos dura.

Es empezar a decir siempre, y en adelante no volver a decir nunca.

Y es, además, amigos míos, estar seguro de tener las manos puras.

Francisco Luis Bernárdez

Argentina

DOS ROJAS LENGUAS DE FUEGO…

Dos rojas lenguas de fuego

que, a un mismo tronco enlazadas,

se aproximan, y al besarse

forman una sola llama;

 

dos notas que del laúd

a un tiempo la mano arranca,

y en el espacio se encuentran

y armoniosas se abrazan;

 

dos olas que vienen juntas

a morir sobre una playa,

y que al romper se coronan

con un penacho de plata;

 

dos jirones de vapor

que del lago se levantan,

y al juntarse allá en el cielo

forman una nube blanca;

 

dos ideas que al par brotan,

dos besos que a un tiempo estallan,

dos ecos que se confunden…,

eso son nuestras dos almas.

Gustavo Adolfo Bécquer

España

EL DESAYUNO

Me gustas cuando dices tonterías,

cuando metes la pata, cuando mientes,

cuando te vas de compras con tu madre

y llego tarde al cine por tu culpa.

Me gustas más cuando es mi cumpleaños

y me cubres de besos y de tartas,

o cuando eres feliz y se te nota,

o cuando eres genial con una frase

que lo resume todo, o cuando ríes

(tu risa es una ducha en el infierno),

o cuando me perdonas un olvido.

Pero aún me gustas más, tanto que casi

no puedo resistir lo que me gustas,

cuando, llena de vida, te despiertas

y lo primero que haces es decirme:

“Tengo un hambre feroz esta mañana.

Voy a empezar contigo el desayuno.”

Luis Alberto de Cuenca

España

MAÑANA DE PRIMAVERA

¡Mañana de primavera!

Vino ella a besarme, cuando

una alondra mañanera

subió del surco, cantando:

“¡Mañana de primavera!”

 

Le hablé de una mariposa

blanca, que vi en el sendero;

y ella, dándome una rosa,

me dijo:  “¡Cuánto te quiero!

¡No sabes lo que te quiero!”

 

¡Guardaba en sus labios rojos

tantos besos para mí!

Yo le besaba los ojos…

—¡Mis ojos son para ti;

tú para mis labios rojos!

 

El cielo de primavera

era azul de paz y olvido…

Una alondra mañanera

cantó en el huerto aún dormido.

Luz y cristal su voz era

en el surco removido…

¡Mañana de primavera!

Juan Ramón Jiménez

España

CANCIÓN MARINERA

Yo me amarro

cada día

al marcito de tus ojos,

niña mía.

 

Puerto verde;

derrotero

donde su libertad pierde

mi velero.

 

En tus ojos

–bienamada–

donde flota a la deriva

mi mirada.

 

En tus ojos

marineros,

donde olean mis amores,

prisioneros.

Elsa Isabel Bornemann

Argentina

Por una mirada, un mundo;

por una sonrisa, un cielo;

por un beso… yo no sé

qué te diera por un beso.

Gustavo Adolfo Bécquer

España

OTOÑO

¡Qué dulces las uvas dulces!…

¡Qué verdes tus ojos claros!…

 

Tú me mirabas, mirabas;

yo comía, grano a grano…

Y, de pronto, te inclinaste,

y me tomaste en los labios,

húmedos de zumo y risas,

un beso goloso y largo.

Ángela Figuera

España

Cuando a tu cara me acerco,

las palabras, en la boca,

se me convierten en besos.

Manuel Machado

España

Cuando me miras, me matas…

Y si no me miras, más.

Son puñales que me clavas

y los vuelves a sacar.

Manuel Machado

España

SI YO FUERA GATO

Si fuera un gato,

por tu tejado

me alunaría,

enamorado.

 

Y trenzaría

mimbres de luna

para amarrarme

junto a tu cuna.

 

A tus pies siempre

ronronearía;

mi golpe de ala,

niñita mía.

Si fuera un gato

desenfadado

y no un chiquillo

avergonzado.

Si fuera un gato

cascabelero

te maullaría

cuánto te quiero.

Elsa Isabel Bornemann

Argentina

CANCIÓN PARA SABER CÓMO ES LA GENTE

¿Qué dirá la gente

si por las veredas

salgo a pintar gallos

con mis acuarelas,

si beso al florista

por tantos jazmines,

o a mis siete gatos

les tejo escarpines?

 

¿Qué dirá la gente

si –con tantas ganas–

sumo otro domingo

a cada semana,

si crío un canguro

dentro de mi casa

o enciendo fogatas

sobre la terraza?

 

¿Qué dirá la gente

–que en todo se mete–

si en el subterráneo

salto el molinete,

si suelto tu nombre

desde un campanario

y que yo te quiero

publico en el diario?

Elsa Isabel Bornemann

Argentina

ROMANCITO DE TODOS LOS COLORES

Blanca cuando te encontré.

Cuando te miro, rosada,

o –de sol entre los ojos–

te pones anaranjada.

Azul azul cuando ríes

te vuelven las carcajadas

y tu sonrisa es celeste,

fruta negra en la mirada.

Juegas de verde o violeta;

si sueñas, otra vez blanca.

Grisecita cuando lloras,

por lluviosa y por nublada.

No sé por qué me pareces

amarilla cuando callas,

como si sombra de trigo

sobre ti se reflejara.

Sólo me falta encontrarte

colorada colorada:

será cuando con un beso

yo te tiña, enamorada.

Elsa Isabel Bornemann

Argentina

 ♥

ADIVINANZA

Pues señor, aunque te asombre,

en mi mano guardo un nombre.

Lo pinto, le saco brillo

y lo escondo en mi bolsillo.

 

Desde una letra ondulada

parten más, encadenadas,

y se acaba y se acabó

con el rulo de la o.

 

Adivina, adivinador:

¿Cuál es ese nombre

con gustito a flor

y frescor de yuyo?

 

¡El tuyo!

¡El tuyo!

¡El tuyo!

Elsa Isabel Bornemann

Argentina

DECLARACIÓN POR CUADRUPLICADO

Oh –bella Susanita– mi tesoro,

necesito decirte que te adoro.

 

¿No quieres ser mi novia

hasta la muerte?

Contéstame prontito; dame suerte.

(Pero si yo te disgusto, no te aflijas.

No voy a odiarte porque no me elijas…

 

Sólo espero que me hagas un favor:

Que le pases estos versos a Leonor.

 

Y si tampoco quiere ser la novia mía…

entonces a Cecilia y a María.)

Elsa Isabel Bornemann

Argentina

DE GIRASOLES Y GIRALUNAS

Los girasoles de día

son –de noche– giralunas.

Son flores enamoradas:

No logra dormir ninguna.

 

¡Despiértate, compañero!

¡Míralas pasear en coche

por los callados senderos,

teñidas de pura noche,

todas con blancos sombreros!

 

Levántate, di que sí,

y entre las flores abiertas

me verás pasar a mí…

Yo también estoy despierta

de tanto pensar en ti.

 

Girasolera de día;

de noche, giralunera.

Gira el sueño por el aire…

No lo atrapo, aunque quisiera.

Elsa Isabel Bornemann

Argentina

De María Rosa Serdio en el Día de San Valentín 2014:

CORAZÓN DE CARAMELO

Lo pensó toda la tarde

Y lo pensó en el recreo,

en el autobús del cole,

mientras se lavaba el pelo…

Se lo preguntó a su madre,

a la abuela ¡y hasta al perro!

¡Guau!, respondió el muy relisto

¡Bien! fue lo que dijo el abuelo.

Y ¡toma! añadió la abuela

Mientras le daba dos euros.

Mamá le dio dos abrazos.

Papá tiró de su oreja

y le confesó un secreto:

—Yo a mamá la conquisté

con un solo caramelo.

Era de esos de palito

con un corazón latiendo.

¡Como ya tenía de todo

se fue al kiosco corriendo!

María Rosa Serdio

España

CUENTO TRANSPARENTE

Este cuento es transparente

y no se deja leer

ni con cien pares de lentes.

¡Qué pena!  Sé que es hermoso

y nunca lo podré ver

si en soledad lo persigo,

si no lo lees conmigo,

porque es un cuento hechizado:

lo ven los enamorados.

 

Transparente…

Transparente…

Sólo de a dos

se lo siente…

 

(¿Por qué no nos animamos

y –juntos– lo imaginamos?)

Elsa Isabel Bornemann

Argentina

POEMA DEL LADRONCITO

No teniendo otra cosa, enamorado,

robé un dedal del cesto de costura.

Por tu dedito de jazmín rosado

cometí mi más dulce travesura.

 

Ladroncito ahora soy –pecas con trenza–

ladroncito por ti y –antes de ir preso–

voy a robarte de pronto la vergüenza

y aunque grites que no, te daré un beso.

Elsa Isabel Bornemann

Argentina

AVISO CLASIFICADO

Busco una casita

con cinco ventanas,

por las que entre el mundo

cuando tenga ganas;

y que detrás de ellas

se abran los paisajes

cual si fueran magos

de distintos trajes.

 

Que tras una, el sol

arda el año entero;

que tras otra llueva

de diciembre a enero;

que la nieve dance

contra la tercera

y que –amplia– la cuarta

sea una pecera.

 

Y que por la quinta

–la última ventana–

¡vea tu carita

toda la semana!

Elsa Isabel Bornemann

Argentina

ASÍ ES MI COMPAÑERA

Así es mi compañera.

La he tomado de entre los rostros pobres

con su pureza de madera sin pintar;

sin preguntar por sus padres

porque es joven, y la juventud es eterna;

sin averiguar donde vive

porque es sana, y la salud es infinita como el agua;

sin saber cuál es su nombre

porque es bella, y la belleza no ha sido bautizada.

 

Es como las demás muchachas

que se miran con apuro en el espejo trizado de la aurora

antes de ir a sus faenas.  Así es,

y yo no sé si es más bella o más fea que las otras,

si el vestido de fiesta le queda mal

o la ternura equivoca a menudo sus palabras,

yo no sé,

pero sé que es laboriosa.

 

Como los árboles,

teje ella misma sus vestidos,

y se los pone con la naturalidad del azahar,

como si los hiciera de su propia sustancia,

sin preguntarle a nadie, como la tierra,

sin probárselos antes, como el sol,

sin demorarse mucho, como el agua.

 

Es una niña del pueblo

y se parece a su calle en un día de trabajo,

con sus caderas grandes como las artesas o las cunas;

así es, y es más dulce todavía,

como agregar más pan a su estatura,

más carbón a sus ojos ardientes,

más uva a su ruidosa alegría.

Efraín Barquero

Chile

MONOPOLIO

Miré hasta el fondo de tus ojos,

hasta el fondo verde de tus ojos miré,

hasta el fondo verde de tus ojos verdes.

Y tan hondo en tus ojos fui

que ya no sé qué miro

cuando me miras.

Teresa Calderón

Chile

LUNA DE MIEL

Una semana llevas conmigo de casada.

Estamos, como dicen, en la luna de miel.

Yo te saco del brazo muy emperifollada,

luciendo la elegancia barata de tu piel.

 

 

La pareja que hacemos se dijera escapada

de una primorosísima ampliación al pastel.

Los vecinos nos miran con amable mirada,

felices de que hagamos tan bien nuestro papel.

 

 

Sin atreverte a usarlo, con mirada pueril

miras el esmaltado juego de aguamanil

y a veces te provoca llevarlo al corredor.

 

 

Mientras que yo deseo que venga algún extraño

para salir a abrirle con mi bata de baño

y oír cuando me diga:  —Buenas tardes, señor…

Aquiles Nazoa

Venezuela

LA ISLA ALEGRE

La isla alegre era tu risa

con su cascabel sonoro

desterrado en el silencio.

 

La isla alegre era tu risa,

tu risa cuajada en oro

frente a lo azul de la tarde.

 

La isla alegre era tu risa

con sus molinos de viento,

con su río, y con sus bosques

de árboles curiosos que

exploran cuatro horizontes…

Adriano del Valle

España

EN LA TARDE… LA GOLONDRINA

La tarde aún era joven y azul,

Despeinada y atenta al vuelo de las nubes.

De esas tardes de ensueño

En las que el tiempo fluye

Como si la vida y la prisa no existieran

Y cada hora estuviera tejida

en las telas invisibles de la niebla.

Entonces se sentaron a leerse,

A tomar las palabras por los versos,

A decir con los verbos cuando tiemblan,

A entrenar la mirada del presente

Para atraer los momentos

Que entonces ya no eran.

Por la acera pasó la poesía

Con su normal vestido de estas fechas.

No corrieron tras ella.

Se callaron, suspensos, al respirar su aroma.

Un ángel sorprendido quedó un rato

Y luego, golondrina, fue tras ella.

María Rosa Serdio

España

1382111_741177999248846_1199521041_n

Ilustración de la artista española Carolina Bernal Somavilla

LA HORA

Tómame ahora que aun es temprano

y que llevo dalias nuevas en la mano.

Tómame ahora que aun es sombría

esta taciturna cabellera mía.

ahora que tengo la carne olorosa

y los ojos limpios y la piel de rosa.

ahora que calza mi planta ligera

la sandalia viva de la primavera.

Ahora que en mis labios repica la risa

como una campana sacudida a prisa.

Después…, ¡ah, yo sé

que ya nada de eso más tarde tendré!

Que entonces inútil será tu deseo,

como ofrenda puesta sobre un mausoleo.

¡Tómame ahora que aun es temprano

y que tengo rica de nardos la mano!

Hoy, y no más tarde. Antes que anochezca

y se vuelva mustia la corola fresca.

Hoy, y no mañana. ¡Oh amante!, ¿no ves

que la enredadera crecerá ciprés?

Juana de Ibarbourou

Uruguay

VOLVERÁN LAS OSCURAS GOLONDRINAS

volverán las oscuras golondrinas

en tu balcón sus nidos a colgar,

y otra vez con el ala a tus cristales

jugando llamarán;

pero aquellas que el vuelo refrenaban

tu hermosura y mi dicha al contemplar,

aquellas que aprendieron nuestros nombres,

esas… ¡no volverán!

 

Volverán las tupidas madreselvas

de tu jardín las tapias a escalar,

y otra vez a la tarde, aún más hermosas,

sus flores se abrirán;

pero aquellas cuajadas de rocío,

cuyas gotas mirábamos temblar

y caer, como lágrimas del día…

esas… ¡no volverán!

 

Volverán del amor en tus oídos

las palabras ardientes a sonar;

tu corazón de su profundo sueño

tal vez despertará;

pero mudo y absorto y de rodillas,

como se adora a Dios ante su altar,

como yo te he querido…, desengáñate,

¡así no te querrán!

Gustavo Adolfo Bécquer

España

CONJUNCIÓN

Tu carne y la mía,

tantas veces,

en el mismo verbo

conjugadas.

Se buscan,

se agitan,

se apremian,

se engarzan.

Se descubren

mutuamente,

en el repetido juego,

que a pesar de serlo,

siempre guarda,

el fresco olor

de la harina nueva,

recién mojada,

y lo mismo que a sus granos,

el encuentro los explaya,

los reaviva,

los estalla,

cual racimo de bengalas,

iluminando

nuestros íntimos espacios.

Caen suaves las estelas,

borrándose en el aire,

decantándose lentamente,

en los vasos,

los granos de harina,

que hace un instante,

en torbellino giraban.

Henos ahora,

disfrutando la calma.

Recorro los surcos

de tus palmas abiertas,

y de los párpados,

que ya bajas.

El amor en su textura

de paño cálido,

envuelve mi barcaza.

Laxos los sentidos,

me ovillo

en su fondo

alquitranado,

y me duermo,

en regocijo.

Saricarmen

Chile

TE AMO MUJER DE MI GRAN VIAJE

Te amo mujer de mi gran viaje

Como el mar ama al agua

Que lo hace existir

Y le da derecho a llamarse mar

Y a reflejar el cielo y la luna y las estrellas.

Vicente Huidobro

Chile

CON LOS OJOS CERRADOS

Con los ojos cerrados

te iluminas por dentro

eres la piedra ciega

 

 

Noche a noche te labro

con los ojos cerrados

eres la piedra franca

 

 

Nos volvemos inmensos

sólo por conocernos

con los ojos cerrados.

Octavio Paz

México

PASAJE

Más que aire

más que agua

más que labios

ligera ligera

 

 

Tu cuerpo es la huella de tu cuerpo.

Octavio Paz

México

SI ALGUIEN LLAMA A TU PUERTA

Si alguien llama a tu puerta, amiga mía,

y algo en tu sangre late y no reposa

y en su tallo de agua, temblorosa,

la fuente es una líquida armonía.

 

 

Si alguien llama a tu puerta y todavía

te sobra tiempo para ser hermosa

y cabe todo abril en una rosa

y por la rosa se desangra el día.

 

 

Si alguien llama a tu puerta una mañana

sonora de palomas y campanas

y aún crees en el dolor y en la poesía.

 

 

Si aún la vida es verdad y el verso existe.

Si alguien llama a tu puerta y estás triste,

abre, que es el amor, amiga mía.

Gabriel García Márquez

Colombia

VIENTO DE AMOR

Por la cima del árbol iré

y te buscaré.

 

 

Por la cima del árbol he de ir,

por la cima del árbol has de venir,

por la cima del árbol verde

donde nada y todo se pierde.

 

 

Por la cima del árbol iré

y te encontraré.

 

 

En la cima del árbol se va

a la aventura que aún no está,

en la cima del árbol se viene

de la dicha que ya se tiene.

 

 

Por la cima del árbol iré

y te cogeré.

 

 

El viento la cambia de color

como el afán cambia el amor,

y a la luz de viento y afán

hojas y amor vienen y van.

 

 

Por la cima del árbol iré

y te perderé.

Juan Ramón Jiménez

España

LECCIÓN DE MÚSICA

Do,

re,

mi,

fa,

sol,

la,

si.

¿Si?

Sí,

mi

sol;

sí.

Jairo Aníbal Niño

Colombia

CRÓNICA DE NOSOTROS DOS

Tropezamos,

nos miramos,

sonreímos…

Me gustaste,

te gusté,

no lo dijimos…

Nos disculpamos,

y nos mentimos;

nos saludamos,

nos despedimos…

 

 

Pero otra tarde,

la misma esquina

y el mismo roce…

Cuesta creer

cómo la gente

se reconoce…

 

 

Nos recordamos,

nos alegramos,

nos presentamos…

Bien de reojo,

sin sospecharlo,

ya nos amamos…

Más me gustaste,

más te gusté.

(No lo dijiste;

yo lo callé.)

 

 

Recién al año

te confesé

que te quería…

La misma tarde

que me enteré

de que eras mía…

 

 

La misma tarde…

La misma esquina…

La misma hora…

Cuesta creer

cómo la gente se

enamora…

Elsa Isabel Bornemann

Argentina

CONFESIONARIO

Gustaban de gozarse

en espacios imprevisibles

al límite del momento

más allá de lo razonable

sin miedo que padecieran

sin daño a nada y nadie…

tenían por nido preferido

un sencillo confesionario

junto a la pila bautismal

bajo un cristo que les sonreía

algo ajeno al beato personal…

se persignaban con agua bendita

que el cura ya tenía bendecida

clara y limpia para la amante visita

se acomodaban sobre la tabla

ajustando firme la cortina

a medio correr las ventanitas

y hacíanse el amor santo

lleno de aves marías purísimas

en besos y caricias equilibristas

sin pecado concebidas

con amor amante entregadas

mientras el cura decía su misa

…daos fraternalmente la paz

al tiempo que miraba plácido

la paz y el amor benditos

en aquel confesionario.

Manuel Navarro

España

TRATO

No me pongas límites

que me los salto

ni normas de despacho

que no hago caso.

No me ames demasiado

que también me harto

ni pretendas controlarme

que sé disfrazarme.

No me beses de apariencia

que escupo tu indecencia

ni me simules deseo

que si te vi no me acuerdo.

No quieras hacerme a ti

que de lejos te veo venir

no quieras parecerte a mi

lo peor que te podría ocurrir.

No pretendas ocupar mi espacio

que lo tengo bien vallado

ni ocupar todo mi tiempo

que es mi bien más preciado.

No quieras, en fin, acapararme

que soy experto en escaparme

ni pretendas retenerme

si quieres volver a verme.

Ámame en paz y en libertad

la misma que yo te ofrezco a ti

y si no te gusta el trato

búscate otro hombre, otro macho.

Manuel Navarro

España

AÚN HAY TIEMPO

Aún hay tiempo

que volvamos a empezar

Aún hay tiempo

que nos miremos a la par

te confieso la pena mía

tu mirada no es la misma

igual mis ojos no te miran

como lo hacían días atrás.

 

 

Aún hay tiempo

de sentarnos aún sin hablar

Aún hay tiempo

diga el silencio qué va mal

los reproches que me hago

me saben vanos y amargos

sin el brillo de tus ojos

que confirmen mi malestar.

 

 

Aún hay tiempo

nos volvamos a enamorar

Aún hay tiempo

para iniciarlo sin un final

encontrarnos sin buscarnos

como aquella vez primera

que jugando a las prendas

nos tocó habernos de cortejar.

Manuel Navarro

España

BESO

Los besos al aire

de mejilla

son mentira.

De cara carita

de nadie para nadie

vacíos

tétricos

de saludos huecos

de visita y despedida

que nadie esperaba

que nadie sentía.

El beso es el beso

que quema

que permanece

que tiembla

que queda

que se espera y recuerda

es el beso.

El beso

pudo ser el primero

pudo ser después

o pueden ser todos los besos…

si quema

¡ese beso es!

Manuel Navarro

España

A ELLA

Empeño mi palabra

palabra de honor

te amaré mientras viva

lo juro ante Dios…

y Lo llamo y Le pido

que disponga de mi

a tu manera mejor,

que dirija mis pasos

como tú más prefieras,

que dicte todos mis actos

para verme reflejado en ti,

que me haga tu fuente y venero

…¡y verte yo siempre feliz!

Manuel Navarro

España

 ♥

YO FIRMO

Mi felicidad

es tu felicidad

y si no he de verte más

por no alterar tu vínculo

que ninguno quisimos…

con tal de saberte feliz

hágase ya el contrato

que yo lo firmo

aunque la pluma se resista

y la tinta se inhiba

el pulso me abandone

me estalle el corazón

y me falte el aire

firmaré con sangre

con tal que seas feliz

…y yo no estorbe

Manuel Navarro

España

 ♥

APAISEMENT

Tus ojos y mis ojos se contemplan

en la quietud crepuscular.

Nos bebemos el alma lentamente

y se nos duerme el desear.

 

Como dos niños que jamás supieron

de los ardores del amor,

en la paz de la tare nos miramos

con novedad de corazón.

 

Violeta era el color de la montaña.

Ahora azul, azul está.

Era una soledad el cielo.  Ahora

por él la luna de oro va.

 

Me sabes tuyo, te recuerdo mía.

Somos el hombre y la mujer

Conscientes de ser nuestros, nos miramos

en el sereno atardecer.

 

Son del color del agua tus pupilas:

del color del agua del mar.

Desnuda, en ella se sumerge mi alma,

con sed de amor y eternidad.

Manuel Magallanes Moure

Chile

REGALOS

Te regalo

un pedazo de viento,

la presencia de los ausentes,

la mariposa del tiempo,

un río redondo y sin puentes.

 

Te regalo

un arcoíris blanco,

los sueños lobos de mi perra,

la hermosa luna negra,

una jirafa cantando sobre zancos.

 

Te regalo

una sonrisa de gato,

el gran árbol que camina,

un beso de mi lagarto,

la rosa que no sabe de espinas.

 

Te regalo

en este abrazo, vida mía,

las locas alas

de mi fantasía.

Edgar Allan García

Ecuador

AMOR DESAFINADO

La profesora de música

me ha condenado al silencio

porque mi voz desteñida

desafina todo el tiempo.

 

Pero yo no quiero irme.

Quiero quedarme en la clase

porque en el cielo los ángeles

se detienen a escucharte.

 

Si yo pudiera cantar

mi amor en clave de sol…

si yo pudiera cantar

que te quiero en mi bemol…

 

Trepo por el pentagrama

para alcanzar tu sonrisa

y tarareo tu nombre

con esta voz desprolija.

 

Me enredo entre los acordes

con una voz desteñida.

Quiero cantar que te quiero

y no sé la melodía.

Si yo pudiera cantar

mi amor siguiendo el compás…

Si yo pudiera cantar

mi amor sin desafinar…

 

Mi voz distraída y loca,

voz torpe y enamorada,

para entonar lo que siento

solfea desesperada.

 

Do, re, mi, fa, sol, la, si…

Mi voz áspera y sin brillo

repite una y mil veces

tu nombre en un estribillo.

 

Si yo pudiera cantar

mi amor en clave de sol…

Si yo pudiera cantar

que te quiero en mi bemol…

 

Y al fin oyes entre risas

las notas de mi canción,

la canción deshilachada

que canta mi corazón.

 

Y te acercas a mis labios

y te quedas a mi lado

tarareando en un rincón

este amor desafinado.

Liliana Cinetto

Argentina

ENTONCES ME BESASTE

Por celebrar el cuerpo, tan hecho de presente

por estirar sus márgenes y unirlos

al círculo infinito de la savia

nos buscamos a tientas los contornos

para fundir la piel deshabitada

con el rumor sagrado de la vida.

 

Tú me miras colmado de cuanto forja el goce,

volcándome la sangre hacia el origen

y las ganas tomadas hasta el fondo.

 

No existe conjunción más verdadera

ni mayor claridad en la sustancia

de que estamos creados.

 

Esta fusión bendita hecha de entrañas,

la arteria permanente de la estirpe.

 

Sólo quien ha besado sabe que es inmortal.

Raquel Lanseros

España

SI LOS ENAMORADOS VIVIERAN EN LA LUNA

Si los enamorados vivieran en la luna

en noches de tierra llena

–cogidos de la mano–

contemplarían el océano azul de nuestro planeta

y lo verían lleno de estrellas de mar.

Jairo Aníbal Niño

Colombia

AMOR GIGANTE

¿Por qué, si Marina inspira,

a su nariz van a parar

mil fragancias y perfumes

y un poco de aroma a mar?

 

 

¿Por qué si exhala con fuerza

de su nariz llega un viento

que despeina a todo el mundo

y vuela tejas del techo?

 

 

Porque Marina está enamorada

con un amor que es gigante,

y se oyen en todo el circo

sus suspiros de elefante.

Graciela Repún

Argentina

POEMA 15

Me gustas cuando callas porque estás como ausente,

y me oyes desde lejos, y mi voz no te toca.

Parece que los ojos se te hubieran volado

y parece que un beso te cerrara la boca.

 

 

Como todas las cosas están llenas de mi alma,

emerges de las cosas llena del alma mía.

Mariposa de sueño, te pareces a mi alma,

y te pareces a la palabra melancolía.

 

 

Me gustas cuando callas y estás como distante.

Y estás como quejándote, mariposa en arrullo.

Y me oyes desde lejos, y mi voz no te alcanza.

Déjame que me calle con el silencio tuyo.

 

 

Déjame que te hable también con tu silencio

claro como una lámpara, simple como un anillo.

Eres como la noche, callada y constelada.

Tu silencio es de estrella, tan lejano y sencillo.

 

 

Me gustas cuando callas porque estás como ausente.

Distante y dolorosa como si hubiera muerto.

Una palabra entonces, una sonrisa bastan.

Y estoy alegre, alegre de que no sea cierto.

Pablo Neruda

Chile

Escuchemos el Poema 15 en la voz del propio Neruda…

PIROPO

Caracoles de lana

redondo el vuelo

fuente de uvas morenas

la de tu pelo.

Laura Devetach

Argentina

POEMA DEL ENAMORADO DE LA MAESTRA

Usted jamás va a saberlo

y es apenas una frase:

¿Cómo escribir que la quiero

en el cuaderno de clase?

 

Usted nunca va a enterarse.

Es ancha esta pena mía…

¿Cómo contarle mi amor

con faltas de ortografía?

 

 

Usted pondrá “insuficiente”

a su alumno enamorado,

pues por volverla a tener

voy a repetir el grado.

Elsa Isabel Bornemann

Argentina

poema-del-enamorado-de-la-maestraIlustración para este poema, hecha por Nerina Canzi

Argentina

POEMA DE LA ENAMORADA DEL PROFESOR

¿Por qué no he nacido antes?

aun de tan niña que voy,

si la que ama es amante,

sin ser amada, lo soy.

 

 

Por eso toda la pena

en mi blusa acurrucada.

Es un castillo de arena

mi sueño de enamorada.

 

 

¡Qué dolor ser niña amante,

tempranera en el amor!

¿Por qué no he nacido antes,

igual que mi profesor?

 

 

Así hiere enamorarse…

El tiempo no vuelve atrás.

Por eso, no va a enterarse:

soy su alumna nada más.

 

 

Soy su alumna solamente;

que lo amo nunca sabrá.

Él me quiere “padremente”…

¡pero yo tengo un papá!

Elsa Isabel Bornemann

Argentina

EL ENCUENTRO…

El Sol ávido de sueños

por el gran coso camina

buscando viejas querencias

tras las inertes colinas;

su luz, alarga las sombras

del dilatado olivar,

en aquella tarde tibia

que soñolienta se va.

 

Y mientras la tarde muere,

una silueta difusa

por el olivar se mueve,

con su mirada en el río,

sin una duda en sus pasos,

con su cántaro vacío,

presurosa por llenarlo.

 

¡¡Qué garbosos sus andares,

moteado por las sombras

entre los verdes olivares!!

 

La sombra de su mirada

en aquellos ojos negros,

contrasta con la del agua,

que clara como la tarde

ante sus ojos resbala;

y en las ondas del agua

veía pasar, aquellos

recuerdos, que no volverán.

 

¡¡Cuánto amor en su mirada,

que se acerca a dar un beso

a la pureza del agua!!

 

De pronto, el tiempo se para

y se rompen las cadenas,

El galopar de un caballo

en la lejanía suena;

y aquellos ojos de sombra

en el espejo del agua,

nacen de nuevo a la vida,

sobre un potro que cabalga.

 

Cuentan las lenguas del Pueblo,

que por todo el olivar,

dos siluetas a caballo

no cesan de suspirar.

Juan Moreno López

España

¿QUÉ SE AMA CUANDO SE AMA?

¿Qué se ama cuando se ama, mi Dios:  la luz terrible de la vida

o la luz de la muerte?  ¿Qué se busca, qué se halla, qué

es eso:  amor?  ¿Quién es?  ¿La mujer, con su hondura, sus rosas, sus volcanes,

o este sol colorado que es mi sangre furiosa

cuando entro en ella hasta las últimas raíces?

 

 

¿O todo es un gran juego, Dios mío, y no hay mujer

ni hay hombre sino un solo cuerpo:  el tuyo,

repartido en estrellas de hermosura, en partículas fugaces

de eternidad visible?

 

 

Me muero en esto, oh Dios, en esta guerra

de ir y venir entre ellas por las calles, de no poder amar

trescientas a la vez, porque estoy condenado siempre a una,

a esa una, a esa única que me diste en el viejo paraíso.

Gonzalo Rojas

Chile

Un amor más allá del amor

por encima del rito del vínculo,

más allá del juego siniestro

de la soledad y la compañía.

 

 

Un amor no sometido

a los fogonazos de ir y de volver,

de estar despiertos o dormidos,

de llamar o de callar.

 

 

Un amor para estar juntos

o para no estarlo,

pero también para todas las posiciones intermedias

Un amor como abrir los ojos.

Y quizás también como cerrarlos.

Roberto Juarroz

España

 ♥

EL AMOR

Él miraba la hierba

como la casa

que nunca tuvo.

 

 

Pasó una rana.

Buscaba

las venas del agua.

 

 

Era delicada

como una bailarina.

 

 

Desde ese día

recorren los campos

buscando manantiales.

Daniela Laura Feoli

Argentina

TENGO PALABRAS PARA TI

Tengo palabras para ti

Sé que me miras

como el jilguero

casi inseguro,

casi certero

Yo disimulo

porque es un arte

no encadenarse.

Pero sospecho

que por ti siento

el aroma viejo

de lo inconcreto.

No es nada nuevo.

Tú tan galante

correcto, amable…

hablan tus ojos

que no tu voz.

Y en las llamadas,

tan amistosas

hay vino en copas,

brindis, un baile…

Una nube rosa

sobre los dos.

Y en lo posible

pasan los días

los dos jugando

a las escondidas

Buscas pretextos

(yo lo sospecho)

y cada noche

se enciende un eco

de lo posible

hacia lo concreto.

Leibi Ng

República Dominicana

ES TAN AZUL TU SOMBRA

Es tan azul tu sombra

que te sigo paso a paso

sin ninguna otra intención

que la de poner a navegar

sobre tu sombra azul

a mis barquitos de papel.

Jairo Aníbal Niño

Colombia

SOCIEDAD DE CONSUMO

Caminamos de la mano por el supermercado

entre las filas de cereales y detergentes

 

 

Avanzamos de estante en estante

hasta llegar a los tarros de conserva

 

 

Examinamos el nuevo producto

anunciado por la televisión

 

 

Y de pronto nos miramos a los ojos

y nos sumimos uno en el otro

 

 

y nos consumimos

Óscar Hahn

Chile

EN UNA ESTACIÓN DEL METRO

Desventurados los que divisaron

a una muchacha en el Metro

 

y se enamoraron de golpe

y la siguieron enloquecidos

 

y la perdieron para siempre entre la multitud

 

Porque ellos serán condenados

a vagar sin rumbo por la estaciones

 

y a llorar con las canciones de amor

que los músicos ambulantes entonan en los túneles

 

Y quizás el amor no es más que eso:

 

una mujer o un hombre que desciende de un carro

en cualquier estación del Metro

 

y resplandece unos segundos

y se pierde en la noche sin nombre

Óscar Hahn

Chile

2 Comentarios

  1. Astrid:
    El amor es la divina energía que anima toda la creación. ¡Cómo no inspirarse en él!
    No cabe duda, que así lo has hecho tú también, para lograr este excelente proyecto.
    ¿Hay algún espacio para las prosas, entre los lectoaperitivos?
    Saludos,
    Saricarmen

    • Muchas gracias, Saricarmen, por tus palabras y apoyo a este Proyecto que, efectivamente, está hecho con mucho amor, ¡cómo si no!
      Por el momento, los lectoaperitivos no incluyen prosa, quién sabe si en un futuro no muy lejano “ampliamos el local” y ofrecemos más mesas con cuentos breves… ¡ojalá! De ser así, sería un gusto enorme incluir tus cuentos también.
      Un abrazo,
      Astrid

Trackbacks/Pingbacks

  1. Lectoaperitivos de poemas a la escuela y el aprender | Lectoaperitivos - [...] encuentras estos dos poemas de Jairo Aníbal Niño en Lectoaperitivos de poemas al amor y otros sentimientos, ¡Cómo [...]

¿Aportes? ¿Comentarios acerca de estos lectoaperitivos? Por favor, déjalos aquí: