Navigation Menu+

¡A jugar! Lectoaperitivos de poemas a juegos y juguetes

post146

EL LEOCAMATÓN

Tiene melena de león,

hocico chato y marrón,

ojitos de camaleón.

Lo he llamado Leocamatón,

bicho alegre como ratón,

con voz grave de lobizón,

que canta siempre una canción

acompañado de acordeón.

Un tanto raro y juguetón,

vive en “Pueblo Imaginación”

donde todo es diversión.

Karina Foderé
Uruguay

¿QUIÉN DA MÁS?

Yo propongo

ve ve ve veinte

dijo la oveja

yo ofrezco

cua cua cua cuarenta

afirmó el pato

¿así? pues yo doy

qui qui qui quinientos

aseguró el gallo

es mu mu mu mucho para mí

se entristeció la vaca.

Y así fue cómo

desde aquella extraña subasta

el gallo se quedó

con el sol.

Edgar Allan García
Ecuador

LOS CINCO

Este es el dedo chiquito

y bonito: al lado de él

se encuentra el señor de anillos;

luego, el mayor de los tres.

Este es el que todo prueba,

y sobre todo la miel.

-¿Y éste más gordo del todo?

-Este, el matapulgas, es.

Amado Nervo

México

INVITACIÓN

Una compañerita

quiero para danzar:

que sea morenita

y que tenga un lunar.

Dame la mano niña

que vamos a cantar

dame la mano niña

que vamos a danzar.

Formemos una ronda:

la ronda del amor.

¡Que dé vuelta la ronda

como una gran flor!

Danza, danza, danza

¡niña!

¡no pierdas el compás!

Danza, danza, danza

¡niña!

¡no te quedes atrás!

Marta Brunet
Chile

ARROZ CON LECHE

Arroz con leche

y azúcar con pan.

¡Qué ronda lironda

el viento y el mar!

Arroz con leche

se quieren casar.

Un sol de naranja

los mira bailar.

El viento le dice:

¿Tú sabes cantar?

Sí… escucha mi acorde

de espuma y de sal.

El viento le dice:

¿Te quieres casar?

Hay boda lironda

del viento y el mar.

Graciela Genta
Uruguay

PLENILUNIO

Una gallina en un arado

puso un huevo colorado

puso 1

puso 2

puso 3

puso 4

puso 5

puso 6

puso 7

puso 8

puso 9

puso 10

puso ¡Puaff!

La Luna.

José Coronel Urtecho

Nicaragua

A

Alba ama la casa blanca,
las calas,
las matas,
las ranas,
las mañanas claras.
Alba canta.
haga [sic] cama, Alba.
la cama sana,
salva,
alarga las alas.
la rata Cata
baja rara a la sala.
tara a la gata blanca,
a la gata flaca,
¡las harta!

él bebe el té de Esther
Nené le ve.
—¡Esther, ven, él bebe el té!
Esther le ve:
—¡qué querés Nené!
es té de él.
el pez debe crecer.
Hebe le ve.
¡crece!  ¡es pez!
¿ves? es pez, Hebe,
¿le ves?
 

 
di sí, Iris.
mi piquillín,
di sí.


— ¿lo corto o lo robo, don?
— lo toco, robo…
— ¿lo robo o no, don?
— lo robo, lo robo…
— ¿Toto o Lolo?
— Lolo no, Toto.  ¡solo, roto, flojo!  ¡lo robo!
— lo conozco, don.
— yo soy otro, hoy.
— lo somos los dos.  lo somos como otros, don.
(oh! olvidé 9 acentos)

U
un urucú,
un urubú,
un urú…
¡uh!

María Teresa Andruetto
Argentina
agua/cero
 

♦ 

—Amigo Antón Pirulero,

¿dónde está la mariposa

que agarró con el sombrero?

—La solté en el naranjal

después de darle un pañuelo,

porque se puso a llorar.

Dora Alonso
Cuba

LA COMETA

¡Qué linda va mi cometa

verde, amarilla y punzó!

Pincel del aire su cara

y su cola de algodón.

La brisa galana pone

vaivén a su corazón

y ella le entrega sus sueños

de pájaro zumbador.

Es más alta que las casas,

del árbol parece flor.

¡Cómo se trepa en el cerro!

¡Qué lumbre le pone el sol!

Nadie la iguala en el vuelo.

¡Se atreve como un halcón!

Sus giros y sus piruetas

son de mágico aviador.

Cuando una nube la mira

se cree que es un picaflor.

¡No hay mariposa más bella

que mi cometa punzó!

El aire me la enamora

y se ha puesto muy veloz,

el aire me la enamora,

¡ay, que ya la enamoró!

Sylvia  Puentes de Oyenard

Uruguay

(punzó:  Color rojo muy vivo)

¡BUEN VIAJE!

Con la mitad de un periódico

hice un buque de papel

y en la fuente de mi casa

va navegando muy bien.

Mi hermana con su abanico

sopla que sopla sobre él.

¡Muy buen viaje, muy buen viaje,

buquecito de papel!

Amado Nervo

México

RONDAS DE NIÑOS

Las madres contando batallas

sentadas están al umbral.

Los niños se fueron al campo,

la roja amapola a cortar.

Se han puesto a jugar a los ecos

al pie de su cerro alemán.

(Los niños del lado de Francia

rompieron también a cantar.)

El canto los montes pasaba.

(El mundo parece cristal.)

Y a cada canción las dos rondas

han ido acercándose más.

La frase del canto no entienden,

mas luego se van a encontrar,

¡y al ver la viviente guirnalda

su llanto va a ser manantial!

Los hombres saldrán en su busca,

y el corro tan ancho será,

que, siendo vergüenza romperlo

riendo en la ronda entrarán…

Después bajarán a las eras

a hacer sin sollozo su pan.

Y cuando la tarde se apague,

la ronda en lo alto estará…

Gabriela Mistral

Chile

¿EN DÓNDE TEJEMOS LA RONDA?

¿En dónde tejemos la ronda?

¿La haremos a orillas del mar?

El mar danzará con mil olas

haciendo una trenza de azahar.

¿La haremos al pie de los montes?

El monte nos va a contestar.

¡Será cual si todas quisiesen,

las piedras del mundo, cantar!

¿La haremos, mejor, en el bosque?

La voz y la voz a trenzar,

y cantos de niños y de aves

se irán en el viento a besar.

¡Haremos la ronda infinita!

¡La iremos al bosque a trenzar,

la haremos al pie de los montes

y en todas las playas del mar!

Gabriela Mistral

Chile

DAME LA MANO

A Tasso de Silveira

Dame la mano y danzaremos

dame la mano y me amarás.

Como una sola flor seremos,

como una flor, y nada más…

El mismo verso cantaremos,

al mismo paso bailarás.

Como una espiga ondularemos,

como una espiga, y nada más.

Te llamas Rosa y yo Esperanza;

pero tu nombre olvidarás,

porque seremos una danza

en la colina, y nada más…

Gabriela Mistral

Chile

En un coro de niños y niñas escuchamos este poema así:

RONDA DEL ARCO-IRIS

A Fryda Schultz de Mantovani

La mitad de la ronda

estaba y no está.

La ronda fue cortada

mitad a mitad.

Paren y esperen

a lo que ocurrirá.

¡La mitad de la ronda

se echó a volar!

¡Qué colores divinos

se vienen y se van!

¡Qué faldas en el viento,

qué lindo revolar!

Está de cerro a cerro

baila que bailarás.

Será jugada o trueque,

o que no vuelve más.

Mirando hacia lo alto

todas ahora están,

una mitad llorando,

riendo otra mitad.

¡Ay, mitad de la rueda,

ay, bajad y bajad!

o nos lleváis a todas

si acaso no bajáis.

Gabriela Mistral

Chile

TODO ES RONDA

Los astros son ronda de niños

jugando la tierra a mirar…

Los trigos son talles de niñas

jugando a ondular…, a ondular…

Los ríos son rondas de niños

jugando a encontrarse en el mar…

Las olas son rondas de niñas

jugando este mundo a abrazar…

Gabriela Mistral

Chile

FARO

¿Está allá el astillero

de los barcos de papel,

o hay cancha

de aterrizaje

para volantines?

Floridor Pérez

Chile

MAMÁ COMPRAME

Mamá comprame el trompo, ya no aguanto

es todo ultragaláctico, importado

tiene diez luces de neón de acero

y veintitrés lanzadores colorados.

Mamá, mamá, todos los chicos tienen,

no puedo ser el-único-sin-trompo,

me arrodillo, suplico, te prometo

lo cuido con mi alma y no lo rompo.

Mamá, ¿ves?, el que tengo ya no sirve,

no gira lasersónico ni imita

las voces de los héroes de la tele,

mejor lo guardo, cansado, en su cajita.

Mamá, el trompo nuevo es fabuloso,

no vas a arrepentirte, te aseguro,

haré todos los días mi tarea

mi cama y los mandados, yo lo juro.

Mirá que sin el trompo quedo solo,

abandonado en medio del recreo,

nadie nunca jamás vendrá conmigo

a jugar con mi viejo trompo viejo.

Dale, porfis, mamá, que yo te quiero

un montón y si llama ahora, viene

el trompo con su estuche y un llavero,

por el mismo valor, mami querida,

más un abrazo infinito para madres

y un decorativo monedero.

Cecilia Pisos

Argentina

(De:  Panzarriba 3, Buenos Aires:  Santillana, 2009)

POEMA PARA JUGAR A LA RAYUELA

Tiro una piedrita,

¡plaf!, a la laguna.

Le da en el ojo a la luna.

Tiro dos piedritas

al aire delgado,

paso al otro lado.

Tiro tres piedritas,

caen a mis pies.

Empiezo otra vez.

Cuando tiro cuatro,

miau, renegro noche,

se me cruza un gato.

Y, del susto, cinco

tiro piedras, brinco.

No paro hasta el seis,

siete, ocho y nueve:

y ahí es cuando llueve.

Salto y llego al diez,

un mar con un pez.

Y el mar borra todo,

la tiza, el recreo:

me quedo parado

en la c de cielo.

Cecilia Pisos

Argentina

MI ROBOT

Con varias latas y tuercas y tornillos,

una tarde un robot me fabriqué.

Después, con una caja de botones,

hice un control para moverlo bien.

El botón rojo activaba la cabeza

para decir que sí y decir que no;

con el verde caminaba apurado;

con el azul, me mostraba el reloj.

Con el botón dorado de mi abuela,

el robot daba pasitos de vals;

y con otro botón bailaba el tango,

con uno, más chiquito, el chachachá.

Puse botones de saltar bien alto,

de embocar la pelota, de contar.

Y puse uno de tirar juguetes,

pero, ¡ay!, se me olvidó el de juntar.

Cecilia Pisos

Argentina

(De:  Panzarriba 1,  Buenos Aires: Santillana, 2009)

LA PELOTA

Si mi pelota está contenta rueda

hasta los pies de otro chico en la vereda

y nos hacemos amigos y un partido

termina y otro enseguida empieza.

Si está enojada conmigo, en cambio, vuelve

hacia un cantero y destruye flores, plantas;

o se esconde en un viejo tronco hueco

y no hay manera de hacer que afuera salga.

Si está aburrida, choca y choca y choca

siempre igualita contra una pared.

Si está contenta, sin que yo la toque,

ella solita se mete en la red.

A la noche, la acuesto y le canto

un arrorró de pelotas y después,

la tapo bien, sino, me toma frío.

Esta pelota es como mi bebé.

Cecilia Pisos

Argentina

10515181_10204143936380050_7985918058978394476_o

Ilustración de Adriana Keselman

Argentina

Aunque originalmente este poema no fue escrito en español, no pude resistir la tentación de incluirlo en el menú…

LA CANICA

La mayor bola del mundo

es fuego; se llama sol,

pero la más conocida

es la de jugar futbol.

Otra bola colorida

que nunca he jugado bien

es de vidrio, la bandida,

canica tenía que ser.

Ricardo Azevedo

Brasil

(Traducido por Susana García)

Para jugar y reír, un poema en clave de jerigonza…

RAPA TONPO CIPI TOPO

Sipe sepe duerpe mepe

Gapa topo Loco copo,

Rapa tonpo cipi topo

quepe sopo ropo epe.

Pepe ropo tanpa topo

quepe sopo ropo epe

quepe sepe duerpe mepe

Rapa tonpo cipi topo.

¡Opo japa lápa quepe

Gapa topo Lopo copo

duerpe mapa máspa quepe

Rapa tonpo cipi topo!

José Sebastián Tallon

Argentina

BAILEMOS LA RONDA

Bailemos la ronda del tinajero

tic-tac

cayó la gota sobre el puchero.

Bailemos la ronda de la gallina

cloc-cloc

puso un huevo bajo la tina.

Bailemos la ronda de la gata

miau-miau

me he lastimado la pata.

Bailemos la ronda del alfiler

cras-cras

como la espina es él.

Velia Bosch

Venezuela

JUEGO

La guinda roja,

buscar, buscar,

entre las hojas,

coral, coral.

El tronco viejo,

gomar, gomar,

el zorzalejo,

brincar, brincar.

El cielo puro,

solar, solar,

es más oscuro,

trepar, trepar.

El suelo negro,

opal, opal,

es rojinegro,

mirar, mirar.

Efraín Barquero

Chile

PATIO DE INFANCIA

A tí Martina y sus animalitos.

¡Oh, pata,

patita, patona,

tu flauta de lata

cómo desentona!

Pequeña

señora de goma,

no fuiste cigüeña,

tampoco paloma.

Incierto

navío de cola,

no llegues al puerto

de la cacerola.

Andrés Sabella

Chile

UN SON PARA NIÑOS ANTILLANOS

Por el Mar de las Antillas

anda un barco de papel:

anda y anda el barco barco,

sin timonel.

De La Habana a Portobelo,

de Jamaica a Trinidad,

anda y anda el barco barco,

sin capitán.

Una negra va en la popa,

y en la proa un español:

anda y anda el barco barco,

con ellos dos.

Pasan islas, islas, islas,

muchas islas, siempre más;

anda y anda el barco barco,

sin descansar.

Un cañón de chocolate

contra el barco disparó,

y un cañón de azúcar, zúcar,

le contestó.

¡Ay, mi barco marinero

con un casco de papel!

¡Ay, mi barco negro y blanco

sin timonel!

Allá va la negra negra,

junto junto al español;

anda y anda el barco barco,

con ellos dos.

Nicolás Guillén

Cuba

Un poema con más de una lectura quizás…

JUGUEMOS, ISMAEL

Miguel, tú te escondiste

una noche de agosto, al alborear,

pero, en vez de esconderte riendo,

estabas triste.

Juguemos, Ismael, a los piratas,

juguemos a los indios y vaqueros,

a policías y ladrones,

con soldados de plástico o de plomo,

con pistolas de lata o de madera,

juguemos y juguemos y juguemos.

Mas no a los escondidos, por si acaso

de pronto ya no puedes encontrarme

aunque te grite a solas, desde lejos.

Y así, qué gracia, digo yo.  Tú dime.

Eliseo Diego

Cuba

GALLINITA CIEGA

Gallinita estaba

presa en su corral,

con la pata atada

en un matorral.

Gallinita cose,

cose un delantal

para su pollito,

que no sabe andar.

Gallinita llora:

“¡Kikirikiká!”

Se ha quedado ciega

de tanto llorar.

Gallinita ciega,

busca en el pajar.

—¡Qué se te ha perdido!

—Aguja y dedal.

—Da tres vueltecitas

y lo encontrarás.

Gallinita ciega

gira sin cesar.

¡Pobre gallinita

se va a marear!

Gloria Fuertes

España

EL LOBO FEROZ

No somos caperucitas,

los tres chanchitos, jamás

y, ¿quién tiene miedo al lobo?

Lobo, lobo, ¿dónde estás?

Tiene dientes afilados

y ojos que miran sin ver,

pero los chicos no temen

si lo ven aparecer.

Anda solo por el bosque

tracatrás y tracatrás.

Y todos los que lo encuentran,

cantan:  Lobo, ¿dónde estás?

Olga Drennen

Argentina

SOMBRAS CHINESCAS

Puroperro es un cachorro

que se mueve en la pared.

Todo huesos, todo sombra

todo, todo, anochecer.

Ladra, ladra, sin sonido,

ladra, ladra y no se ve.

Nadie escucha su ladrido

ninguno sabe quién es.

Puroperro es todo juego

de las manos de mamá.

Cuando las mueve, aparece

cuando las cierra, se va.

Olga Drennen

Argentina

CUANDO FUE

Cuando fue Mambrú a la guerra

mantantirulirulá

una joven farolera

tropezó en San Nicolás.

Buenos días señoría

soy madero de San Juan

y deseaba arroz con leche

ajá já ajá já.

Dos y dos son como cuatro

cuatro y dos parecen seis

arrorró arrorró mi niño

ocho y ocho dieciséis.

Silvia Schujer

Argentina

LA MONARQUÍA

Los reyes

están arriba.

Del trono

nunca se bajan.

Por eso

sólo me gustan

los reyes

de la baraja.

José Luis Díaz Granados

Colombia

TROMPO BAILARÍN

Baila que baila,

mi caballero.

Capa ceñida.

Punta de acero.

Cuando tú bailas

florece el viento

en clavelitos

volantineros.

Zumba que zumba,

mi maromero,

¡Que te mareas!

¡Remolinero!

Ester Feliciano Mendoza

Puerto Rico

(maromero:  2. m. y f. Am. acróbata.   4. m. y f. P. Rico y R. Dom. Persona a quien hay que tratar con cautela.)

LOS TITIRITEROS

Los titiriteros

pasan tiritando

con sus titeritos

jirimiqueando.

Los titiriteros

en sus caballitos

saltan piruleros,

jugando palitos.

Titirititero.

Titirititero.

¡Circo maromero

de mis muñequitos!

José Emilio González

Puerto Rico

(jeremiquear: RAE  1. intr. And. y Am. Lloriquear, gimotear.)

LA BICICLETA

La bici sigue la cleta

por una ave siempre nida

y una trom suena su peta…

¡Qué canción tan perseguida!

El ferro sigue el carril

por el alti casi plano,

como el pere sigue al jil

y el otoño a su verano.

Detrás del hori va el zonte,

detrás del ele va el fante,

corren juntos por el monte

y a veces más adelante.

Allá se va el corazón

en aero plano plano

y con él va la canción

escrita en caste muy llano.

Eugenio Montejo

Venezuela

LETRA PARA LA PRIMERA LECCIÓN DE PIANO

A la una la luna,

a las dos el reloj,

que se casan la aguja

y el granito de arroz.

A la una mi niña

se me puso a llorar

porque el pobre meñique

se cayó en el dedal.

A la una la novia

con el novio, a las tres,

en la cola, la cola

del pianito marqués.

Y se van, a la una

en su coche, a las tres

—caballitos de lluvia,

cochecito de nuez—.

Aquiles Nazoa

Venezuela

BIOGRAFÍA

Con el lápiz del trompo

el niño escribe sobre el polvo

la historia de su vida.

Triunfo Arciniegas

Colombia

VOLANTÍN DE PUEBLO

El niño tenía

una conversación

telefónica con el cielo.

Floridor Pérez

Chile

MI VOLANTÍN ES UNA ESTRELLA

Mi volantín es una nube

que en las tardes

el sol llena de colores.

Mi volantín es una nube

hecha de flores.

Mi volantín es una flor

que florece en primavera;

flor que por el aire

va volando, va volando

como un suspiro cualquiera.

Mi volantín es un suspiro

inquieto, de la brisa;

al remontar va dibujando

pájaros y risas.

Mi volantín es un pájaro

de papel pintado:

quiso huir como si fuera

viento enamorado.

Mi volantín es el viento

lleno de color;

yo lo guardo cuando nacen

las estrellas junto al sol.

Mi volantín es una estrella

que nació al atardecer…

Saúl Schkolnik

Chile

En Poemas para volar

¡VUELA BOLA!

Vuela bola

voladora,

sin miedo

sube hasta el cielo.

Vuela bola

voladora,

que al bajar

te alcanzo al vuelo.

Montse Torrents

España

SÉ HACER, SÉ HACER

Sé hacer, sé hacer

un barquito de papel.

Sé hacer, sé hacer

arañas con un botón

y un camión de cartón.

Sé hacer, sé hacer

caramelos de agua y miel.

Sé hacer, sé hacer

grandes pompas de jabón

y un avión de latón.

Montse Torrents

España

 ♦

LAS BAILARINAS

Una bailarina de papel de seda

sus piernas de alambre estira y arquea.

Una bailarina de papel de plata

anda de puntillas para ser más alta.

Una bailarina de papel pinocho

por dar tantas vueltas se queda hecha un ocho.

Montse Torrents

España

COLUMPIOS

Columpios con niños al atardecer.

Al cielo lo aleja y acerca el vaivén.

Rama del columpio nerviosa y jovial.

Los niños se cimbran de modo frutal.

Los cordeles tocan el azul final.

Los niños regresan de la inmensidad.

Hay un aire tenso, cerros sin andar,

árboles parados, agua sin variar.

Los niños le prestan su fuerza infantil,

y todo el paisaje se pone a vivir.

Aire, cerros, árboles, agua sin variar,

merced al columpio se dan a bailar.

Todo lo que inmóvil parecía estar,

dentro de mí juega como un malabar.

Y yo sin moverme me dejo mecer

en este columpio del atardecer.

Julio Barrenechea

Chile

PEGASOS, LINDOS PEGASOS

Pegasos, lindos pegasos,

caballitos de madera.

Yo conocí, siendo niño,

la alegría de dar vueltas

sobre un corcel colorado,

en una noche de fiesta.

En el aire polvoriento

chispeaban las candelas,

y la noche azul ardía

toda sembrada de estrellas.

¡Alegrías infantiles

que cuestan una moneda

de cobre, lindos pegasos,

caballitos de madera!

Antonio Machado

España

JUANCITO VOLADOR

Juancito quiere volar

sentado en un barrilete.

Sus amigos lo remontan

con su trompo y so bonete.

Se encuentra con una nube,

con una nube muy rubia,

que está bordando un pañuelo

con los hilos de la lluvia.

Juancito sigue volando

y se encuentra con el viento,

que tiene una capa verde

por afuera y por adentro.

Sube un poco más arriba

y se encuentra con la Luna,

que está haciendo una empanada

de caramelo y azúcar.

Sube un poco más arriba

y se encuentra con el Sol,

que tiene un palacio de oro

y está muerto de calor.

Encuentra muchas estrellas

que juegan a la escondida,

y a una palomita blanca

que en el cielo está perdida.

Los árboles lo saludan

cuando Juancito aterriza.

Sus amigos le dan tortas

y su mamá una paliza.

María Elena Walsh

Argentina

CORRE QUE TE PILLO

¡Corre que te corre!…

¡A correr, mi niño,

sobre la hierba verde

y el tomillo!…

¡A correr, que el viento

peinará tus rizos

y las mariposas

bailarán contigo!…

¡Corre que te corre!…

¡Corre que te pillo!…

Se cansó mamita:

corre tu solito.

Ángela Figuera Aymerich

España

LA TOS DE LA MUÑECA

Como mi linda muñeca

tiene un poquito de tos,

yo, que en seguida me aflijo,

hice llamar al doctor.

Serio y callado a la enferma

largo tiempo examinó,

ya poniéndole el termómetro,

ya mirando su reloj.

La muñeca estaba pálida,

yo temblaba de emoción,

y al fin el médico dijo,

bajando un poco la voz:

—Esta tos sólo se cura

con un caramelo o dos.

Germán Berdiales

Argentina

EL RELOJ DE LOS MILAGROS

¡A la Una!

Mi corazón va a la Luna.

¡A las Dos!

Se crispa el mar en su tos.

¡A las Tres!

El Sol se pone al revés.

¡A las Cuatro!

La colmena en mi teatro.

¡A las Cinco!

El horizonte da un brinco.

¡A las Seis!

¡Ni en telescopio me veis!

¡A las Siete!

Mata la fusa al corchete.

¡A las Ocho!

La estrella come un bizcocho.

¡A las Nueve!

Nace una rosa en la nieve.

¡A las Diez!

De mi frente sale un pez.

¡A las Once!

Corto planetas de bronce.

¡A las Doce!

Todo el cielo se descose.

Andrés Sabella

Chile

DOÑA DISPARATE

Doña Disparate,

nariz de batata,

se olvida, se olvida

de cómo se llama.

Se olvida el rodete

detrás de la puerta,

duerme que te duerme

cuando está despierta.

Se quita el zapato,

se pone el tranvía,

bebe la botella

cuando está vacía.

No sabe, no sabe,

y aprieta un botón

para que haya luna

o se apague el Sol.

Oye con el diente,

habla con la oreja,

con un cucharón

barre la vereda.

—¡Señor boticario,

véndame tornillos!

—¡Señor verdulero,

hágame un vestido!

¡Guau! dice el felpudo.

¡Miau! dice la jarra.

¡Que yo soy el perro!

¡Que yo soy la gata!

Doña Disparate,

nariz de merengue,

se “ecovica”, digo,

se equivoca siempre.

María Elena Walsh

Argentina

Con el permiso de Coni Salgado, les comparto este poema juguetón tomado de La Luna Naranja:

LUGARES

En el parque del jardín

hay un árbol gigantesco

que le sirve de morada

a un duendecito travieso.

En el parque del jardín

hay gatos recién pintados

que con ojos picarones

miran para todos lados.

El tobogán nos saluda

con ese olorcito a nuevo

yo me subo a la escalera,

le hago cosquillas al cielo.

En el parque del jardín

hay payasos juguetones

que juegan a la escondida,

se meten en los rincones.

En el parque del jardín

estoy yo, pelito al viento

el sol con sus rayos tibios

llena mi cara de besos.

Pili

Argentina

SIETE MÁS UNO

Siete relojes,

siete semillas,

siete pelotas

y una sombrilla.

Siete burbujas,

siete pañuelos,

siete dedales

y un caramelo.

Siete conejos,

siete alfileres,

siete enanitos…

¡Y Blanca Nieves!

Dora Alonso

Cuba

CABALLO DE PALO

Un caballo de palo

me fabriqué,

con una escoba vieja

que me encontré.

Sobre él todo el día

corro feliz

y no tengo que darle

sal ni maíz.

Óscar de León Palacios

Guatemala

A A A… MI ABUELITA ME DARÁ

A A A… mi abuelita me dará

E E E… una tacita de té

I I I… pan dulce yo le pedí

O O O… pero ella no me lo dio

U U U… ¿me lo quisieras dar tú?

Alma Flor Ada

Cuba

EL MUÑEQUITO DE NIEVE

Muñequito de nieve

bienvenido a mi casa;

por hacerme cosquillas

con tu nariz naranja.

Por esconder mis sueños

bajo tu bufanda,

por barrer con tu escoba

todas las cosa malas.

Y traer las buenas

con tu sonrisa blanca,

por mirarme cada día

con tus ojos de magia.

Por dejarme tu sombrero

hecho de paja,

por abrazarme fuerte

con tus brazos de lana.

Muñequito de nieve

el sol acaricia tu cara,

quédete un ratito

hasta que llegue un hada

y con su varita

no te conviertas en agua.

Muñequito de nieve

¡pero si eres de lana!,

estarás para siempre

en nuestra casa

y con tus ojos pequeños

la llenarás de magia.

Encarni Ruiz Vázquez

España

JUGANDO

–¿Redonda?

–La luna.

–¿Y redondo?

–El sol.

–¿Redonda?

–La bola.

–¿Redondo?

–El balón.

–¿Redonda?

–La fresa.

–¿Redondo?

–El fresón.

–¿Redonda?

–La rosca.

–¿Redondo?

–El roscón.

–¿Redonda?

–La lima.

–¿Redondo?

–El limón.

–¿Redonda?

–La plaza.

–¿Redondo?

–El balcón.

–¿Redonda?

–La torre.

–¿Redondo?

–El reloj.

–¿Redonda?

–Tu cara.

–¿Redondo?

–Mi corazón.

–Tu corazón no es redondo.

–Tú ¿lo ves?

–¡Claro que no!

–Entonces, ¿cómo lo sabes?

–Porque sí.

–¡Vaya razón!

–Es mío y sé que es redondo.

–Pues ya no juego.

–Ni yo.

Ángela Figuera Aymerich

España

MIS AMIGOS

Mi mejor amigo

se llama Vicente,

tiene flequillo

y un chichón en la frente.

Mi mejor amiga

se llama Lucía,

lleva dos coletas

con cinta amarilla.

Si vamos al parque

siempre vamos juntos,

y los tres subimos

al mismo columpio.

Pero al llegar el verano

siempre les echo de menos,

porque se marchan al pueblo

a casa de sus abuelos.

Marisa Alonso Santamaría

España

LA PAYANA

Palomas de colores

parten al cielo

y del cielo me llueven

sobre los dedos.

Venga la piedra,

aunque después la mano

guarde la tierra.

Payana que te juego

por la mañana,

con las piedras azules

que tienen alas.

Se pasa el día,

corazón de mi mano,

con alegría.

Piedrita de la calle

que busqué tanto,

en el aire pareces

flor del verano.

Como campanas,

estas piedras cantoras

de la payana.

Hamlet Lima Quintana

Argentina

Payana, payanca o payaya… ¿Aprendamos –con un experto– cómo se juega?

¿DÓNDE ESTÁ EL CAMPANARIO?

—¿Dónde está el campanario

que estaba aquí?

—No sé –dijo el peluche–, yo no lo vi.

—¿Dónde está el campanario,

cotorrita de cera?

—No está cerca ni lejos,

no está dentro ni fuera.

—Colección de cubitos,

¿dónde está el campanario?

—No sabemos, nosotros estábamos

ordenando el abecedario.

—¿Nadie sabe decir

dónde fue, dónde está?

—Yo lo sé –dijo el tren–:  chu-chu-á, chu-chu-á.

—¿Tú me puedes decir, Tentempié?

—Yo no sé, no lo vi – no lo vi, yo no sé,

ni lo vi – ni lo sé,

ni sé – ni vi,

no – sé,

ni.

Aramís Quintero

Cuba

CABALLO DE PALO

Caballo de palo, corramos los dos.

Galopa en silencio sin bridas ni voz.

No quiero estornudos, relinchos ni tos.

Crucemos callados los campos de arroz.

De mis zapatillas no queda ninguna.

Se fueron saltando tras una aceituna.

Caballo de palo, ¡vamos a la luna,

que he visto las huellas de una!

Aramís Quintero

Cuba

CRISTOBITA

Cristobita:  pobre

muñeca de trapo

del populachero

guiñol de mi barrio.

Pobre Cristobita,

mártir de los palos

de aquel bigotudo

gendarme irritado.

En el tingladillo

–tu Gólgota diario–

mi misericordia

estaba a tu lado.

Ya sé, Cristobita,

que tu alma de trapo

subía a tus ojos

de vidrio pintado,

con una sonrisa,

húmeda de llanto,

cuando yo me iba,

del guiñol, llorando.

Francisco Luis Bernárdez

Argentina

(guiñol:  RAE 1. m. Representación teatral por medio de títeres movidos con las manos.)

UNA VEZ, ÉRASE QUE SE ERA

Érase una niña bonita.

La decían todas ternezas

y le hacían dulces halagos.

Tenía la niña una muñeca.

Era la muñeca muy rubia

y su claro nombre Cordelia.

Una vez, érase que, se era…

La muñeca, claro, no hablaba,

nada decía a la chicuela.

—¿Por qué no hablas como todos

y me dices palabras tiernas?–

La muñeca nada responde.

La niña, enojada, se altera.

Tira la muñeca en el suelo

y la rompe y la pisotea.

Y habla entonces, por un milagro,

antes de morir, la muñeca:

—Yo te quería más que a nadie,

aunque decirlo no pudiera–.

Una vez, érase que se era…

Ramón Pérez de Ayala

España

ROMANCE DE LA INFANCIA

Trompo de siete colores,

sobre el patio de la escuela,

donde la tarde esparcía

sonrisas de madreselvas,

donde crecían alegres

cogollos y yerbabuena,

trompo de siete colores,

mi corazón te recuerda.

Bailabas mirando al cielo,

clavada la púa en tierra.

Fingías dormir inmóvil,

dabas y dabas vueltas,

y florecida en ti mismo

danzaba la primavera,

porque tu cuerpo lucía

pinturas de flores nuevas.

Pedazo de alma fragante

de los peumos de mi tierra,

que parecías un huaso

llevando manta chilena;

al son de tu propia música

–bordoneo de vihuela–

cuando te hallabas cucarro

sabías bailar la cueca.

Arco iris, choapino,

maestro de la pirueta,

elefante diminuto,

caballito de madera;

al huir de nuestras manos

que te ceñían la cuerda,

en la pista semejabas

un carrusel de banderas.

Trompo de siete colores,

mi corazón te recuerda,

y en su automóvil de sueños

a contemplarte regresa.

¡Y qué suavidades tiene

la ruta que el alma inventa

para volver a su infancia

que se quedó en una aldea!

Alejandro Galaz

Chile

(cogollo:  RAE 2. m. Brote que arrojan los árboles y otras plantas.  cucarro:  RAE 1. adj. coloq. Chile. Irregular en el movimiento.  Mareado.  choapino:  RAE 3. m. Chile. Alfombra tejida a mano.)

CABALLITOS

Pegasos, lindos pegasos

caballitos de madera.

Yo conocí, siendo niño,

la alegría de dar vueltas

en una noche de fiesta,

sobre un corcel colorado.

En el aire polvoriento

chispeaba las candelas,

y la noche azul ardía

toda sembrada de estrellas.

Alegrías infantiles

que cuestan una moneda

de cobre, lindos pegasos,

caballitos de madera.

Antonio Machado

Español

JUGUETES

Oso de piel paciente

que la diviertes tanto

con tus grandes orejas

y tus flácidas piernas de trapo,

eres su predilecto,

su juguetito amado.

Se ríe cuando puede tirarte contra el suelo,

y en tu gruesa barriga

vibra gozoso el sonajero…

¡Porque la haces dichosa,

tanto como ella yo te quiero!

Ya saben dar besitos dulcísimos sus labios,

y su boquita oprime

tus mejillas de trapo…

¡Por eso yo te beso

donde ella tantas veces te ha besado!

María Monvel

Chile

¿A QUÉ JUEGAN LOS DINOSAURIOS?

A los dinosaurios les gusta jugar,

cuando hay luna llena, al mandandirundán.

Cogidos del brazo dan saltos graciosos.

“¡Cuidado!”, grita uno.  “¡Soy muy cosquilloso!”

Lindos dinosaurios

verdes y simplones,

tan tiernos, enormes, risueños, glotones.

Pero una cosa

quiero preguntar:

¿por qué a las escondidas les cuesta jugar?

María Luisa Silva

Chile

TROMPO DE SIETE COLORES

Trompo de siete colores,

sobre el patio de la escuela

donde la tarde esparcía

sonrisas de madreselvas,

donde crecían alegres

cogollos de hierbabuena,

trompo de siete colores,

mi corazón te recuerda.

Bailabas mirando al cielo,

clavada la púa en tierra.

Fingías dormir inmóvil

y dabas y dabas vueltas;

y florecida en ti mismo

danzaba la Primavera,

porque tu cuerpo lucía

pintura de flores nuevas.

Pedazo de alma fragante

de los peumos de mi tierra,

que parecías un huaso

llevando manta chilena;

al son de tu propia música

–bordoneo de vihuela–

cuando te hallabas cucarro

sabías bailar la cueca.

Arcoiris, choapino,

maestro de la pirueta,

elefante diminuto,

caballito de madera;

al huir de nuestras manos

que te ceñían la cuerda,

en la fiesta semejabas

un carrusel de banderas.

Trompo de siete colores,

mi corazón te recuerda,

y en su automóvil de sueños

a contemplarte regresa.

¡Y qué suavidades tiene

la ruta que el alma inventa

para volver a su infancia

que se quedó en una aldea!

Alejandro Galaz

Chile

ARANZA

Desde muy pequeña Aranza

juega muy bien al balón,

regatea como nadie

cuando va a meter un gol.

Es popular entre todos

por ser buena futbolista,

en la escuela la conocen

por ser simpática y lista.

Es coqueta y muy traviesa,

y siempre peina sus rizos

mirándose en el espejo

mientras que baila con ritmo.

Con su muñeca Lulú

la gusta jugar en casa,

y da muchos achuchones

a su hermanita Constanza.

Cuando llega de la escuela

siempre la oye la vecina,

va gritando por la casa

del salón a la cocina.

¡Aranza es muy divertida!

Marisa Alonso Santamaría

España

RONDA, LA RONDA

Para Dolors Insa, Biblioteca Pública Cocentaina CiberBiblioteca que nos pone en marcha… todas las mañanas.

Haremos la ronda

hoy por las aceras,

los trenes, las tiendas

o las azoteas.

Por el viento alto

haremos la ronda

y por los senderos

bajo de las frondas.

Por ti y por los otros,

por los que caminan

pensando las nubes,

por los que celebran

el viento y la risa.

Haremos la ronda

¡No tenemos prisa!

María Rosa Serdio

España

MI DRAGÓN

Tengo un dragón escondido

debajo de mi almohada

con el que juego de noche,

acurrucado en la cama.

Es un dragón chiquitito,

apenas mide una cuarta,

pero tiene unos colmillos

afilados como espadas.

Mira con sus grandes ojos,

encendidos como el fuego,

y su larga cola llega

desde la cama hasta el suelo.

Me gusta jugar con él

a imaginar aventuras

en las que gana el dragón

al héroe de la armadura.

Cuando mi dragón sea grande

yo le abriré la ventana,

para que pueda volar

y llevarme a sus espaldas.

Juan Guinea

España

HAY UNA COMETA

Hay una cometa

que flota en el cielo,

muy lejos del suelo

ligera y coqueta.

Hay una cometa

que imita a una nube:

ya baja, ya sube,

jamás se está quieta.

Hay una cometa

de vivos reflejos:

parecen espejos

buscando una meta.

Hay una cometa,

serpiente de espuma,

que deja a la bruma

de sueños repleta.

Antonio García Teijeiro

España

EL ELEFANTE AZUL

Anteanoche he perdido a mi elefante

y parece que se fue lo más campante.

Me contaron que marchó con la jirafa

a buscar algunos discos a su casa.

¿Será cierto que quieren armar bailes

y saltar dando mil vueltas por el aire?

¡Cómo extraño los besos de su trompa

y su juego en la bañera haciendo pompas!

Cuando llega la noche yo lo llamo,

sólo duermo si me toma de su mano…

¡Se me pasa la noche dando vueltas

y los osos de mi cuna se despiertan!

Es entonces cuando mamá me canta

esa canción de gatos que me encanta.

Y me promete que vendrán los abuelos

para traerme otro elefante nuevo.

María Alicia Esain

Argentina

El domingo 11 de mayo de 2014 en su muro de Facebook, la autora Ana Gracia Jaureguiberry publica, “Hablando de que crecí en un boliche donde se juega al truco…”

APOSTAR FUERTE

Si doy un paso atrás

la Vergüenza descorre las cortinas

y sale la inmunda con frases injuriosas

si doy un paso adelante

el Temblor cobarde

me invita paternalista al regreso

No hay marcha atrás

me empuja la Negligencia

de la niña que le gusta coquetear

con atrevidos bebedores de un solo trago

que tienen en una mano el papel

y en la otra palabras que pegan

con saliva aglutinada

Ocupo mi lugar

sostengo las cartas y sudo

ponen sobre la mesa gruesos fajos

apuestan hasta el delirio

no me queda otra que aceptar el juego

Rápidos de lengua

dicen quiero con firmeza

se lanzan con una rapidez que abruma

las reglas están claras

no se puede levantar el lápiz

ni mover la hoja

ni pensar se puede

hay que lanzar la idea cruda

o cocida por el propio fuego

Tienen diccionarios en las venas

la Desolación me hace un guiño

espera ansiosa mi retirada

palpa la Transpiración

el tintinear de las últimas monedas

y entra la Lucidez escoltada del Coraje

vestido de gala a sabiendas

que cuando él aparece es una fiesta

Mis contrincantes se sostienen como garrapatas

piso las uñas que arañan la mesa

y grito falta envido a lo que resta de vida

Ni la grapa los salva de la Palidez

ninguno quiere perder la vida por un verso

pero ya es tarde para invitar a la Razón

los abandoné yertos junto a la fría Cordura

y me fui transportada en una hoja de poemas

Van a reventar la Envidia

don Previsible y la Mesura

cuando se enteren que me animé a vivir

trazando piruetas en el aire.

 Ana Gracia Jaureguiberry

Argentina

VOLANTÍN

Volantín de los niños, alto sobre los pueblos, más allá

de las campanas.

Tulipán de papel, sujeto con humo, decoras el azul

ardiendo:

Y cómo vuelas, grave y audaz, como enfermándote.

Padre de la flecha, no te espantan las palomas y te

paras encima de tu arco gozoso.

Viento feliz, hinchas la cuerda que sostiene el juguete

y ayudas a encumbrar estos frágiles sueños.

Mariposa desgraciada, conducida por el viento, atraída

por el hilo.

Gota de color, flor hechiza, entusiasmo de mis ojos.

Hacia donde arranca el sonido de las campanas, hacia

donde mi amiga está con su triste sonrisa, o más allá

aún, donde nadie me espera.

Lejos, lejos y ardiendo, alto sobre los pueblos, lejos,

lejos aún.

Vuelas, flor de papel, sostenida con humo, en el cielo

apresurado.

Pablo Neruda

Chile

FAUNA

Que salte el conejo,

que baile el ratón,

en la rueda, rueda

de San Borombón.

Que el cordero baile,

que ruja el león,

y gire la rueda

de San Borombón.

La rana de lata

y el pez de latón,

ruedan en la rueda

de San Borombón.

El tigre de goma,

la osa de algodón,

salten en la rueda

de San Borombón.

Y toda la fauna

de goma y latón,

del lobo al cordero,

del gato al ratón,

del pez a la rana,

del tigre al león,

rueden en la rueda

de San Borombón.

Yolanda Lleonart

Uruguay

RUNRÚN

Runrún de mi infancia,

tensión de risa,

zumbido de moscardón,

arrullo de cordel.

Encuentro de botones

del costurero de mi abuela,

cordel del cajón de la cocina,

fabricado con manos de niño.

Runrún de mi infancia,

cuántas horas te llevaste

batiendo el aire

en ritmo elástico,

bramante como un ave,

veloz zumbador.

Una competencia en decibeles

se escucha en el patio,

mientras cae la tarde

de un verano abrasador.

Cecilia Beuchat

Chile

TRES MUCHACHAS ME ENCONTRARON

Tres muchachas me encontraron,

y encontré:

Una, Dos y Tres.

Las tres muchachas más lindas

que he visto en toda mi vida.

De sus nombres, ¡madre mía!,

me olvidé.

Una, Dos y Tres.

Estaban las tres jugando

al juego de “Cómo y cuándo”,

o al “Florón”, o a “Dando y dando”…

ya no sé.

Una, Dos y Tres.

Yo las miré y me miraron.

Quise jugar, me dejaron,

y todo el tiempo me hablaron

a la vez.

Una, Dos y Tres.

No supe dónde vivían

ni pensé que yo querría

verlas de nuevo otro día.

No pensé.

Una, Dos y Tres.

Aramís Quintero

Cuba

ESTAS NIÑAS NO SE ACUERDAN

Estas niñas no se acuerdan

ya de mí.

Antes nunca eran así.

Antes siempre me buscaban,

fuera de noche o de día.

De día, la dulcería.

De noche, cuentos de hadas,

o si no, contar estrellas.

Ya son grandes, dicen ellas

(yo sigo siendo chiquito).

Ya no tienen un ratico

para mí.

Antes nunca eran así.

Aramís Quintero

Cuba

CON COLA DE RONDA

A María Cristina Ramos, mi amiga.

La ratona tiene

la cara redonda,

las caderas anchas

y una cola larga

para armar la ronda.

Con su larga cola

la ratona elige

a cada rondante.

No acepta desplantes

y poco le exige.

Tres favores pide:

que bailen la ronda

como mejor puedan,

con alma de rueda

y ganas de alondra;

los miedos escondan

y encanten la suerte;

la mano primero

de sus compañeros

sostengan muy fuerte.

Detrás de los lentes

la ratona finge

no estar enterada

de sus artimañas.

Con ojos de esfinge

su cola restringe

a enlazar el talle

de la buena gente,

ésa en que presiente

corazón de valle.

Husmea en las calles.

En casas y en frondas,

y con su oportuna

sonrisa de luna

dirige las rondas.

Griselda Gálmez

Argentina

LOS SUEÑOS DE LUNA LUNITA

Con abrazos de chocolate

y alguno de nata,

sueña Luna Lunita

al ver a los niños piratas.

Unen sus manos

y juegan con las olas,

se sienten como hermanos

escuchando a las caracolas.

Sacan del cofre a la Luna

y la llevan a la orilla,

le cantan canciones

y le dibujan una sonrisa.

Luna Lunita brilla

fuera del cofre rojizo.

A los niños mira

con un hechizo.

Con sus ojos los encandila

y vienen a su lado,

de nata y chocolate

le dan un abrazo.

Todos van a hablar

con sus mamás y papás,

quién sabe si pronto

a Luna Lunita liberarán.

Encarni Ruiz Vázquez

España

PESCADOR

Barriletes

meteretes

trepan

suben

como anzuelos

al revés

para

pescar

una nube

que tenga

brillo

de pez.

Laura Devetach

Argentina

LAS SIERRAS CORDOBESAS

Aserrín aserrán

que las sierras cordobesas

se ponen a cortar nubes

y les nieva en la cabeza.

Laura Devetach

Argentina

 ♦

DOÑA PEPA LA PELOTA

Doña Pepa, la pelota,

vio a la luna reflejada.

Le quería dar un beso

y en el agua se mojaba.

Doña Pepa, la pelota,

el beso no pudo dar,

olvidó que todavía

nadie le enseñó a nadar.

Un sapito que paseaba

la sacó de la laguna.

Con paciencia le decía:

“En el cielo está la luna”.

Carla Dulfano

Argentina

EL HUECO DE LA MONTAÑA

Esta es la historia

de la gran montaña

que no tiene

ni un pelo de pasto.

La montaña tiene un hueco

y en el hueco vive un cuis

que dice que se va

que dice que se queda

porque esta es la historia

de la gran montaña.

La montaña tiene un hueco

y en el hueco vive un cuis

que dice que se queda

que dice que se va.

¿Qué hará?

Laura Devetach

Argentina

UNA CAJA LLENA DE

Yo iba con esta caja llena de

Por un caminito me encontré con,

que llevaba un.

Abrí la caja y le ofrecí mis.

Me dijo:

—¡Qué lindo!  ¡Qué fantástico!  ¿Puedo?

Dije que sí.

Por el caminito se fue feliz, llevándose mis

en su.

Y aquí está la caja, que quedó vacía.

Por favor, póngale algo

porque tengo que ir por un caminito

con mi caja llena de.

Laura Devetach

Argentina

UNA CAJA LLENA DE

Con mi caja llena de

y silbando una canción

al andar por un camino

sin querer me encontré con.

Y saca saca que saca

de mi caja llena de

nos fuimos por esos mundos

más verdes que no sé qué.

Mi caja quedó vacía

como media del revés

por favor pónganle cosas

para que yo pueda ser

el que tenía una caja

una caja llena de.

Busca que busca que busca

para llenarla otra vez

yo me voy los caminos

ahora le toca a usted.

Laura Devetach

Argentina

POZO REDONDO

Érase un pozo redondo

réquete hondo

pozo sin fondo.

Tiro un poema

tiro un papel

que van cayendo

y van a caer

en el pozo hondo

redondo

sin fondo

¿quién lo dibujó?

Laura Devetach

Argentina

ESCALA

¡Atención!  ¡Atención!

Un-dos-tres-cuatro.

¡Arriba el telón!

Uno-dos-tres.

Con traje negro

recita un pez.

Un-dos-tres-cuatro.

Versos pescados

para el teatro.

Tres-cuatro-cinco.

¡Versos mojados!

¡Yo pego un brinco!

Seis-siete-ocho.

Pez con corbata

color bizcocho.

Nueve y diez

¡El pez artista

no tiene pies!

Once y doce.

Con sus aletas

se pone en pose.

Doce-once-diez.

Todos los versos

dice al revés.

Nueve-ocho-siete.

Cuando termina

se va a un banquete.

Seis-cinco-cuatro.

Lleno de peces

está el teatro.

Tres-dos y uno.

Llega Don Gato…

¡¡¡Queda ninguno!!!

Elsa Isabel Bornemann

Argentina

QUIEN ENTIENDA DE CABALLOS

Quien entienda de caballos

que lo aclare de una vez:

¿a qué raza pertenece

el caballo de ajedrez?

No le gusta el campo,

no sabe comer,

ni lleva herraduras

ni puede correr.

¿Qué caballo es ese…?

¿Qué caballo es?

Dora Alonso

Cuba

¿Qué les parece probar dos Lectoaperitivos distintos, especiales? ¿Un par de poemas en jerigonza?

RAPA TONPO CIPI TOPO

Sipi sepe duerpe mepe

Gapa topo Lopo copo,

Rapa tonpo cipi topo

quepe sopo ropo epe.

Pepe ropo tanpa topo

quepe sopo ropo epe

quepe sepe duerpe mepe

Rapa tonpo cipi topo.

¡Opo japa lápa quepe

Gapa topo Lopo copo

duerpe mapa máspa quepe

Rapa tonpo cipi topo!

José Sebastián Tallón

Argentina

RIPIMANPADOPO CONPO ELPE REPELOJPO

Apa lapa upunapa

sapalepe lapa lupunapa.

Apa laspa dospo

suepenapa elpe repelojpo.

Apa laspa trespe

salpatapa unpu pezpe.

¿Puepedespe sepeguirpi túpu?

María Cristina Laluz

Uruguay

11 Comentarios

  1. ¿Sabes que tengo el vinilo ORIGINAL de “El mundo del revés” de Mª Elena Walsh? Y, por tanto, todos sus habitantes me los canto desde que era nena por arte y suerte de unos tíos que vivían en Buenos Aires cerquita del Parque Chacabuco…el de Osías.
    ¡Mundo chiquito este que rueda,
    gira que gira y da otra vuelta!
    Mundo de sueños y de ilusiones.
    Mundo de niños y de canciones.

    Cosa mía de ahora para luego y para todos.
    Mª Rosa Serdio

    • Qué suerte esa mezcla de poesía, cariño y recuerdos, todo en un vinilo… :)

      • Hoy he trasladado las canciones infantiles desde la entrada original “Lectoaperitivos de canciones y poemas a juegos y juguetes” a una nueva entrada llamada “Lectoaperitivos que se cantan: Canciones infantiles de autor”. Sin embargo, he dejado aquí el comentario de nuestra querida María Rosa Serdio con relación a las canciones de María Elena Walsh.
        ¡Les espero en la otra mesa!

  2. Puedo ver los vídeos pero no escucharlos, imagino que será problema mío,

    Un verdadero lujo leer a María Elena Wals, Gloria Fuertes, Machado, Gabriela Mistral. y tantos otros y poder compartir con todos ellos. Felicidades por ésta página.
    Muchas gracias.
    Un abrazo desde Segovia.
    Marisa Alonso

    • Muchas gracias, Marisa! Imagínate yo, cómo me siento, disponiendo las mesas, llenando los vasos, con lo mejor de lo mejor que va llegando al Menú para simplemente compartirlo… Un tremendo honor! Una enorme alegría!
      Así es que, una vez más, gracias a ti por “preparar” delicias hechas verso, y dejarme ponerlas en lectoaperitivos.
      Un abrazo!

  3. Gracias de nuevo Astrid, creo que Aranza se sentirá muy feliz. Un abrazo en nombre de las dos.

    • Muchas gracias a la autora y a quien inspiró esos versos, Marisa y Aranza. Otro abrazo para ambas!

    • ¡Qué bueno, Patty! Muchas gracias por pasar a esta mesa y disfrutarla con nosotros, ¡te esperamos de vuelta!

  4. este es inventado por mi emanuel arturo caceres r:se llama :amor mio:amor mio eres como el sol que iluminas mi corazon y con tu mirada muero de amor. amor mio eres mi vida el dia que te vayas me quedo sin vida amor mio eres cariñosa cada ves que suspiro pienso en ti amor tu eres una hermosura cuando te veo pienso que veo una rosa vives en mi corazon hasta el dia en que muera eres fantastica eres mi dulzura eres mi pacion no te cambio por ningun otro amor. dedicado para mi madre luz stella ramires l

    • ¡Qué bonita declaración de amor, Luz! ¡Felicidades al poeta y a la musa! Lo comparto en la mesa ¡A celebrar! Lectoaperitivos de poemas a las fiestas, como un lindo homenaje para todas las madres. Por favor mándame más datos del autor (edad y nacionalidad).
      Muchas gracias por este aporte, saludos,
      Astrid

¿Aportes? ¿Comentarios acerca de estos lectoaperitivos? Por favor, déjalos aquí: