Navigation Menu+

Estera una vez… Matutines o Principios de cuentos en verso

post140

Había una vez, en un reino muy lejano…

En España, comenzarían así…

Para saber y contar y contar para aprender…

Y en Guatemala…

Han de estar y estarán…

En Chile, de la tradición popular…

Estera y esterilla, cónquiles por la orilla

estera y esterones, cónquiles por los rincones

pan y afrecho pa’ las hijas de ña Jecho

pan y harina pa’ la vieja Catalina

no l’ echo más chacharachas porque esta vieja es muy borracha

ni se las dejo de echar, porque de todo ha de llevar.

Estera una vez…

Estera y mantillas

para comer frutillas.

Si no le gusta el versito

para abrir el apetito

valga la buena intención

y escúcheme con atención.

Estera una vez…

Estera un padre que tenía dos hijos

uno era más grande y el otro más chico.

Estera una vieja que se llamaba Victoria

se murió de vieja y se acabó la historia.

Y después de un largo trecho

entro ahora con el pie derecho.  Estera una vez…

Estera y esta nuera doña Juana Tijera

de media caña y de caña entera.

Al fin del año plantó un castaño

cazó un conejo y le salió viejo.

Pan y comía pa’ las monjas de Floría

pan y vino pa’ las monjas del camino

pan y miel pa’ las monjas de San Rafael

pan y sal pa’ las monjas del arenal.

Yo no me meto con monjas, dijo doña Toronja

yo no me meto con frailes, dijo Pedro Urdemales

yo no me meto con el rancho, dijo el chancho

pásenme el sombrero, dijo el carnero

pásenme la guitarra, dijo la chicharra

al pasar el río me dio mucho frío

al pasar pal’ otro lao, me encontré un pelao

sapito chocoy, por aquí voy

sapito rulengo, por aquí vengo

varillita de culén, por aquí voy bien

va a salir la luna, no sé quién está en ayuna.

Estera una vez…

Para saber y contar y contar para aprender

aserrín, aserrán, los maderos de San Juan

los de Roque, alfandoque

los de Rique, alfeñique

triqui, triqui, triqui, tra

Estera una vez…

Estera y esterita para secar peritas,

estera y esterones para secar orejones,

no le echo más chacharachas,

porque la vieja es muy lacha,

ni le dejaré de echar

porque de todo ha de llevar.

Y estera…

Para saber y contar es necesario escuchar

arado, punta y mancera para arar por la ladera

arado, punta y puntilla, para arar por las orillas

estera y esteritas para adornar casitas

estera y manteles para comer pasteles

estera y mantequillas para comer sopaipillas

si no le gusta el versito para abrir el apetito

valga la buena intención y óiganme con mucha atención.

Estera una vez…

(mancera)

Arado, punta y mancera

para arar por la ladera,

escuchen con atención…

Para saber y contar y contar para saber

estera y esteritas para sacar peritas

estera y esterones para sacar perones

ándate por aquella orilla, sombrero de sopaipilla

ándate por aquel rincón, sombrero de sopaipillón

ataja, ataja, sombrero de paja

arrea, arrea, sombrero de grea’

para el buen combate, bombilla con mate

no les echo más matutines, pa’ dejarlos pa’ los fines

pero no les dejaré de echar, porque de todo ha de llevar

pan y queso para el diablo leso

pan y leche para el diablo de la Meche

pan y jabón para el diablo del rabón

pan y harina pa’ las monjas Capuchinas

pan y pan pa’ las monjas de San Juan

pan y vela, pa’ tu abuela. Estera una vez…

A contar para saber y saber para contar;

pan y harina pa las capuchinas:

son poquitas y bailan bien

y se arriman al malambo

como moscas a la miel.

Éste es que era…

Para saber y contar y contar para saber

estera una perra muerta que no quería comer

y yo como estaba vivo, me sabía defender.

Tiro y tiro por encima de los vestíos

tajo y tajo por encima de los refajos.

Estera una vez…

Allá por los tiempos en que las culebras andaban paradas

y los animales hablaban, había una vez…

Allá por los tiempos en que las culebras andaban paradas

y las lagartijas con chaleco, había una vez…

Escuchar para aprender

aprender para contar

y contar para enseñar.

El que no sabe que aprenda.

Que los compre el que los venda

zapatón, zapatita

¡ay! que me duele la patita.

Había una vez…

Para saber y contar y contar para saber

estera y esterita, para secar peritas

estera y esterones, para secar orejones

no l’ echo los matutines pa’ dejarlo pa’ los fines

ni se los dejo de echar, porque de todo ha de llevar

pan y queso pa’ los tontos lesos

pan y vino pa’ los monjes capuchinos

pan y pan pa’ las monjas de San Juan

pan y afrecho pa’ los burros de ña Jecho

y pan y cebá pa’ los queno saben ná.

Estera una vez…

Contar para enseñar,

escuchar para aprender,

zapatón, zapatito,

para saltar la cerquita.

Estera una vez…

Para saber y contar y contar para saber,

pan y harina para las hijas de Doña Catalina,

pan y afrecho para la señora Quecho,

pan y mitá para la vieja pelá.

Me voy por una orilla, darle varilla;

me voy por un rincón, darle orejón;

me voy por el medio, haciéndome remedio;

me voy por el cogollo, haciéndome el rollo;

me voy por la Quincha, haciéndome huincha.

No le eche tantas chacharachas,

porque la vieja es muy pilla,

ni se las deje de echar,

porque de todo ha de llevar:

pan y pan para las monjas de San Juan,

pan y harina para las monjas Capuchinas,

pan y queso para los tontos lesos.

Fin del principio y principio del fin.

¡Atención!

Albahaca y yerbabuena

el cuento va a empezar,

retamo, cedrón y menta

mi niña lo va a escuchar.

Contar para enseñar,

contar para aprender,

érase una vez…

Has de saber y has de entender que era…

Has de saber y has de entender

que quien hizo la cera

hizo la miel

y los panalitos tambien…

No sé cuántos años hace,

ni en qué lugar del mundo

sucedieron estas cosas,

ni para el cuento hace el caso.

Con que a escuchar y aprender,

para saber y contar…

Allá por los tiempos de entonces

y en lugares muy remotos…

Cuentan los que lo vieron,

yo no estaba,

pero me lo dijeron…

Esto es verdad

y no miento,

como me lo contaron

te lo cuento.

En la tierra del olvido

donde de nada nadie se acuerda,

había una vez…

4 Comentarios

  1. Hola Astrid:
    Felicidades por tu blog. Ya tengo más recursos con él.

    Besos desde Barcelona, un poema de Goytisolo y la versión cantada de Paco Ibáñez.

    Érase una vez
    un lobito bueno
    al que maltrataban
    todos los corderos.

    Y había también
    un príncipe malo,
    una bruja hermosa
    y un pirata honrado.

    Todas estas cosas
    había una vez.
    Cuando yo soñaba
    un mundo al revés.

    José Agustín Goytisolo

    • ¡Muchas gracias, Isa! Me lo llevo eso sí a una entrada que se me había quedado en el tintero, la de “Principios de cuento en verso de autor.” A ver si seguimos agregando lectoaperitivos por ahí también 😉
      Un abrazo,

  2. no entendi pero fome nose pero yo tengo una mejor hace muchichisimo tiempo

¿Aportes? ¿Comentarios acerca de estos lectoaperitivos? Por favor, déjalos aquí: