Navigation Menu+

Lectoaperitivos de haikus (con sushi)

post121

Hoy no me alegran

los almendros del huerto.

Son tu recuerdo.

Jorge Luis Borges

Argentina

Un haiku, en términos muy simples, es una forma de poesía tradicional japonesa, de ahí el guiño en el título de estos lectoaperitivos. Leemos en la Wikipedia, “es un poema breve, generalmente formado por tres versos de cinco, siete y cinco moras respectivamente. Comúnmente se sustituyen las moras por sílabas cuando se traducen o componen en otras lenguas. La poética del haiku generalmente se basa en el asombro y el arrobo que produce en el poeta la contemplación de la naturaleza.”  Les invito entonces a tomar sus palitos nuevamente y continuar paladeando estos exquisitos lectoaperitivos de haikus.

La vieja mano

sigue trazando versos

para el olvido.

Jorge Luis Borges

Argentina

Lejos un trino.

El ruiseñor no sabe

que te consuela.

Jorge Luis Borges

Argentina

La luna nueva

ella también la mira

desde otro puerto.

Jorge Luis Borges

Argentina

¿Es un imperio

esa luz que se apaga

o una luciérnaga?

Jorge Luis Borges

Argentina

Una campana

tan sólo una campana

se opone al viento.

Mario Benedetti

Uruguay

Conforme truena

los oídos del bosque

se vuelven hojas.

Mario Benedetti

Uruguay

Como fantasma,

vuela sonámbula

la mariposa.

Martha Riva Palacio Obón

México

Un árbol silba.

Las hadas-luciérnagas

cabalgan en él.

Martha Riva Palacio Obón

México

Los peces brincan

y la luna se ríe.

¡No la alcanzan!

Martha Riva Palacio Obón

México

La lluvia cae.

Un trueno, un silencio…

la gente corre.

Martha Riva Palacio Obón

México

Tuerce, retuerce

el viento arcoíris

los rehiletes.

(Rehilete:  De rehilar, zumbar.  RAE 1. m. Flecha pequeña con una púa en un extremo y papel o plumas en el otro, que se lanza por diversión para clavarla en un blanco.)

Martha Riva Palacio Obón

México

Mar-espejo:

Peces tornasolados

vuelan al cielo.

Martha Riva Palacio Obón

México

Gato-corazón:

Ronronea, palpita…

¡No quiere dormir!

Martha Riva Palacio Obón

México

Barca-medusa,

por la Vía Láctea

se desliza.

Martha Riva Palacio Obón

México

En mi garganta,

millones de cometas

me hacen reír.

Martha Riva Palacio Obón

México

En una jaula,

una sirena canta.

¡Es mi tristeza!

Martha Riva Palacio Obón

México

En YouTube he encontrado este atractivo material que combina “Haiku, guitarra y tango”, como dice su creador, Héctor Tierno de Uruguay.  Muuuchos haikus de Mario Benedetti para degustar.

 A continuación, transcribo algunos de los haikus de Mario Benedetti incluidos en el video y en los comentarios de Héctor Tierno:

Quien lo diría

los débiles de veras

nunca se rinden.

Mario Benedetti

Uruguay

La caracola

me deja en el oído

viejos pregones.

Mario Benedetti

Uruguay

La poesía

dice honduras que a veces

la prosa calla.

Mario Benedetti

Uruguay

Óyeme oye

muchacha transeúnte

bésame el alma.

Mario Benedetti

Uruguay

La muerte invade

de vez en cuando el sueño

y hace sus cálculos.

Mario Benedetti

Uruguay

No sé tu nombre

sólo sé la mirada

con que lo dices.

Mario Benedetti

Uruguay

Si me mareo

puede que esté borracho

de tu mirada.

Mario Benedetti

Uruguay

Qué astuto el mar

si antes hubo sirenas

quedan las colas.

Mario Benedetti

Uruguay

Las añoranzas

son menos añoranzas

cerca del río.

Mario Benedetti

Uruguay

Cuando mis ojos

se cierran y se abren

todo ha cambiado.

Mario Benedetti

Uruguay

El río avanza

con los cisnes estáticos

y vanidosos.

Mario Benedetti

Uruguay

Nos van dejando

sin árboles sin ubres

sin fe sin ríos.

Mario Benedetti

Uruguay

La caracola

me deja en el oído

viejos pregones.

Mario Benedetti

Uruguay

Después de todo

la muerte sólo es un síntoma

de que hubo vida.

Mario Benedetti

Uruguay

Cuando anochece

se estremecen los pinos

y no es de frío.

Mario Benedetti

Uruguay

La calle asciende

por la ventana abierta.

Yo la saludo.

Mario Benedetti

Uruguay

Oscuro unánime.

Sólo queda un farol

que pide auxilio.

Mario Benedetti

Uruguay

Cuando diluvia

pienso que está cayendo

el mar de arriba.

Mario Benedetti

Uruguay

El cocodrilo

y el sauce llorón lloran

de puro vicio.

Mario Benedetti

Uruguay

Son manos locas

de pianista o de herrero

las que nos hablan.

Mario Benedetti

Uruguay

Drama cromático.

El verde es un color

que no madura.

Mario Benedetti

Uruguay

Las plantas oyen.

Si uno las lisonjea

se hinchan de verde.

Mario Benedetti

Uruguay

Me siento viejo

pero el zorzal es joven

y me provoca.

Mario Benedetti

Uruguay

En cofre nuevo

guardé los sentimientos.

Perdí la llave.

Mario Benedetti

Uruguay

Se despidieron

y en el adiós

ya estaba la bienvenida.

Mario Benedetti

Uruguay

TORPE

Perdí anoche

el canto de aquel grillo.

Se me calló.

Cecilia Pisos

Argentina

B

Hambre de risas.

La Luna está en tu boca

cuando sonríes.

Mar Benegas

España

D

Delicadeza:

no grites, no la asustes,

es mariposa.

Mar Benegas

España

E

Hay esperanza:

la flor entre el asfalto,

la primavera.

Mar Benegas

España

L

Mar de sonidos.

En la lengua, palabras.

Rompen las olas.

Mar Benegas

España

M

Con nuestras manos

abrir todas las jaulas.

Vuelan las aves.

Mar Benegas

España

O

Solo dos ojos

y cabe todo el cielo,

¿cómo es posible?

Mar Benegas

España

P

Piel.  Es la casa

de todas las caricias.

Abre la puerta.

Mar Benegas

España

Y

La hierba.  Yacer.

Las nubes como cuadros

siguen pasando.

Mar Benegas

España

Z

Zozobrar, sí.

A veces la deriva

te lleva a puerto.

Mar Benegas

España

(zozobrar: RAE  1. intr. Dicho de una embarcación: Peligrar por la fuerza y contraste de los vientos.  2. intr. Perderse o irse a pique. U. t. c. prnl.  4. intr. Estar inquieto o desazonado por la inseguridad respecto de algo o por la incertidumbre sobre lo que conviene hacer.)

Baja de moral,

la paloma blanca

busca ilusionista.

Javier Fonseca

España

Tienes diez días.

Ya has vivido diez vidas

de mariposa.

Javier Fonseca

España

¡La mariposa!

Mira cómo abanica a

la primavera.

Javier Fonseca

España

 ♦

Fumando en pipa,

el portero elegante

barre la puerta.

Javier Fonseca

España

 ♦

Busco tus besos

relamiendo mis labios,

en mis bostezos.

Javier Fonseca

España

 ♦

Siento tu ausencia.

Otoño concentrado

cada domingo.

Javier Fonseca

España

 ♦

Cuando te vas

tus jirones se quedan

en mis ventanas.

Javier Fonseca

España

Mira: el corazón

que dices odiar tanto

también palpita.

Javier Fonseca

España

Abrir el día

Como abre las alas

el ruiseñor.

María Rosa Serdio

España

El nombre propio

ese primer vestido

que uno no elige.

María Rosa Serdio

España

No quiero evitar decir que éste, ¡me encanta!:

Toda mañana

para manos expertas

es primavera.

María Rosa Serdio

España

Fluyen palabras

por el ojo secreto

de la esperanza.

María Rosa Serdio

España

 ♦

Entre palabras

un instante de ayer

en el no tiempo.

María Rosa Serdio

España

Irrumpe vivo

Algún signo de magia

en la mañana.

María Rosa Serdio

España

HaikusCisne

Un cisne mudo,

en el espejo del agua,

dibuja un tres.

Dolors Todolí Bofí

España

Fotografía de Ferran Turmo i Gort

Rompe el azul,

planeando lentamente,

a cielo abierto.

Dolors Todolí Bofí

España

Hoy todo cabe

En la serena luz

El ave es libre.

María Rosa Serdio

España

Sin prisa alguna

incuba cada otoño

más primaveras.

María Rosa Serdio

España

Sobre la luz

Noticia de mudanzas

Manda el otoño.

María Rosa Serdio

España

 ♦

Volvió la lluvia

Amanece el color

Sobre nosotros.

María Rosa Serdio

España

 ♦

Escribo otoño

y el arrendajo llama

desde los sotos.

María Rosa Serdio

España

(sotos:  RAE 1. m. Sitio que en las riberas o vegas está poblado de árboles y arbustos.)

Para que conozcan al arrendajo, al menos de la variedad común, les dejo este vídeo:

Cuál de las hojas

será la liberada

Incertidumbre.

María Rosa Serdio

España

Amaneciendo

sobre el río del día

pasa tu nombre.

María Rosa Serdio

España

Solo el instante

es medida de tiempo

de la libélula.

María Rosa Serdio

España

Quise decir quién era

Aquel día no vino el ruiseñor

hoy solo el mirlo.

María Rosa Serdio

España

 ♦

Mañana de humo

el silencio reinante

toca el reloj.

María Rosa Serdio

España

 ♦

HAIKUS DE OTOÑO

En el otoño

las hojas amarillas

se difuminan.

Cierran sus párpados

las hojas del otoño.

¡Quieren dormir!

Tarde ambarina:

olmos, chopos, álamos.

Fuego de hojas.

Luz del Olmo

España

HAIKUS DE INVIERNO

Pájaros comen

en el parque nítido

migas de sol.

En la niebla gris

me llenas de tristeza

¡ábol desnudo!

El pueblo solo

de mi vieja Castilla

huele a invierno.

Luz del Olmo

España

A cada paso

el camino recuenta

su maravilla.

María Rosa Serdio

España

 ♦

LIBÉLULAS

Efímero instante,

en el silencio más puro,

de un rayo de sol.

Dolors Todolí Bofi

España

ARAÑA

La  agalenatea

espera el crepúsculo

de la mosca.

Dolors Todolí Bofi

España

(agalenatea redii de Ferran Turmo i Gort)

Cuerpo olvidado

la idea nueva late

resurrección.

María Rosa Serdio

España

 ♦

Procedes de lo hondo.

Ama profundo

Eres misterio.

María Rosa Serdio

España

 ♦

Suena el reloj

un aroma a nostalgia

por la cocina.

María Rosa Serdio

España

No es la ola

la que falta en la orilla

hoy es su sombra.

María Rosa Serdio

España

Un niño busca

La semilla del tiempo

Su corazón

María Rosa Serdio

España

Era nostalgia

de la nieve caída

sobre la playa.

María Rosa Serdio

España

Esperada tú

sobre las tierras altas

reina del agua.

María Rosa Serdio

España

El trueno abre

la caja de los sueños

Es tradición.

María Rosa Serdio

España

64834_540008369365811_347148851_n

Sobre un sueño

la hora de los campos

de centáurea.

María Rosa Serdio

España

(centáurea)

Sobre la arena

corazón de la tarde

lenta que sueña.

María Rosa Serdio

España

Rama desnuda

El latir de la tarde

sobre la senda.

María Rosa Serdio

España

Un guiño leve

suspendida en el tiempo

primera mariposa.

María Rosa Serdio

España

 ♦

Sobre su esencia

la palabra leída

revive y vuela.

María Rosa Serdio

España

406353_548573141842667_81460360_n

Sobre la nieve

la huella de tus pasos

que te persigue.

María Rosa Serdio

España

Pasa la nieve

bajo su manto dulce

raíz que sueña.

María Rosa Serdio

España

574885_552823421417639_1537137574_n

Poquito a poco

llegando el azul a ti

por la mañana.

María Rosa Serdio

España

735065_556102961089685_1442920168_n

Tanta la nieve

que ni toda la luz

le quita el frío.

María Rosa Serdio

España

Una palabra

que complete la vida

una palabra.

María Rosa Serdio

España

Te ofrecería

un regalo de sol

tras tanto invierno.

María Rosa Serdio

España

 ♦

Con esta muy linda composición, Marilis Álvarez nos presenta este delicioso haiku de María Rosa Serdio

21243_431005353724904_5889448782590719653_n

Así la primavera

abriendo las entrañas

bajo la tierra.

María Rosa Serdio

España

Según el día

el mundo te señala

color o negra.

María Rosa Serdio

España

Di lo que sueñas

el viento ya se encarga

de liberarlo.

María Rosa Serdio

España

Eternidad

noche dorada cúpula

bajo el tilo.

María Rosa Serdio

España

Contemplo el ginkgo

esperando el regalo

su rama libre.

María Rosa Serdio

España

Así despacio

desplegándose libre

siendo hoja de té.

María Rosa Serdio

España

Poder soñar

ese instante perfecto

en el bolsillo.

María Rosa Serdio

España

Solos los pasos

un instante de luz

en el anciano.

María Rosa Serdio

España

En un suspiro

el tiempo se atraviesa

en la mañana.

María Rosa Serdio

España

Hay en la tarde

anuncio por palabras

sobre la mesa.

María Rosa Serdio

España

 ♦

Hacia lo alto

un camino de adentro

espacio y tiempo.

María Rosa Serdio

España

 ♦

Surco la línea

Y sobre este horizonte

el día es nuevo.

María Rosa Serdio

España

A paso lento

Asoman los deseos

En mariposas.

María Rosa Serdio

España

Cosas de casa

Paisajes en el rostro

de la costumbre.

María Rosa Serdio

España

Deja su oro

para que tú dispongas

Gyngko biloba.

María Rosa Serdio

España

1513858_697187246981255_553600961_n

Con trino sabio

entretejiendo el viento

un verdecillo.

María Rosa Serdio

España

Últimos frutos

Al paso de las aves

Ciclos de vida.

María Rosa Serdio

España

La noche borda

en los sueños queridos

Estrellas altas.

María Rosa Serdio

España

tumblr_mcc5jiqN2m1rtczoro1_500_large

Tendido en las horas

tu sueños cautivos

se liberarán.

María Rosa Serdio

España

Sobre el estanque

he lanzado mi caña

pescando el aire.

María Rosa Serdio

España

Es pleno día

Y ya en mi corazón

laten estrellas.

María Rosa Serdio

España

1525372_703097329723580_122770616_n-1

Delicadeza

como de nube tardía

una bandada.

María Rosa Serdio

España

Al viento sur

el árbol del silencio

abre su mundo.

María Rosa Serdio

España

 ♦

A propósito de la Fiesta de Reyes…

1606837_702954723071174_382999792_n

Rastros del tiempo

En la arena del alma

Las tradiciones.

María Rosa Serdio

España

 ♦

1483361_706365026063477_235053599_n

Están heridas

paradas en la nada

unas palabras.

María Rosa Serdio

España

 ♦

Con una ilustración de Ana Castelbón, María Rosa Serdio se inspira y dice…

1559258_706093732757273_471469633_o

Ya no es el hoy

No sueño aún mañanas

Soy su camino

María Rosa Serdio

España

 ♦

1524775_704407486259231_88360749_n

Nada más cerca

el vuelo de la luz

entre las ramas.

María Rosa Serdio

España

 ♦

Bajo la lluvia

La imagen de la vida

recién escrita.

María Rosa Serdio

España

 ♦

15073_711606788872634_292933152_n

Esta obra del genial Salvador Dalí a María Rosa Serdio le evoca…  

Todo en el aire

Silencio de las líneas

en el espacio.

María Rosa Serdio

España

 ♦

61501_712787395421240_1401477818_n

Vientre de nube

viajan las esperanzas

sobre la arena.

María Rosa Serdio

España

 ♦

Bellísimos y delicados mandalas hechos con tinta china inspiran a nuestra María Rosa Serdio

1003465_486432574769223_1137551269_n

Alguien escribe

El destino del hombre

Sobre las piedras.

María Rosa Serdio

España

 ♦

Del ilustrador mexicano Gabriel Pacheco:

1532046_713112448722068_1206703989_n

Instante leve

allá donde la sombra

se queda muda

María Rosa Serdio

España

 ♦

Hay una fuente

allá donde tu sueño

baila en palabras.

María Rosa Serdio

España

La llamarada

de aquel ciruelo sabio

en la nevada.

María Rosa Serdio

España

Sabe la noche

Que los dos florecemos

En la palabra.

María Rosa Serdio

España

El día abre

Ventana al dulce viento

Vuela un recuerdo.

María Rosa Serdio

España

Paso. Tú ahí

un perfecto guardián

Entre las sombras.

María Rosa Serdio

España

Será la sombra

También de suave rosa

O solo un tiempo.

María Rosa Serdio

España

El viento azota

El año en ramas muerto

Y trina el ave.

María Rosa Serdio

España

Cita el poeta

Donde brota la vida

En el almendro.

María Rosa Serdio

España

Solo el silencio

me yergue sobre el día

llora guitarra.

María Rosa Serdio

España

colorsofautumn02

Alfombra el día

Tanto tesoro malo

Para uno solo.

María Rosa Serdio

España

21659

Por un instante

en lo alto del ginkgo

sola la urraca.

María Rosa Serdio

España

1505307_708718735828106_1561099813_n

Imagínatelo

Ahora en ese instante

Todo es posible.

María Rosa Serdio

España

 ♦

A la hora justa

la puerta abre un segundo

único y libre.

María Rosa Serdio

España

1525728_708284909204822_1881172265_n

Inspirada en esta obra del pintor uruguayo Miguel Ángel Núñez, María Rosa Serdio se inspira y nos dice…

Materia y formas

un instante perfecto

antes del ruido.

María Rosa Serdio

España

Era atalaya

hogar de oro del mirlo

y pasó el viento.

María Rosa Serdio

España

1492642_690806684285978_218826628_o

La vida emerge

con su música interna

sobre las ruinas.

María Rosa Serdio

España

(Fotografía tomada en Cotorraso, Langreo, España)

1472001_690219551011358_1270408387_n

En la tormenta

un abrazo de otoño

Últimas lámparas.

María Rosa Serdio

España

 ♦

Contradicción.

Todas son este año

hojas perennes.

María Rosa Serdio

España

Solo la noche

en el camino abre

su sentencia.

María Rosa Serdio

España

 ♦

1469917_683108871722426_1668150585_n

La despedida.

Sobre el amanecer

voló la garza.

María Rosa Serdio

España

Se asoma el cierzo

al paso de las horas

en la ventana.

María Rosa Serdio

España

(cierzo:  RAE 1. m. Viento septentrional más o menos inclinado a levante o a poniente, según la situación geográfica de la región en que sopla.)

Mensaje cierto

al final de la niebla

para orientarse.

María Rosa Serdio

España

Nieve en la cumbre

en el corazón

la luz de agosto.

María Rosa Serdio

España

Como un milagro

en el gris de la tarde

blanco ciruelo.

María Rosa Serdio

España

En el camino

inesperado y nuevo

cada suspiro.

María Rosa Serdio

España

Aun en otoño

no dejan de volar

las primaveras.

María Rosa Serdio

España

 ♦

1461880_672914932741820_1368851559_n

Entre estaciones

prefiero la hoja tierna

que dice otoño.

María Rosa Serdio

España

Llega la hora

el sonido del gong

abre las almas

María Rosa Serdio

España

Ordena el día

las horas que los hombres

piensan suyas.

María Rosa Serdio

España

 ♦

10001456_745881648778481_451505375_n

Pétalo sí no

Segundo suspendido

pasos de arena.

María Rosa Serdio

España

 ♦

Abrir abril

Los murmullos recitan

Sus renaceres.

María Rosa Serdio

España

 ♦

Suerte del mago

al paso del viajero

la bellorita.

María Rosa Serdio

España

(bellorita)

10157136_10202588840019454_1190030359_n

Un fuego fatuo

corazón de la tierra

para tus labios.

María Rosa Serdio

España

No tiene prisa

la espina que se esconde

bajo la rosa.

María Rosa Serdio

España

Recuerdo a A. Palacio Valdés

Cada mañana

Es ayer y más tarde

Para el poeta.

María Rosa Serdio

España

Estoy cerca de ti

bajo la luna llena

farol silente.

María Rosa Serdio

España

Bajo la lluvia

La imagen de la vida

recién escrita.

María Rosa Serdio

España

La noche baja

Con vestido de brumas

sobre los hombres.

María Rosa Serdio

España

Este silencio

mejor que las palabras

sobre la escarcha.

María Rosa Serdio

España

La vida rueda

en un campo de horas.

La despedida.

María Rosa Serdio

España

10155505_744981275535185_1482062281_n

Aún lo ves

el pinzón de la infancia

sobre tu rama.

María Rosa Serdio

España

1903986_744166468949999_2041887365_n

Puesta de sol

en la solapa vive

cada mañana

María Rosa Serdio

España

Te las regreso

aleteando el vacío

esas palabras.

María Rosa Serdio

España

 ♦

Preciso instante

Entre lluvia y silencio

Revelación.

María Rosa Serdio

España

Huellas de letras

cantos de golondrina

en esta tarde.

María Rosa Serdio

España

Abre tus alas

Descubre entre tus plumas

gotas de magia.

María Rosa Serdio

España

Un pensamiento

acaricia la mañana

desde la tarde.

María Rosa Serdio

España

Todo es presente

al abrir la mañana

como un recuerdo.

María Rosa Serdio

España

Una mirada

el cielo me sonríe

rama de tilo.

María Rosa Serdio

España

Florece siempre

en instantes robados

la primavera.

María Rosa Serdio

España

 ♦

En cada puerta

la señal más feliz

de la certeza.

María Rosa Serdio

España

 ♦

Suma la suerte

espuma de los días

el sol sonríe.

María Rosa Serdio

España

Tal vez el mundo

decidió reunirse

sobre la mesa.

María Rosa Serdio

España

Sorpresa dulce

la belleza que anida

Pausa y silencio.

María Rosa Serdio

España

Y con la brisa

mensaje del cerezo

ante mis pies.

María Rosa Serdio

España

Arriba en vuelo

las horas que celebran

nuestra existencia.

María Rosa Serdio

España

10014662_751481964885116_2403682603434794734_n

Flor de la noche

el silencio se alegra

sobre las ramas.

María Rosa Serdio

España

Manda el recuerdo

en el aire del norte

feria de abril.

María Rosa Serdio

España

El viento crea

la libertad salvaje

crines del mar.

María Rosa Serdio

España

Voces del patio

fresca edad de cerezas

en el recodo.

María Rosa Serdio

España

Desde el gris

la promesa que tiembla

en la amapola.

María Rosa Serdio

España

Composición de una amiga de Lectoaperitivos, la española Marilis Álvarez, para otro bello haiku de María Rosa Serdio

10985255_416921665133273_3465019772132352129_n

Elige rutas

El mañana sostiene

Alas y versos.

María Rosa Serdio

España

A mediodía

inventa jaulas de aire

La mariposa.

María Rosa Serdio

España

En la tormenta

un sueño que abrigaba

desde otra vida.

María Rosa Serdio

España

1969387_765636790136300_3797067839047648551_n

En mi solapa

una cuna de mirlos

luna en el aire.

María Rosa Serdio

España

Árboles.  Sombras.

Pájaros en revuelo.

Nubes que lloran.

Juan Cervera Sanchís

España

La lluvia sigue,

sigue y sigue y no cesa.

Mi pluma escribe.

Juan Cervera Sanchís

España

Viste la lluvia

las húmedas laderas

de flores rubias.

Juan Cervera Sanchís

España

Un colibrí

reaviva la esperanza

en el jardín.

Juan Cervera Sanchís

España

La lluvia empaña

los temblantes cristales

de la ventana.

Juan Cervera Sanchís

España

La lluvia juega

con los sueños del aire.

Collar de perlas.

Juan Cervera Sanchís

España

Las nubes pasan

malheridas de adioses

y mudas lágrimas.

Juan Cervera Sanchís

España

Veo llover,

amor, pensando en ti.

Vuelvo a nacer.

Juan Cervera Sanchís

España

La lluvia insiste.

Sigue y sigue insistiendo.

Mi amor persiste.

Juan Cervera Sanchís

España

De pronto siento

que tú y yo somos lluvia

y tierra y cielo.

Juan Cervera Sanchís

España

Somos tú y yo

lluvia que canta y vive

sembrando amor.

Juan Cervera Sanchís

España

Saltan las ramas

del naranjo dormido

gotas sonámbulas.

Juan Cervera Sanchís

España

En el camino

la semilla se asienta

sobre el misterio.

María Rosa Serdio

España

El día azul

en la pradera flor

liba el instante.

María Rosa Serdio

España

En cada centro

la luminosidad

en el latido.

10330366_768785316488114_4735456310151670846_n

María Rosa Serdio

España

Una semilla

sueño de otro pasado

pequeña brizna.

María Rosa Serdio

España

Árbol de sol

bailan cuatro pájaros

Luce el verano

María Rosa Serdio

España

Bajo la tierra

la semilla dormita

Late una flor

María Rosa Serdio

España

Planeta tierra

La casa que nos lleva

En su tiovivo

María Rosa Serdio

España

Dando gracias

sabe la luz caminos

entre las ramas.

María Rosa Serdio

España

Iré a nidos

solo el amor conoce

el vuelo del mañana.

María Rosa Serdio

España

Bandera blanca

en los pozos profundos

habla la tarde

María Rosa Serdio

España

Ayer verano

invierno todo hoy

Mañana tú.

María Rosa Serdio

España

Quizá mañana

la nave de los sueños

llegue a tu casa.

10325274_773089252724387_3627655500936809538_n

María Rosa Serdio

España

Ciclos del alma

Vista al horizonte

Nube que pasa.

María Rosa Serdio

España

Todo despierta

El sonido del viento

Flautas de niebla.

María Rosa Serdio

España

Suenan pisadas

entre el gris y la lluvia

pasos de mayo

10362574_776013295765316_3277700818767869429_n

María Rosa Serdio

España

Voy enhebrando

en un hilo de seda

la primavera.

María Rosa Serdio

España

Lluvia de nuevo.

Las campanas de ayer

fueron milagro.

María Rosa Serdio

España

Para Ana Rueda

Tiempo de amor

en el instante mismo

de la palabra.

María Rosa Serdio

España

Voy de puntillas

regando con silencio

mi única flor.

María Rosa Serdio

España

En estos ojos

se posan los pájaros

Otros pájaros

María Rosa Serdio

España

Tiempo en el filo

la ciudad a los pies

del tigre blanco.

María Rosa Serdio

España

Días de lágrimas

el brillo de las hiedras

en el camino.

María Rosa Serdio

España

Luciérnagas

en las altas almenas

flor de eucalipto

María Rosa Serdio

España

La tarde cierra

con un broche de mirlos

cada enramada

María Rosa Serdio

España

Por todo el valle

luce enaguas de encaje

luz de saúco.

10462996_783945821638730_6482067641202866834_n

María Rosa Serdio

España

No pidas más

el viento favorable

Pasa la nube

María Rosa Serdio

España

Ahora frutos

en el recuerdo vivo

aroma y flor.

María Rosa Serdio

España

Velada presencia

solo el camino sabe

de las ausencias.

María Rosa Serdio

España

Trenes parados

Mariposa amarilla

Plena de vuelo.

María Rosa Serdio

España

Ofrece el día

la posibilidad

ser roca o ala.

María Rosa Serdio

España

En los jardines

planea una mirada

pluma en la brisa.

María Rosa Serdio

España

Porfía la libélula

por prender su cruz transparente

en la rama desnuda y trémula…

José Juan Tablada

México

En la estación

un anciano durmiendo.

¡Y tanta luna!

Liria Miyakawa

Argentina

Ante nosotros

mañana el horizonte

estará mudo.

María Rosa Serdio

España

Llueve en la ciudad:

resplandecen los viejos

techos de teja.

Andrés Fisher

Chile

Llueve despacio

sobre la casa vieja.

Cruje el misterio.

Juan Cervera Sanchís

España

 ♦

HAIKUS DE LOS SUEÑOS DE LA LUNA

Sobre la espuma

del agua azul del río

sueña la luna.

La luna sueña

que en sus sueños reviven

bosques y selvas.

Sueña la luna

que es agua azul y río

y blanca espuma.

De sueño en sueño

la luna sueña y sueña

que es sueño y cielo.

Sobre la espuma

del agua azul del río…

¡Quién fuera luna!

Juan Cervera Sanchís

España

Leves pisadas

en la casa vacía…

tan sólo el viento.

Liria Miyakawa

Argentina

Perfecto instante

la tierra entera rueda

hoy por tu sangre.

María Rosa Serdio

España

Algo me han dicho

la tarde y la montaña.

Ya lo he perdido.

Jorge Luis Borges

Argentina

En el desierto

acontece la aurora.

Alguien lo sabe.

Jorge Luis Borges

Argentina

La vasta noche

no es ahora otra cosa

que una fragancia.

Jorge Luis Borges

Argentina

¿Es o no es

el sueño que olvidé

antes del alba?

Jorge Luis Borges

Argentina

Callan las cuerdas.

La música sabía

lo que yo siento.

Jorge Luis Borges

Argentina

Oscuramente

libros, láminas, llaves

siguen mi suerte.

Jorge Luis Borges

Argentina

Desde aquel día

no he movido las piezas

en el tablero.

Jorge Luis Borges

Argentina

La ociosa espada

sueña con sus batallas.

Otro es mi sueño.

Jorge Luis Borges

Argentina

El hombre ha muerto.

La barba no lo sabe.

Crecen las uñas.

Jorge Luis Borges

Argentina

Ésta es la mano

que alguna vez tocaba

tu cabellera.

Jorge Luis Borges

Argentina

Bajo el alero

el espejo no copia

más que la luna.

Jorge Luis Borges

Argentina

Bajo la luna

la sombra que se alarga

es una sola.

Jorge Luis Borges

Argentina

Sobre tu pecho

donde laten secretas

mudas palabras.

María Rosa Serdio

España

En tu palabra

los caminos del tiempo

hacia la magia.

María Rosa Serdio

España

Ese momento

Antes de la invasión

Tan solo el canto.

María Rosa Serdio

España

Puerta al verano

el otoño se anuncia

mengua la luna.

María Rosa Serdio

España

Sobre el cristal

pasa su sombra libre

gozo del vuelo.

María Rosa Serdio

España

Perfecto instante

la tierra entera rueda

hoy por tu sangre.

María Rosa Serdio

España

Pasos de noche

el tul pesca en la luz

tus sueños libres.

María Rosa Serdio

España

Camino al sur

en las manos oculto

flores de lino.

María Rosa Serdio

España

Solo un pasaje

desde la realidad

a lo posible.

María Rosa Serdio

España

Paseo crujiente

el cristal de los días

cayó del árbol.

María Rosa Serdio

España

Un aleteo

y se paró la tarde

tras la ventana.

María Rosa Serdio

España

La tienda abre

al paso de la luna

grandes rebajas.

María Rosa Serdio

España

Cada mañana

aventando semillas

libres vilanos.

María Rosa Serdio

España

(vilano:  RAE 1. m. Apéndice de pelos o filamentos que corona el fruto de muchas plantas compuestas y le sirve para ser transportado por el aire. 2. m. Flor del cardo)

Todo anotado

vive el papel de nuevo

con su secreto.

María Rosa Serdio

España

Solo las huellas

en este sin palabras

de la jornada.

María Rosa Serdio

España

En estas costas

recorriendo la arena

leo el futuro.

María Rosa Serdio

España

Os dejo en ella

En sus brazos la noche

se queda corta.

María Rosa Serdio

España

Marilis Álvarez acompaña los versos de María Rosa Serdio

11111144_461878607304245_2896161135222477918_n

Así en la vida

es el agua quien sabe

moler el tiempo.

María Rosa Serdio

España

10521945_804730106226968_8688197726831081603_n

Sobre la tarde

avistando el mañana

como una idea.

María Rosa Serdio

España

Fotografía de Fernando Ficetti

Avena loca

humildad del bambú

en los baldíos.

María Rosa Serdio

España

(baldío:  wR adj. Terreno que no se cultiva o no da fruto)

Yendo de paso

albergue de palabras

pan como viático.

María Rosa Serdio

España

In memoriam viajeros del accidente ferroviario en Angrois, Santiago de Compostela el 22 de julio de 2013…

Y cada noche

aromas de la voz

pasan recuerdos.

María Rosa Serdio

España

Algunas noches

los pájaros se posan

en mi sueño.

María Rosa Serdio

España

Tarde de agosto

a la orilla de río

soy solo huellas.

María Rosa Serdio

España

Clama el milano

la tormenta se acerca

sin esperanza.

María Rosa Serdio

España

(milano)

Y en lo más alto

vigilante pausada

la luna llena.

María Rosa Serdio

España

10549269_817915634908415_5381822067423606364_o

Pausa en azul

los ojos agradecen

este reposo.

María Rosa Serdio

España

Todo silencio

y pasos de la lluvia

por el tejado.

María Rosa Serdio

España

A través de mi querida amiga María Rosa Serdio, pude conocer y compartir con ustedes los Haikus de Aldeanueva del autor español José Luis García Martín.  Les invito a paladear estos bellos haikus con sabor a nostalgia de infancia…

ADÁN

Qué triste suerte

la de Adán, que fue hombre

y no fue niño.

José Luis García Martín

España

ARENA

Mi vida es esto.

Un puñado de arena.

Y sopla el tiempo.

José Luis García Martín

España

BESO

Toda la noche

sin dormir, en la cama.

Aguardo un beso.

José Luis García Martín

España

CANICA

Con cuánta fuerza

Dios lanzó la canica

del universo.

José Luis García Martín

España

CASA

Llamo a mi casa

y al abrirme la puerta

no me conozco.

José Luis García Martín

España

COMETA

Siempre la infancia,

cometa que alza el viento,

ancla en la tierra.

José Luis García Martín

España

CONSUELO

Casa Consuelo.

Olores y sabores

ultramarinos.

José Luis García Martín

España

DEPRISA

“Más, más deprisa”,

grita Dios al tiovivo

del universo.

José Luis García Martín

España

DESVÁN

En el desván

florecen las semillas

que no he plantado.

José Luis García Martín

España

DUDA

 Hay quien lo duda.

¿Fui niño alguna vez?

Lo sigo siendo.

José Luis García Martín

España

ESCONDITE

Niño que fui,

¿dónde te has escondido,

que no te encuentro?

José Luis García Martín

España

FIESTA

Fiesta en la plaza.

La alegría es la misma,

otros los niños.

José Luis García Martín

España

HORMIGAS

Bota gigante

que aplasta ejércitos,

bota de niño.

José Luis García Martín

España

HUMO

 Humo en el aire,

mi vida en estas calles

se desvanece.

José Luis García Martín

España

JUEGO

 Ahí está siempre,

donde juegan los niños,

el paraíso.

José Luis García Martín

España

LETRAS

A, eme, o, erre…

Deletreo en las nubes

catón de infancia.

José Luis García Martín

España

(catón:  RAE 1. m. Libro compuesto de frases y períodos cortos y graduados para ejercitar en la lectura a los principiantes.)

NIÑO

 Llévame a casa,

niño que una vez fui.

Ando perdido.

José Luis García Martín

España

NOMBRE

Tan orgulloso.

Hoy ha escrito su nombre

por vez primera.

José Luis García Martín

España

OJOS

Aquellos ojos

que miraban las nubes

en este instante.

José Luis García Martín

España

 OLMO

Junto a la escuela

aún sigue el olmo aquel

tan machadiano.

José Luis García Martín

España

ONZA

Manjar de dioses,

el pan y aquella onza

de chocolate.

José Luis García Martín

España

PIEDRAS

Junto palabras

como cuando era niño

piedras del río.

José Luis García Martín

España

PLAZA

Plaza del pueblo.

Sigo jugando solo

en un rincón.

José Luis García Martín

España

PUERTA

Abres la puerta,

tantos años después,

y me sonríes.

José Luis García Martín

España

RISAS

¿Son las de entonces

estas risas de ahora?

Son las de siempre.

José Luis García Martín

España

ROSA

Qué bien que hueles,

rosa nunca cortada,

en la memoria.

José Luis García Martín

España

TIOVIVO

Vueltas y vueltas

los días con sus noches,

otro tiovivo.

José Luis García Martín

España

10495821_336237433201697_7413952169316266368_o

Dando gracias

sabe la luz caminos

entre las ramas.

María Rosa Serdio

España

In memoriam Federico García Lorca.

Te pienso entonces

Todo el ahora

se me llena de lluvia.

María Rosa Serdio

España

Era verano

ayer en cada hoja

cruje hoy la sombra.

María Rosa Serdio

España

Euforia del agua

Mientras nace la fiesta

Calma el bambú.

María Rosa Serdio

España

En la tormenta

abrumada de verdes

flor de saúco.

María Rosa Serdio

España

Hierve el café

su voz se acerca a mí

en otras voces.

María Rosa Serdio

España

Limpia la luz

Estrenándose nueva

Después del trueno.

María Rosa Serdio

España

En un suspiro

del corazón del aire

primera rosa.

María Rosa Serdio

España

Rey de los aires

y de todas las naves

puro verano.

María Rosa Serdio

España

En cada nombre

permanece un misterio

Sube al desván.

María Rosa Serdio

España

 Transfórmate hoy

abre las alas

al libro del camino.

María Rosa Serdio

España

10407629_1544521469095764_718138412764655078_n

En estas costas

recorriendo la arena

leo el futuro.

María Rosa Serdio

España

10629826_835840743115904_5171581840577969638_n

Al tiento suyo

el tiempo se suspende

y ruge el mar.

María Rosa Serdio

España

 ♦

En el naranjo

la redondez eterna

de los planetas.

María Rosa Serdio

España

 ♦

Sobre la acera

el zapato perdido

que iba al parque.

María Rosa Serdio

España

Cantábrica mar

despertar en tus labios

beso de madre.

María Rosa Serdio

España

En el camino

nadie muere de otoño

es ley de paso.

María Rosa Serdio

España

Ante la vida

ser un junco en el viento

simple tarea.

María Rosa Serdio

España

Pelota con mar

Aquí donde vivimos

Sueña el delfín

María Rosa Serdio

España

Las luciérnagas

bailan en mis pupilas

Pasa una risa

María Rosa Serdio

España

Orilla eterna.

Esperando a la luna

en pleno día

María Rosa Serdio

España

Está la luna

Es tarde para el día

que sigue rumbo

María Rosa Serdio

España

Todo es ahora.

No preciso adivinar

otro momento

María Rosa Serdio

España

Huido el hoy

adelanto mi paso

hacia el ahora.

María Rosa Serdio

España

Entre las notas

está la verdadera

y abre tu mundo.

María Rosa Serdio

España

Más larga noche

estrellas para armar

tu pentagrama.

María Rosa Serdio

España

Todo en el ser

aspira a lo sencillo

rama y estera.

María Rosa Serdio

España

Vuelve el camino

a mostrarme los pasos

Y canta un grillo.

María Rosa Serdio

España

A su compás

latían en la tarde

sólo granadas.

María Rosa Serdio

España

Un 13/1 a las 13:31, María Rosa Serdio escribe…

La persistencia

ese don de las hojas

en el temblor.

María Rosa Serdio

España

…y a las 22:22…

10834903_909562655743712_5139503886689824635_o

No es reloj

el que marca el latido

aquí y ahora.

María Rosa Serdio

España

Tiro del cabo

la mañana se ofrece

grises y lanas.

María Rosa Serdio

España

Como en un sueño

alacenas del tiempo

en primavera.

María Rosa Serdio

España

10885218_912254615474516_5825845553176032487_n

La maravilla

a orilla del camino

otra mañana.

María Rosa Serdio

España

Día de nieve

ese silencio limpio

en la enramada.

María Rosa Serdio

España

Cuando la gota

echa a suertes tu día

la vida pasa.

María Rosa Serdio

España

Aun en la lluvia

suspendiendo las horas

las mariposas.

María Rosa Serdio

España

Pasan las horas

El ciruelo un reloj

que da las cinco

María Rosa Serdio

España

Buscándote,

he hallado tu silencio

en las manzanas.

María Rosa Serdio

España

Año del tigre

Era hermosa la noche

Habló el amor.

María Rosa Serdio

España

En la ladera

prímulas amarillas.

Y pasa enero.

María Rosa Serdio

España

Dulce helada hoy.

Triste sol de la tarde.

Paz de la nieve.

María Rosa Serdio

España

Otra canción

se acomoda a otros pasos

es otro día

María Rosa Serdio

España

10929237_914447608588550_614399409342510322_n

Madre cantábrica

late tu luz interna

fiel a la cita.

María Rosa Serdio

España

Una delicada composición de la española Marilis Álvarez para los bellos versos de María Rosa Serdio.  ¡Muchas gracias!

10410837_405239469634826_1678257925410691256_n

Crujen los pasos

el alma se acompasa

música nueva.

María Rosa Serdio

España

Márgenes vivas

ya en el rumor del agua

la primavera.

María Rosa Serdio

España

 Nuevamente, de la española Marilis Álvarez, estas preciosas composiciones para dos haikus de María Rosa Serdio

13584_408672682624838_5583602009085460859_n

Buscando alas

dos palomas arrullan

la tarde calla.

María Rosa Serdio

España

10246489_411258219032951_3656026178909997163_n

 

Hora que pasa

en el sueño que sueñas

está el camino.

María Rosa Serdio

España

 ♦

Se paró el tren

Sobre el tiempo amarillo

la mariposa.

María Rosa Serdio

España

 ♦

La tarde bulle

en silencio de hormigas

horas de tierra.

María Rosa Serdio

España

En un instante

la puerta giratoria

y es otro mundo.

María Rosa Serdio

España

 ♦

Tras la nevada

esperar los milagros

cuando amanezca.

María Rosa Serdio

España

 ♦

…y también de Marilis Álvarez, esta maravilla para un haiku de Teresa Delgado Duque
10968317_411634985661941_8377125399558956017_n

 

Abrir los ojos

contemplando la vida

cerrar el tiempo.

Teresa Delgado Duque

España

LA ARAÑA

Recorriendo su tela

esta luna clarísima

tiene a la araña en vela.

  José Juan Tablada

México

LOS GANSOS

Por nada los gansos

tocan alarma

en sus trompetas de barro.

José Juan Tablada

México

LA TORTUGA

Aunque jamás se muda,

a tumbos, como carro de mudanzas,

va por la senda la tortuga.

José Juan Tablada

México

EL MURCIÉLAGO

¿Los vuelos de la golondrina

ensaya en la sombra el murciélago

para luego volar de día…?

José Juan Tablada

México

LA CARTA

Busco en vano en la carta

de adiós irremediable,

la huella de una lágrima…

José Juan Tablada

México

En el deshielo

permanece el ensalmo

y su cadencia.

María Rosa Serdio

España

 ♦

Es cada día

un momento de juego

amor o sueño.

María Rosa Serdio

España

 ♦

Por el camino

un color de misterio

anda conmigo.

María Rosa Serdio

España

 ♦

Unilateralmente

Alfabéticamente

porque quiero.

María Rosa Serdio

España

 ♦

De la española Marilis Álvarez, esta composición para el haiku de María Rosa Serdio

983855_414480785377361_5251267118389643016_n

Arte de magia

los planetas orbitan

hoy en tu palma.

María Rosa Serdio

España

 ♦

Hoy no es que llueva.

El cielo llora en mí.

Gracias al cielo.

María Rosa Serdio

España

 ♦

Inspiradoras, despertando todos los sentidos, nuestras queridas Marilis Álvarez y María Rosa Serdio

11066776_425281500963956_4485489256505251118_n

 

Usé mi lengua

y robé los sabores

de un paraíso

María Rosa Serdio

España

 ♦

Está el camino

disponiendo la ruta

a Primavera.

María Rosa Serdio

España

 ♦

Crecen mis alas

la noche me ha tejido

campo de vuelos.

María Rosa Serdio

España

El caracol es lento.

Se nota que en su casa

no existe el tiempo.

Leibi Ng

República Dominicana

En esta lluvia

un lugar para el alma

dentro de casa.

María Rosa Serdio

España

De forma natural

en lo perfecto

vuela la sombra.

María Rosa Serdio

España

Una vez más juntas, desde España, Marilis Álvarez y María Rosa Serdio nos comparten los siguientes cinco haikus…

11667354_479715318853907_5354463310030479855_n

Creando el tiempo

solo una mariposa

al mediodía.

María Rosa Serdio

España

11181266_476279152530857_6081590707556350897_n

Tarde y mañana

el tiempo nos regresa

dos alegrías.

María Rosa Serdio

España

10413395_474035599421879_3850550869416064229_n

Y por ti vuelo,

sobre la tierra toda,

feliz, eterna.

María Rosa Serdio

España

11147018_469734446518661_1185682648458141221_o

Ya he de irme.

No hay día que nos dure

los sueños propios.

María Rosa Serdio

España

11053593_454759684682804_7961666129793172454_o

Así seremos

en recuerdo del tiempo

sobre las calles.

María Rosa Serdio

España

Resume el día

la belleza del hecho

de seguir vivo.

María Rosa Serdio

España

El 8 de septiembre de 2015, con motivo del Día de Asturias, mis queridas amigas Marilis Álvarez y María Rosa Serdio nos compartieron…

11953442_506891416136297_2799019878378972719_o

Reloj del parque

en sus ramas de viento

es mediodía.

María Rosa Serdio

España

Silencio y voz

el difícil oficio

de la campana.

María Rosa Serdio

España

11947938_512495005575938_1955079373494288430_o

Anunció otoño

con el motor en marcha

una libélula.

María Rosa Serdio

España

A su compás

la tarde y los encuentros

que son sin tiempo.

María Rosa Serdio

España

6 Comentarios

  1. Bonitos instantes. Preciosos haikus. Un gusto leerlos
    Un abrazo
    Marisa Alonso

    • ¿Verdad que son un manjar delicioso estos bocados? Y sigo poniendo más en la mesa…
      Un abrazo, querida Marisa!

  2. Gracias por guardarlos a tan buen recaudo y en libertad.
    Espero que al caminante lector, a su paso por este sendero, recoja alguna esperanza para seguir andando. En el camino el poema para todos.

    • Más de alguno así lo hará, querida Rosa… Hay hambre de versos y belleza en el mundo, así es que GRACIAS por la permanente delicada provisión que comparto.
      Un abrazo!

  3. Felicidades por la nueva entrega. ¡Qué bonito escribe Maria Rosa!

¿Aportes? ¿Comentarios acerca de estos lectoaperitivos? Por favor, déjalos aquí: