Navigation Menu+

Lectoaperitivos de cuentos de nuuunca acabar…

post131


SAPO GUARAPO

Sapo guarapo

calzones de trapo,

cotona al revés,

¿quieres que te lo cuente otra vez?

LA HORMIGUITA

Era una hormiguita

que de su hormiguero

salió calladita

y se metió en un granero,

se robó un triguito

y arrancó ligero.

Salió otra hormiguita

del mismo hormiguero

y muy calladita

se metió al granero,

se robó un triguito

y arrancó ligero.

Salió otra hormiguita…

UN BURRO QUE HABLABA INGLÉS

Había una vez un burro que hablaba inglés.

¿Quieres que te lo cuente otra vez?

—¡Sí!

Pues había una vez un burro que hablaba inglés…

LA LLAVE DE ROMA

Esta es la llave de Roma,

y toma:

En Roma hay una calle,

en la calle una casa,

en la casa un zaguán,

en el zaguán una cocina,

en la cocina una sala,

en la sala una alcoba,

en la alcoba una cama,

en la cama una dama,

junto a la cama una mesa,

en la mesa una silla,

en la silla una jaula,

en la jaula un pajarito,

que dice:

—Esta es la llave de Roma,

y toma…

UN GATO CON LOS PIES DE TRAPO

Éste era un gato

que tenía los pies de trapo

y la cabeza al revés,

¿quieres que te lo cuente otra vez?

Sí…

Yo no he dicho que sí

yo he dicho que:

“este era un gato

que tenía los pies de trapo

y la cabeza al revés,

¿quieres que te lo cuente otra vez?

No…

Yo no he dicho que no

yo he dicho que:

“este era un gato

que tenía los pies de trapo

y la cabeza al revés,

¿quieres que te lo cuente otra vez?

(Se dice que este juego continúa hasta que se dice la clave para detenerlo: ¡trapo mojado!)

LA PLAZA DE SAN JACINTO

Esta es la Plaza de San Jacinto,

en la plaza está la casa,

en la casa hay un cuarto,

en el cuarto hay un piso,

en el piso una mesa,

en la mesa una jaula,

y en la jaula hay un loro

que canta y dice:

loro en jaula,

jaula en mesa,

mesa en piso,

piso en cuarto,

cuarto en casa,

casa en plaza,

esta es la Plaza de San Jacinto

en la plaza está la casa…

UN REY QUE TENÍA TRES HIJAS

Éste era un rey

que tenía tres hijas

las convirtió en sortijas

y las tapó con un pez.

¿Te lo cuento otra vez?

UN REY QUE TENÍA TRES HIJOS

Era un rey

que tenía tres hijos,

los metió en tres botijos

y los tapó con pez,

¿quieres que te lo cuente otra vez?

BARTOLO

Bartolo tenía una flauta

con un agujero solo,

y siempre da la lata

con la flauta de…

Bartolo tenía una flauta…

Otra versión para BARTOLO:

BARTOLO

Bartolo tenía una flauta

con un agujero solo

y a todos daba la lata

con la flauta de Bartolo.

Bartolo tenía una flauta

con dos agujeros sólo

y a todos daba la lata

con la flauta de Bartolo.

Bartolo tenía una flauta

con tres agujeros sólo…

Otra más:

BARTOLO

Bartolo  tenía una flauta

con un agujero solo

y su madre le decía:

“Toca la flauta, Bartolo…”

tenía una flauta

con un agujero solo…

Una flauta distinta para Bartolo, desde República Dominicana:

BARTOLO

Bartolo tenía una flauta

que tenía tres hoyitos

y todos se divertían

con la flauta de Bartolo

tenía una flauta…

SALÍ DE LA HABANA UN DÍA

Salí de La Habana un día

camino de Santander

y en el camino encontré

un cartel que así decía:

Salí de La Habana un día…

Desde Puerto Rico…

SALÍ DE SAN JUAN UN DÍA

Salí de San Juan un día

camino de Mayagüez

y en el camino encontré

un letrero que decía:

“Salí de San Juan un día…

EN LA LUNA ESTÁ LA ALDEA

En la Luna está la aldea

en la aldea, la casa,

en la casa, la mesa,

en la mesa, el mantel,

en el mantel, la jaula,

en la jaula, el loro

que canta y recita:

en la Luna está la aldea…

CUENTO DE LA PAVA

Este era el cuento de la pava

que al comenzarlo, se acaba.

TRISTE, CONFUSO Y PENOSO

Triste, confuso y penoso

salí de mi casa un día

y en el camino encontré

un papel que así decía:

triste, confuso y penoso

salí de mi casa un día…

ÉSTE ERA UN SAPO

Éste era un sapo

que iba de piedra en piedra

y el cuento va para largo

porque el sapo iba de piedra en piedra,

de piedra en piedra

y el cuento va para largo

porque el sapo iba de piedra en piedra…

BORREGUINA BEEE

Borreguina Beeee.

¿Tienes madre?

—Sí, pero de poco me vale,

que se va por la mañana

y vuelve por la tarde.

LAS ONCE Y MEDIA SERÍAN

¡Qué cosa más prodigiosa!

Las once y media serían

cuando sentí ruido en casa

subo la escalera ¿qué veo?

que paseaba una araña.

Saco mi luciente espada

y al primer tajo que doy

cae al suelo desmayada

¡qué cosa más prodigiosa!

Las once y media serían…

Otra versión similar:

LAS ONCE Y MEDIA SERÍAN

Las once y media serían

cuando sentí ruido en casa

pongo mi escalera arriba,

saco mi brillante espada,

pero…

¡qué cosa!

Vuelvo de nuevo a contar:

Las once y media serían

cuando sentí ruido en casa…

¿QUIERES QUE TE CUENTE UN CUENTO?

—¿Quieres que te cuente un cuento?

—Sí.

—No se dice que sí,

se dice que no

que son las cartas azules

de Nuestro Señor.

—¿Quieres que te cuente un cuento?…

MI ABUELA TENÍA UN GATO

—¿Quieres que te cuente un cuento?

—Sí.

—No digas que sí.  Di que no

porque mi abuela tenía un gato

con las orejas de trapo

y el hocico al revés.

¿Quieres que te lo cuente otra vez?

—No.

—No digas que no.  Di que sí

porque mi abuela tenía un gato

con las orejas de trapo

y el hocico al revés.

¿Quieres que te lo cuente otra vez?

—Sí.

—No digas que sí.  Di que no

porque mi abuela tenía un gato

con las orejas de trapo

y el hocico al revés.

¿Quieres que te lo cuente otra vez?…

Desde Argentina, conocemos este cuento de nuuunca acabar…

PACO, PAQUITO

Paco, Paquito

vendió su galera

para casarse

con la costurera.

La costurera

vendió su abanico

para casarse

con Paco, Paquito

vendió su galera…

CON MEDIO PESO

Con medio peso

compré una pava

y la pava tuvo un pavito.

Tengo la pava,

tengo el pavito

y todo eso

con medio peso.

Con medio peso

compré una gata

y la gata tuvo un gatito.

Tengo la gata,

tengo el gatito,

tengo la pava,

tengo el pavito

y todo eso

con medio peso.

Con medio peso

compré una chiva,

y la chiva

tuvo un chivito.

Tengo la chiva,

tengo el chivito,

tengo la gata,

tengo el gatito,

tengo la pava,

tengo el pavito

y todo eso

con medio peso.

Con medio peso

compré una lora

y la lora

tuvo un lorito.

Tengo la lora,

tengo el lorito,

tengo la chiva,

tengo el chivito,

tengo la gata,

tengo el gatito,

tengo la pava,

tengo el pavito

y todo eso

con medio peso.

Con medio peso…

 

1 Comentarios

  1. “La llave de Roma” también la encuentras en “Retahílas y juegos de manos y dedos” de Lectoaperitivos.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Tutti frutti! Lectoaperitivos de poemas variados | Lectoaperitivos - [...] A propósito del cuento de nunca acabar “La llave de Roma”… [...]

¿Aportes? ¿Comentarios acerca de estos lectoaperitivos? Por favor, déjalos aquí: