Navigation Menu+

Advertencia: Los Lectoaperitivos pueden provocar “lectura-dependencia”

post109

Aquí no se fía en día nublado
y cuando sale el sol, se vende al contado;
y este régimen dura todo el día;
y al llegar la noche, tampoco se fía.

Las advertencias o frases proverbiales, según señala Oreste Plath (2009) en su libro Folclor chileno del FCE, son “letreros alusivos a la venta al fiado, muy corrientes en los despachos y boliches de hace unos cuarenta años.”

Supongo que en muchas partes existen advertencias para evitar a los “vivos” o “vivarachos,” como diríamos en Chile.  Para que ustedes puedan degustar relajadamente, aquí les dejo unos lectoaperitivos de advertencias, llenos de ingenio y… ¡gratis!

Hoy no se fía,
mañana sí,
trampas afuera,
menos aquí.

Hoy no se fía,
mañana sí,
cuentas al diablo,
menos aquí.

Hoy no se fía,
mañana sí,
a clavar a otro,
menos a mí.

Si Cristo murió en la Cruz
con tres clavos solamente,
cómo no he de morir yo
si me clava tanta gente.

Cuando este gallo cante,
se fiará al instante.

Cuando sale el sol no se fía
y cuando está nublado
se paga al contado.

El que fía ha salido;
anda en la calle cobrando.

No me estés molestando.
Pues déjate de porfía.
¿O no sabes que el que fía
anda en la calle cobrando?

Cuando fío considero
que estoy perdiendo un amigo
y comprando un enemigo
a costa de mi dinero.

Sólo se fía
a las personas mayores de 90 años
que vengan acompañadas
de sus respectivos padres.

¡Atención, señor!
La confianza se murió,
el mal pago la mató.
Se avisa, por cortesía,
que aquí se vende y no se fía.

Si doy, pierdo la ganancia de hoy;
y si presto, me hacen un gesto;
y si fío, fío lo que no es mío,
y para evitar esto,
no fío, no doy, ni presto.

Lo fiado y lo prestado
es pariente de lo dado.

Usted pide fiado
yo no le doy
usted se enoja…
Usted pide fiado
¡Yo le doy!
usted no me paga
me enojo yo…
Es mejor que se enoje usted.

Quien debe y paga
no debe nada.

Al buen pagador
no le duelen prendas.

Comprando ahora,
ahorrará mañana.

Gran Dios de los Dolorosos,
Tú que salvas pecadores,
líbrame de los tramposos
y de malos pagadores.

Los cuatro “illos”:
Córrase por el pasillo.
Apague el cigarrillo.
Pague con sencillo.
Ojo con su bolsillo.

¿Aportes? ¿Comentarios acerca de estos lectoaperitivos? Por favor, déjalos aquí: