Navigation Menu+

¿A los bichos? ¡No! Lectoaperitivos de poemas a los insectos y las arañas

post169

MARIPOSA NOCTURNA

Devuelve a la desnuda rama,

mariposa nocturna,

las hojas secas de tus alas.

José Juan Tablada

México

 

ʚïɞ

Con esta preciosa ilustración que nos ha compartido la artista española Mar Azabal, les invito a disfrutar la belleza de un mariposario lleno de poesía…

marposas

ʚïɞ

MARIPOSA

Con el sol de febrero

en el Retiro te veo.

Te veo tan quieta,

que creo estás muerta.

Tus colores anuncian

el movimiento y la luz.

Al sentir mi mano

vuelas traviesa

-como tu esencia-

Primera mariposa del año.

LIBRE

como yo me siento

en este febrero

preludio de la primavera.

Luz del Olmo

España

ʚïɞ

MARIPOSA

Maripósate en mí

Aveflor

Marirrosa

Aveniña

Avemaría

Brisa

que pasa

de prisa

y no pesa

ni pisa

ni roza

el pétalo

donde se posa.

Floridor Pérez

Chile

ʚïɞ

EL NIÑO Y LA MARIPOSA

Mariposa,

Vagarosa

Rica en tinte y en donaire

¿qué haces tú de rosa en rosa?

¿de qué vives en el aire?

Yo, de flores

Y de olores,

Y de espumas de la fuente,

Y del sol resplandeciente

Que me viste de colores

¿Me regalas

tus dos alas?

¡son tan lindas! ¡te las pido!

deja que orne mi vestido

con la pompa de tus galas

Tú, niñito

tan bonito,

tú que tienes tanto traje,

¿Por qué quieres un ropaje

que me ha dado Dios bendito?

¿De qué alitas

necesitas

si no vuelas cual yo vuelo?

¿qué me resta bajo el cielo

si mi todo me lo quitas?

Días sin cuento

De contento

El Señor a ti me envía;

Mas mi vida es un solo día,

No me lo hagas de tormento

¿te divierte

dar la muerte

a una pobre mariposa?

¡ay¡ quizás sobre una rosa

Me hallarás muy pronto inerte.

Oyó el niño

Con cariño

Esta queja de amargura,

Y una gota de miel pura

Le ofreció con dulce guiño

Ella, ansiosa,

Vuela y posa

En su palma sonrosada,

Y allí mismo, ya saciada,

Y de gozo temblorosa,

Expiró la mariposa.

Rafael Pombo

Colombia

ʚïɞ

ORO EN POLVO

¡Quién fuera mariposa!

Flor del aire, luciente y fugitiva…

¡Envidio esa existencia temblorosa

que siempre, en pago de la miel que liba,

deja un polvo de oro en cada rosa!…

Julio Flórez

Colombia

ʚïɞ

MARIPOSA DEL AIRE

Mariposa del aire

qué hermosa eres,

mariposa del aire

dorada y verde.

Luz del candil,

mariposa del aire,

¡quédate ahí, ahí, ahí!…

No te quieres parar,

pararte no quieres.

Mariposa del aire

dorada y verde.

Luz de candil,

mariposa del aire,

¡quédate ahí, ahí, ahí!…

¡Quédate ahí!

Mariposa, ¿estás ahí?

Federico García Lorca

España

ʚïɞ

VUELO DE VOCES

Mariposa, flor de aire,

peina el área de la rosa.

Todo es así:  mariposa,

cuando se vive en el aire.

Y las horas del aire son

las que de las voces vuelan.

Sólo en las voces que vuelan

lleva alas el corazón.

Llévalas de aquí, que son

únicas voces que vuelan.

Carlos Pellicer

México

ʚïɞ

LA MARIPOSA

Sobre la zarza,

sobre la rosa…

¡Cómo madruga!

¡Va presurosa!

Por los andenes

y por las vías

sembrando amores,

dando alegría.

Entre tu pelo

y tu corazón

cuando tú tiemblas

de la emoción.

¡Cómo madruga!

¡Qué cadenciosa

baila en el tiempo

la mariposa!

María Rosa Serdio

España

ʚïɞ

MARIPOSA

En una flor blanca,

una mariposa,

se fuga, se arranca,

volando a una rosa.

Y de rosa en rosa,

de jazmín en jazmín,

va la mariposa

por todo el jardín.

De pronto, se esconde,

buscándola miro,

y ya no sé dónde,

se fue en un suspiro.

No sé si se ha ido,

no sé si regrese,

¿o se ha detenido

y también florece?

Miguel Moreno Monroy

Chile

ʚïɞ

MARIPOSAS DE COLORES

La mariposa verde

en la rama se posó.

Como la rama no vuela,

sentadita se quedó.

La mariposa roja

fue a visitar a una flor.

Tomaron té con masitas

que les sirvió un picaflor.

La mariposa blanca

en la nieve se cayó.

Como era ya flor de hielo,

un oso vino y la olió.

La mariposa amarilla

con alas de seda gruesa

es una estrella que brilla

en la selva más espesa.

La mariposa rosada

en el pelo se enredó:

se estaba peinando un hada,

fue a mirar, se resbaló.

La mariposa negra

batió las alas, violenta,

sobre la tierra hizo noche

y se encendió la tormenta.

Cecilia Pisos

Argentina

ʚïɞ

MARIPOSEANDO

Va por el puente

Y sobre el prado

por donde el árbol

Ya deshojado…

Sobre la tarde

O entre las nubes

abajo, arriba,

sube que sube

y se desliza

o se abanica

entre las horas,

entre la brisa…

Viaja dejando

color y vida.

Te va invitando

a ser tú misma.

María Rosa Serdio

España

ʚïɞ

LAS BODAS DE LA MARIPOSA

Te vamos a casar,

mariposa de colores,

te vamos a casar;

tus madrinas serán flores.

—¿Y por qué me he de casar

sin hacerme de rogar?

—Te vamos a casar,

mariposa de colores,

te vamos a casar;

tus madrinas serán flores.

—Yo –dice el caracol–

te daré para mansión,

amiga tornasol,

te daré mi habitación.

—Lo que da un amigo fiel,

yo lo acepto siempre de él.

—Yo –dice el caracol–

te daré para mansión,

amiga tornasol,

te daré mi habitación.

—Yo –dijo la hormiguita–,

de mi rica provisión,

te daré una migajita

y de granos un montón.

—¡Oh, qué buena comidita!

¡Oh, qué gran “comilitón”!

—Yo –dijo la hormiguita–,

de mi rica provisión,

te daré una migajita

y de granos un montón.

La abeja de oro habló:

—Te daré mi mejor miel–.

La abeja de oro habló:

—Te regalo el postre yo.

—Gracias mil, abeja fiel.

¡Y qué buena que es tu miel!–

La abeja de oro habló:

—Te daré postre de miel–.

La abeja de oro habló:

—Te daré mi postre yo.

—Yo –el grillo– iré a tu fiesta

para tocar mi guitarra.

—Completaré la orquesta

–dijo una cigarra.

—Gracias, grillo, no está mal;

cigarrita, está muy bien.

—Yo llevo mi timbal.

—Yo, mi pífano también.

—Grillito, no está mal;

cigarrita, está muy bien.

—Por ti voy a brillar

–el cocuyo prometió–,

pues quiero iluminar

tus bodas sin cesar.

—Gracias a todos y a todas;

serán soberbias mis bodas.

Me quiero ya casar.

—Por ti voy a brillar

–el cocuyo prometió–.

No te hagas de rogar.

Amado Nervo

México

El martes 28 de enero de 2014, a propósito del poema MARIPOSA de Floridor Pérez incluido más arriba, Beatriz Ré recordó y nos compartió éste de su autoría:

MARIAPÓSATE

Digo Mar y

digo Mari,

Mar Mari y

Mari Mar.

Mari María

Alas del mar.

Mari se posa

también María,

María pósate

todos los días.

María se posa

se posa María,

María pósate

con mi alegría.

Pósate posa,

en esta rosa,

bella Mariposa.

Beatriz Ré

Argentina

ʚïɞ

MARIPOSA

Señorita

mariposa.

Abanico que se agita

junto al rostro de una rosa.

Es un alegre pañuelo,

con el cual baila un enano picaruelo

algún baile americano.

Es también una bandera diminuta,

en la ruta

del viento de primavera.

Y se posa

en el libro de un chicuelo.

¡Qué ilustración más hermosa

que le ha caído del cielo!

Óscar Alfaro

Bolivia

ʚïɞ

Hasta aquí el paseo por este mariposario.  Continuemos deleitándonos con poemas a otros insectos…

LA HORMIGUITA COLORADA

La hormiguita colorada,

coqueta salió al jardín,

con su vestido de cielo

y botitas de carmín.

Llevaba también sombrero

y de perlas un collar,

bonitas medias de seda

y un quitasol verdemar.

Visitó todas las flores

del encantador jardín

y trepó hasta la cima

del perfumado jazmín.

Soy la dueña de las plantas,

de las hierbas y de las flores,

dijo feliz la hormiguita

embriagada de colores.

¡Qué miedo sintió la hormiga

cuando al jardinero vio!

Alas fueron sus patitas

y a su hormiguero voló.

León Barbé Giorello

Uruguay

ʚïɞ

LUCIÉRNAGA

Bajo la noche llena

de estrellas y luceros,

va una estrellita sola,

parpadeando en silencio.

 

Vocecita que pasa

contándonos un cuento.

No se oye.  Se siente

pasar un pensamiento.

Aramís Quintero

Cuba

ʚïɞ

 EL GRILLO Y LA LUNA

Un grillo contento

le canta a la luna

que ve reflejada

dentro de la laguna

Escucha encantado

un gran moscardón,

saca del armario

un viejo acordeón.

Lo observa curiosa

la linda cigarra,

que luego se acerca

con una guitarra

¡Que toquen, que canten!

–les pide la luna–

las ranas corean

desde la laguna

Y en la noche clara

oyen el concierto

de paz y armonía

los que están despiertos.

No cuesta dinero

ver las cosas bellas

el grillo lo sabe

viendo las estrellas.

ʚïɞ

LA CUCARACHA

La cucaracha

bebió cerveza

y está borracha.

Se bambolea

de medio lado,

ya no frasea.

Muere de risa

cae de espalda

sin su camisa.

Al sol, la guata

muy en el aire

mueve las patas.

Entra en sopor

ya tiene sueño

y mucho calor.

Sueña que vuela,

la lleva el viento

como pajuela.

Cuando despierta

la cucaracha

se siente muerta.

Tiene resaca

siente que pesa

como una vaca.

Sin borrachera

dice repuesta

¡Qué gran tontera!

 

 

 

El alcoholismo,

por mi experiencia,

lleva al abismo.

Astrid María Reyes Silva

Chile

(guata:  RAE (Del mapuche huata). 1. f. coloq. NO Arg., Bol., Chile, Ec. y Perú. Barriga, vientre, panza.)

ʚïɞ

LA FAMILIA POLILLAL

La polilla come lana

de la noche a la mañana.

Muerde, come, come, muerde

lana roja, lana verde.

Sentadita en el ropero

con su plato y su babero,

come lana de color

con cuchillo y tenedor.

Sus hijitos comilones

tienen cuna de botones.

Su marido don Polillo

balconea en un bolsillo.

De repente se avecina

la señora Naftalina.

Muy oronda la verán,

toda envuelta en celofán.

La familia polillal

la espía por un ojal,

y le apunta con la aguja

a la Naftalina bruja.

Pero don Polillo ordena:

—No la maten, me da pena;

vámonos a otros roperos

a llenarlos de agujeros.

Y se van todos de viaje

con muchísimo equipaje:

las hilachas de una blusa

y un paquete de pelusa.

María Elena Walsh

Argentina

ʚïɞ

LAS MOSCAS

Vosotras, las familiares,

inevitables golosas,

vosotras, moscas vulgares,

me evocáis todas las cosas.

 

¡Oh viejas moscas voraces

como abejas en abril,

viejas moscas pertinaces

sobre mi calva infantil!

 

¡Moscas del primer hastío

en el salón familiar,

las claras tardes de estío

en que yo empecé a soñar!

Y en la aborrecida escuela,

raudas moscas divertidas,

perseguidas

por amor de lo que vuela,

—que todo es volar—, sonoras

rebotando en los cristales

en los días otoñales…

 

Moscas de todas las horas,

de infancia y adolescencia,

de mi juventud dorada;

de esta segunda inocencia,

que da en no creer en nada,

de siempre… Moscas vulgares,

que de puro familiares

no tendréis digno cantor:

yo sé que os habéis posado

sobre el juguete encantado,

sobre el librote cerrado,

sobre la carta de amor,

sobre los párpados yertos

de los muertos.

 

Inevitables golosas,

que ni labráis como abejas,

ni brilláis cual mariposas;

pequeñitas, revoltosas,

vosotras, amigas viejas,

me evocáis todas las cosas.

Antonio Machado

España

ʚïɞ

JUEGO DE LA ABEJA Y LA ARAÑA

Pisi, pisi gaña

jugando la caraña.

¿Quién la jugó?

La abeja y la araña

en la colmenera

flor de girasol

¿Qué se hizo la abeja?

Se fue a la colmena.

¿Qué hizo la araña?

Tejió el caracol

se fue el caracol

debajo del agua.

¿En dónde está el agua?

El sol la tomó.

¿Qué se hizo el sol de oro?

Lo cubrió la nube.

¿Qué se hizo la nube?

Voló y se perdió.

Pisi, pisi gaña

jugando la caraña

en la colmenera

flor de girasol.

Luis Morales

Costa Rica

(caraña:  RAE 2. f. C. Rica. Nombre de algunas especies de árboles de variado tamaño, de la familia de las Burseráceas.)

ʚïɞ

LA POLILLA

Limpias la mesa y las sillas

las camas y los sillones;

mas si limpias los cajones,

¿qué comerán las polillas?

Alberto Blanco

México

ʚïɞ

LA LIBÉLULA

Si a la libélula quitas

las alas, queda una rama;

y una rama con alitas

¡ya libélula se llama!

Alberto Blanco

México

ʚïɞ

GRILLO

¿Cómo

podré

comunicarme

con la noche

si su teléfono

suena siempre

ocupado?

Floridor Pérez

Chile

 ʚïɞ

Luciérnagas en un árbol:

¿Navidad en verano?

José Juan Tablada

México

ʚïɞ

CANCIÓN DE LA ABEJA PERDIDA

La abejita se ha perdido

en el huerto del pimiento.

Con diez látigos de frío

la azota el frío travieso.

La tarde se está apagando.

La noche pronto vendrá.

La abejita se decide

a buscar el colmenar.

Vuela encima de cerezos

y entre flores de duraznos.

Les va preguntando a todos

por su casita de palo.

Por su casita de cantos

engarzada a los cogollos,

por su casita de palo

puesta en un campo de tordos.

Los habitantes del huerto

no saben del colmenar,

pero una cuna de flores

apresurados le harán.

Las fucsias y los claveles

trenzan sus guirnaldas de hojas.

Las dalias y los geranios

en el rosal las colocan.

La cuna está terminada,

tiene sábanas de rosas

y almohaditas de jacintos.

De madreselvas es la colcha.

En cuna de terciopelo

la abejita se ha dormido.

¡Que no turben su reposo

las orquestas del rocío!

Victoria Contreras

Chile

ʚïɞ

LA ARAÑA

Recorriendo su tela

esta luna clarísima

tiene a la araña en vela.

José Juan Tablada

México

ʚïɞ

LUCIÉRNAGAS

Luciérnagas en un árbol…

¿Navidad en verano?

José Juan Tablada

México

ʚïɞ

EN LILIPUT

Hormigas sobre un grillo, inerte.

Recuerdo de Guliver

en Liliput…

José Juan Tablada

México

ʚïɞ

LA ABEJITA

La abejita saca miel

de la rosa

de la rosa y el clavel.

La abejita es hacendosa.

Una voz nos aconseja

que imitemos a la abeja

porque es útil y oficiosa.

María Enriqueta Camarillo

México

ʚïɞ

LA CIGARRA

Cuando canta mi amiga cigarra

Chiquirín, chiquirín, chiquirín

Unos dicen que toca guitarra

otros dicen que toca violín.

Cuando el sol del verano achicharra

Chiquirín, chiquirín, chiquirón

La cigarra no toca guitarra

La cigarra toca el guitarrón.

Yo muy apenado le fui a suplicar:

—¡Oye, chicharrita, deja de cantar!

que si no te callas

¡vas a reventar!

Angelina Acuña

Guatemala

ʚïɞ

LOS GRILLOS

Los grillos

son los músicos más inútiles

desde antes, mucho antes

vienen repitiendo la misma nota

y noche a noche

dale que dale

con la rascadera.

Humberto Ak’abal

Guatemala

ʚïɞ

LA ARAÑA

La araña no vuela

que se balancea

con hilo de seda,

y no se marea.

Cuando tiene hambre

se come un mosquito.

Cuando tiene sueño

se duerme un ratito.

Montse Torrents

España

ʚïɞ

DON ORUGA SE FUGA

Don Oruga se fuga

¡Ay, qué desacierto!

Don Oruga se fuga,

sí, muy resuelto,

con doña Tortuga.

Huye a toda prisa

con una sonrisa

y a gran velocidad.

¡Ay, qué felicidad!

Don Oruga

se alarga y se alarga

como una bisagra,

y luego,

se arruga y se arruga

como una lechuga.

¡Ay, qué revuelo!

Don Oruga se fuga

con doña Tortuga.

Saúl Schkolnik

Chile

ʚïɞ

Un precioso tanka que Teresa Delgado dedica a su amiga María Rosa Serdio en el día de su cumpleaños, 21 de agosto 2013:

Libélula azul

de traslúcido vuelo

sueño tras sueño

goteando néctares

sobre el papel, el alma.

Teresa Delgado Duque

España

ʚïɞ

CRIC CRIC

Un grillito ciudadano

en su jaulita cantaba

la pena de haber perdido

el verde libre que amaba.

¡Y qué canto tan re-verde,

engrillado y delgadito!

(Se veía por las noches,

flotando como un hilito…)

“¡Qué dulce su melodía!

¡Qué bien toca su violín!”

decía toda la gente

que escuchaba al chiquitín.

“¡Quien canta tan bellamente

es muy feliz!” —afirmaba…

(que era el cantar de una pena

la gente no imaginaba)

Hasta que el grillo —una noche—

apagó canto y violín.

Un último cric de pena

dibujó en el aire:  FIN

Elsa Isabel Bornemann

Argentina

ʚïɞ

SECRETO

¿Quién le dijo a la chicharra

que así se canta?

¿Quién le habrá dicho que es música

su cháchara?

¿Quién se lo dijo?

¿Un muchacho?

¿Una muchacha?

Aramís Quintero

Cuba

ʚïɞ

PLANES

¿A dónde van las hormigas

con su cucaracha muerta?

¿Qué irán a hacer?

Ellas hablan

unas con otras, y siguen,

como si ya lo tuvieran

todo pensado y medido.

Pero tú no sabes nada.

(Ni yo tampoco.)

Aramís Quintero

Cuba

ʚïɞ

EL CARACOL, LA LUCIÉRNAGA Y EL GRILLO

Qué dichoso el caracol,

que tiene un casco de vidrio

y duerme bajo la col.

Más dichosa es la luciérnaga

que por las noches se alumbra

con una verde linterna.

¡Pero más dichoso el grillo

porque sabe una canción

para dormir a mi niño!

Fernando Luján

Argentina

ʚïɞ

EL GRILLO ROMUALDO

El grillo Romualdo

tiene casa nueva

y controla todo

desde la vereda

Siguiendo el consejo

de Clotaldo el Sapo

gárgaras ha hecho

puesto boca abajo.

En cuanto oscurece

se pone a cantar

con violín que estrena

desde ayer no más

La grillita Alcira

lo escucha embobada

mientras se emociona

bajo la glicina.

Y el aire de enero

Se llena de aplausos

Por el fino canto

Del grillo Romualdo

Olga Migno

Argentina

(glicina)

ʚïɞ

EL GRILLO

En las noches

de luna blanca

un grillo canta:

cri-cri

cri-cri.

Repite el grillo

por el jardín:

cri-cri

cri-cri.

La noche

que está dormida

lo escucha y calla.

La luna

que está despierta

lo busca entre la hierba.

Cri-cri

cri-cri.

repite el grillo

por el jardín.

Llega la madrugada

la noche se marcha,

la luna se apaga.

Cri-cri

cri-cri.

El grillo se calla.

Luz del Olmo

España

ʚïɞ

EL MOSQUITO ENGREÍDO

Un mosquito en pleno vuelo,

ve a un pequeño conejito

que le mira hipnotizado,

y sin moverse del sitio.

El mosquito orgulloso

aletea en su cabeza,

pensando que el conejito

le admira por su belleza.

En el cielo el arco iris

entre bellos resplandores,

al pasar por una nube

luce increíbles colores.

Enseguida se da cuenta

que no mira su belleza,

que lo que admira el conejo

es a la naturaleza.

Marisa Alonso Santamaría

España

ʚïɞ

LA ABEJA

Miniatura del bosque soberano

y consentida del vergel y el viento,

los campos cruza en busca del sustento,

sin perder nunca el colmenar lejano.

De aquí a la cumbre, de la cumbre al llano,

siempre en ágil, continuo movimiento,

va y torna, como lo hace el pensamiento

en la colmena del cerebro humano.

Lo que saca del cáliz de las flores

lo conduce a su celda reducida,

y sigue sin descanso sus labores,

sin pensar, ¡ay!, que en su vaivén incierto

lleva la miel para la amarga vida

y el blanco cirio para el pobre muerto.

Enrique Álvarez Henao

Colombia

ʚïɞ

LOS GRILLOS

En tibios nidos de pasto

los grillos hieren su cuerda.

El mundo negro relumbra

con estas luces secretas.

Los grillos hacen del campo

un cielo bajo de estrellas.

Las estrellas no se ven,

pero se oyen:  tintinean

como si un dedo infantil

tocara una sola tecla…

Antonio Esteban Agüero

Argentina

ʚïɞ

ABEJITA

Un zumbido

me anuncia tu vuelo,

abejita del dulce trajín

y asombrada te sigo y te veo

en la rosa… el clavel… el jazmín,

recogiendo ese néctar que luego

es milagro de miel, para mí.

Graciela Genta

Uruguay

ʚïɞ

LA HORMIGUITA DEL GRAN DELANTAL

Caminito sembrado de fresas

que la tarde no quiere manchar,

va por él la hormiguita traviesa

con canasta y un gran delantal.

—¿Dónde vas, hormiguita?, pregunta

un pimpollo que va a despertar.

—Voy al huerto a cortar las hojitas

que mi madre me manda cortar.

Y con ojos de luna despierta

apurada hormiguita se va,

el camino sembrado de fresas

con asombro la mira pasar.

Van ligero sus pies pequeñitos

hasta el huerto la van a llevar,

¡llenará su canasta de hojitas

la hormiguita del gran delantal!

Graciela Genta

Uruguay

ʚïɞ

MILAGRO

La oruga quedó dormida

dentro de un capullo suave

y al despertar sorprendida

se echó a volar como un ave.

 

Oruguita que revuelas

desde el jazmín a la rosa

te han salido dos alitas

y ahora eres… ¡mariposa!

Amalia de Labra Sanz

España

 ʚïɞ

CONFUSIÓN

Era una oveja que fabricaba miel

y una abeja llena de lana.

No, al revés.

Era una oveja que untaba lana en un pan

y una abeja que tejía una manta de miel.

No, otra vez.

Era una abeja que antes de picar decía beeee.

 

Roberta Iannamico

Argentina

ʚïɞ

Las moscas

Las moscas se ponen hoscas

cuando llega el matamoscas.

Las luciérnagas

Todas ellas vuelan diciendo

en su trayecto nocturno y vago:

“Aquí mejor la enciendo.”

“Aquí mejor la apago.”

De ALIMAÑAS

Lucía Bayardo

México

ʚïɞ

Luz en vuelo Mariposa

Chispas del día

pedacitos de sol

las mariposas amarillas.

Araña

Recorriendo su tela

esta araña negrísima

tiene a la Luna en vela.

De MÍNIMA ANIMALÍA

Efraín Bartolomé

México

ʚïɞ

LAS HORMIGAS

Un hilo de hormigas

como en procesión

pasa por el patio

bajo el girasol.

Parece que viaja

sin luz ni motor

un tren infinito

que nos dice adiós.

¡La cueva está lejos

como una estación!

Quisiera contarlas…

¡Ya pasan de cien!

Son mil vagoncitos

al anochecer…

¡Cuidado amiguito!

No acerques el pie,

que se descarrila

mi pequeño tren…

¡Felices los sueños

que viajan con él!

Ernesto Rodríguez

España

ʚïɞ

LAS HORMIGAS Y LUCIÉRNAGAS

Las hormigas y luciérnagas,

las abejas y chicharras,

las moscas y las abejas

como amigas se acompañan

 

 

 

Y un pequeño caracol

admira a una mariposa,

mientras la araña contenta

teje su tela hacendosa.

Marisa Alonso Santamaría

España

ʚïɞ

MARAÑA

La araña Maraña

es una araña mayor,

tiene un rincón en mi casa

y en cada pata un bastón.

 

 

 

A diario voy a verla

y agradece mi visita,

la pobre está muy cansada

y mi ayuda necesita.

 

 

 

Todos los días tejemos

las dos con gran ilusión,

una telaraña enorme

de la ventana al balcón.

 

 

 

Un columpio muy bonito

teje con hilo muy fuerte,

por ayudar a Maraña

me lo regala, ¡qué suerte!

Marisa Alonso Santamaría

España

ʚïɞ

LIBÉLULA

La libélula pasa,

saluda,

no se sienta

y vuelve a su rutina

veloz

de peregrina.

 

 

No la busques

que ya dobló la esquina.

Beatriz Ferro

Argentina

ʚïɞ

LAS HORMIGAS

Mira las hormigas:

cómo vienen y van

haciendo su granero

para el frío pasar.

 

 

Allá en el hormiguero

alegres estarán

la reina y las obreras

después de trabajar.

Carmen Medina

Cuba

ʚïɞ

LUCIÉRNAGAS

El jardín bordan

alternativamente

con una lentejuela en cada rosa…

 José Juan Tablada

México

ʚïɞ

TORPE

Perdí anoche

el canto de aquel grillo.

Se me calló.

Cecilia Pisos

Argentina

ʚïɞ

CHINITA GRANDE

Chinita grande

lunares negros

vuelos ligeros

juegos de niños.

 

 

Chinita larga

sobre tus alas

de roja cubierta

el viento pasa

 

 

Chinita mojada

en medio del agua

donde jugaron

unos chiquillos.

 

 

Chinita rendida

de alas abiertas

cuando vuelvan

no habrá sonido.

Saricarmen

Chile

ʚïɞ

LUCIÉRNAGA

Una bruja fumadora

vuela en las noches azules,

deja caer sus antorchas

y hace señales de luces.

Óscar Alfaro

Bolivia

ʚïɞ

EL GRILLO

La noche tiene su brillo,

su música y su silencio…

pues cada estrella es un grillo

entre la hierba del cielo.

Alberto Blanco

México

ʚïɞ

LA HORMIGA SOLE

A mi hermana Sole

La hormiga Sole en su barco de papel,

de charco en charco va jugándose la piel,

con la alegría como único equipaje,

empaquetada en grandes cajas de embalaje.

 

 

Nunca sabe qué le espera al día siguiente,

pero siempre se mantiene sonriente

y desembarca en Italia o Guatemala,

con paso firme y mirada confiada.

 

 

En cada puerto se enamora de un mosquito

(de entre los bichos siempre fue su favorito)

y mientras vive emociones y romances

sabe que pronto otro destino está a su alcance.

 

 

Hormiga Sole, hormiga inquieta,

rompecorazones y coqueta,

se despide de otra tierra, de otro amor

dejando miles de aventuras a estribor.

Juan Guinea

España

ʚïɞ

EL OTRO CARUSO

El grillo es un tenor maleducado

canta cuando se le da la gana

y a veces guarda silencio por días

mientras la orquesta lo espera

con las manos apagadas

 

 

Él cree que su escenario es el mundo

y prefiere afinar la voz sentado en una piedra

o a la sombra de los avellanos

donde se siente seguro

y no en lejanos teatros, vestido de frac

aguardando a que la gente se acomode

en lujosas butacas o en palcos de seda

 

 

Él sabe su oficio como pocos

por eso en mitad de la noche

desnuda su flauta de luz

su extraña partitura hecha de lluvia y viento

de gorriones ancestrales

que se abrazan al aire

para que el cielo no se desangre

 

 

Porque el grillo sabe todo lo que pasa

o casi todo

pero lo que no sabe

es que su último concierto en vivo

hizo llorar a Dios

Mario Meléndez

Chile

(Caruso)

ʚïɞ

GUSANO

Acordeón de la hoja,

teje

música de seda.

Alberto Hernández

Venezuela

ʚïɞ

CANCIÓN DE LA HORMIGA

Con lo frágil que soy,

tierna y pequeña,

de a poco llevaré

toda esta leña.

 

 

El invierno será

ventoso y frío;

por eso vengo y voy

por piedra y río.

 

 

Cuando empiece a llover

tendré todo hecho

y cantaré feliz

bajo el helecho.

Carlos Marianidis

Argentina

ʚïɞ

LIBÉLULAS

¡La fiesta de las libélulas

sobre las aguas trémulas!

 

Oro y verde; azul y plata;

sol y sauces; cielo y agua.

 

¡La fiesta de las libélulas

sobre las aguas trémulas!

Carlos Luis Sáenz

Costa Rica

ʚïɞ

ODA A LA ABEJA

MULTITUD de la abeja!

Entra y sale

del carmín, del azul,

del amarillo,

de la más suave

suavidad del mundo:

entra en

una corola

precipitadamente,

por negocios,

sale

con traje de oro

y cantidad de botas

amarillas.

 

 

Perfecta

desde la cintura,

el abdomen rayado

por barrotes oscuros,

la cabecita

siempre

preocupada

y las

alas

recién hechas de agua:

entra

por todas las ventanas olorosas,

abre

las puertas de la seda,

penetra por los tálamos

del amor más fragante,

tropieza

con

una

gota

de rocío

como con un diamante

y de todas las casas

que visita

saca

miel

misteriosa,

rica y pesada

miel, espeso aroma,

líquida luz que cae en goterones

hasta que a su

palacio

colectivo

regresa

y en las góticas almenas

deposita

el producto

de la flor y del vuelo,

el sol nupcial seráfico y secreto!

 

 

Multitud de la abeja!

Elevación

sagrada

de la unidad,

colegio

palpitante!

 

 

Zumban

sonoros

números

que trabajan

el néctar,

pasan

veloces

gotas

de ambrosía:

es la siesta

del verano en las verdes

soledades

de Osorno. Arriba

el sol clava sus lanzas

en la nieve,

relumbran los volcanes,

ancha

como

los mares

es la tierra,

azul es el espacio,

pero

hay algo

que tiembla, es

el quemante

corazón

del verano,

el corazón de miel

multiplicado,

la rumorosa

abeja,

el crepitante

panal

de vuelo y oro!

 

 

Abejas,

trabajadoras puras,

ojivales

obreras,

finas, relampagueantes

proletarias,

perfectas,

temerarias milicias

que en el combate atacan

con aguijón suicida,

zumbad,

zumbad sobre

los dones de la tierra,

familia de oro,

multitud del viento,

sacudid el incendio

de las flores,

la sed de los estambres,

el agudo

hilo

de olor

que reúne los días,

y propagad

la miel

sobrepasando

los continentes húmedos, las islas

más lejanas del cielo

del Oeste.

 

 

Sí:

que la cera levante

estatuas verdes,

la miel

derrame

lenguas

infinitas,

y el océano sea

una

colmena,

la tierra

torre y túníca

de flores,

y el mundo

una cascada,

cabellera,

crecimiento

incesante

de panales!

 Pablo Neruda

Chile

ʚïɞ

LAS ABEJITAS

Yo tenía unas abejas

dentro de un barril;

se me fueron las abejas

y quedó el barril.

 

 

Madrugué una mañana

por el mes de abril;

me encontré con una abeja

dentro del jardín.

 

 

Yo le dije:  —Abeja de oro,

¿qué hace usted aquí?

Y ella dijo:  —¿Abeja de oro?

 

 

—Yo no soy abeja de oro,

ni lo quiero ser,

porque las abejas de oro

no fabrican miel.

Carlos Luis Sáenz

Costa Rica

ʚïɞ

LA ABEJA

Pepita de oro con alas,

breve trompito de luz,

que pasas rasgando sedas

con tu armónico runrún.

 

 

En las mañanas de enero

vas de rosal en rosal,

toda vestida de polen,

de polen primaveral.

 

 

Zumbas en el aire claro

como un diminuto avión

que cuando quiere aterriza

en un gancho o una flor.

 

 

Con agilidad levantas

el vuelo en la tarde azul;

pepita de oro con alas

y relámpago de luz.

 

 

Abejita laboriosa

dorada como la mies,

trompito lleno de música,

guatita llena de miel.

 

 

¡Voladora, voladora,

como una flecha veloz,

siempre has de ir apurada

a terminar tu labor!

 

 

De un lirio pasas a un nardo,

y de una rosa a un jazmín,

y si el clavel no es hermoso

libas en un alelí.

 

 

Y cuando ya has laborado,

la tarde te ha de encontrar,

toda vestida de polen,

de polen primaveral.

 

 

Y así te pasas la vida

en un eterno quehacer:

trompito lleno de música,

guatita llena de miel.

Carlos Barella

Chile

ʚïɞ

LA ESCUELA DE ZOILA MOSQUITO

Tomadito de mi mano,

venga a ver, que yo lo invito,

instalada en un pantano:

La Escuela de los Mosquitos.

 

 

Zoila Mosquito, maestra,

directora de la escuela,

a sus alumnos demuestra

las lecciones mientras vuela.

 

 

Enseña paso por paso,

con paciencia de locura,

la Historia del Pinchazo

y su hermana Picadura.

 

 

Trae mapas, dicta nombres;

señala con un puntero,

en qué lugares del hombre

tienen que hacer agujeros.

 

 

—Cara, cuello, brazo, pierna

–repite con alma y vida.

—Picar a la piel más tierna,

bien perfumada y dormida.

 

 

—No se acerquen cuando fume

el señor Verde Espiral,

mientras su traje consume,

sólo quiere hacerles mal.

 

 

—Cuando vayan a atacar

miren muy bien el sendero.

Cuidadito con chocar

contra cualquier mosquitero.

 

 

De pronto…  ¿La oye gritar?

a un alumno mucho reta,

por haber ido a jugar

donde vive una palmeta.

 

 

La clase de canto empieza:

“Zzz, zzz, zzz, zzz, ¡a zumbar!”

Por la noche, en cada pieza…

¡Qué concierto van a dar!

 

 

Sólo las nenas-mosquitos

–es una ley de su raza–

despacito, despacito,

zumbando salen de caza.

 

 

Se meten por las ventanas,

postigos y cerraduras.

Me levanto a la mañana…

¡Ay!  ¡Ay!  ¡Ay!  ¡Qué picaduras!

 

 

De noche vienen, ¿los ve?

con trajecitos rayados…

Pero llueve DDT

y se caen desmayados.

Elsa Isabel Bornemann

Argentina

(palmeta)

ʚïɞ

PROBLEMAS DE LAS HORMIGAS

Las hormigas no aprenden nunca.

Siempre las sorprenden las catástrofes.

De pronto una catarata humeante las moja,

les quita los palitos,

los huevos,

los almuerzos.

Nunca saben cuándo ni para qué.

Nunca se enteran

y vuelven a construir

y vuelven a construir,

mientras los perros hacen pis

en el mismo lugar

cada vez que pueden.

Laura Devetach

Argentina

ʚïɞ

POR LA HIERBA

Una lucecita

caminaba por la hierba;

a la derecha

a la izquierda

en zig-zag

y vuelta a empezar.

 

 

Una bombillita

perdida en la hierba,

¿qué quiere iluminar?

a la derecha

a la izquierda

en zig-zag

y vuelta a empezar.

 

 

¿Qué camino busca

en la noche

la luciérnaga?

Ayes Tortosa

España

ʚïɞ

SUSPIRABAN DOS MOSQUITOS

En el medio de la mar

suspiraban dos mosquitos

y en el suspiro decían:

hay que afilarse el piquito.

Laura Devetach

Argentina

ʚïɞ

LUCIÉRNAGAS

La luciérnaga

esmeralda viviente;

luz en la hierba.

Ángela Figuera Aymerich

España

ʚïɞ

LA LUCIÉRNAGA

En el campo el corazón

y la luna son hermanos;

y las luciérnagas son

estrellitas en las manos.

Alberto Blanco

México

ʚïɞ

LA LUCIÉRNAGA

La luciérnaga en un principio no era nada,

pero después fue luciérnaga.

 

Y cuando era luciérnaga hizo un farol verde.

Lo amarró a una de sus antenas

–esos radares perfectos–

y salió a conocer el mundo.

 

Que el mundo tenía muchas cosas

que iluminar con un farol, pensó.

 

En las naranjas como pequeños soles, pensó.

 

En el rocío

como un abrigo de agua, pensó.

 

En el tomate

como un universo pequeño y rojo, pensó.

 

Y la luciérnaga que en un principio no era nada

pero después fue luciérnaga

que cada cosa

vista a la luz de un farol

tenía un brillo diferente, pensó.

 

Y se fue por el mundo iluminando las cosas,

iluminando.

María José Ferrada

Chile

ʚïɞ

LA HORMIGUITA

(con problemas existenciales)

Una linda hormiguita

mientras llevaba su carga

pensaba en su vida

tan fome y amarga.

 

 

Todos los santos días

en horarios extenuantes

las hormigas conseguían

provisiones abundantes.

 

 

En fila india, marchando

a pasos acelerados

no pueden ir conversando

eso resulta impensado.

 

 

Cansada de su rutina

quiso hacer algo atrevido

se desvió a una cantina

quizás para hallar olvido.

 

 

El campeonato ha ganado

el equipo azul de rayuela

hay fiesta, un rico asado

y están brindando con “chela”.

 

 

Los amigos están felices

cantan, bailan, comen, beben

no hay excesos, no hay deslices

¡esto las hormigas quieren!

 

 

La hormiga no lo pensó

sin ninguna sutileza

al hormiguero llevó

una jaba de cerveza.

 

 

Les convidó la cerveza

a sus hermanas obreras

la risa de oreja a oreja

¿y el trabajo?, en espera.

 

 

Se produjo tal desorden

que la Reina las retó,

¡Vuelvan al trabajo!  ¡Es orden!

pero nadie la escuchó.

 

 

Le perdieron el respeto

la fiesta ya es una juerga

porque han ignorado el veto

ya todas están en huelga.

 

 

La Reina ya se integró

¡qué fiestoca!  ¡qué fiestoca!

sabe que el hormiguero acabó

todas están más que locas.

 

 

Y todos sus enemigos

aprovechan la ocasión

terminan con las hormigas,

sin ninguna oposición.

 

 

Reflexiona la hormiguita:

“Nos pasamos con la chela…

Yo quería una fiestita

igual al Club de Rayuela.”

 

 

Única sobreviviente,

todo, todo destruido

ahora ya se arrepiente

y piensa en lo que ha perdido.

 

 

Había pelado el ajo

era feliz, era amada,

compartía el trabajo

pero sola, ¡no era nada!

Astrid Reyes Silva

Chile

ʚïɞ

EN CELESTE

Dos grillos

como ríos

persiguen mariposas.

Ellas

guardan las alitas

para no mojarse.

Daniela Laura Feoli

Argentina

ʚïɞ

11 Comentarios

  1. Las hormigas y luciérnagas,
    las abejas y chicharras,
    las moscas y las abejas
    como amigas se acompañan

    Y un pequeño caracol
    admira a una mariposa,
    mientras la araña contenta
    teje su tela hacendosa.

    ¡Felicidades!

    Un abrazo desde Segovia.
    Marisa Alonso

      • Efectivamente, ese lindo poema es de nuestra querida y premiada Marisa Alonso.
        Saludos para ti, y muchas gracias por pasar a compartir con nosotros en esta mesa.
        :)

  2. Las ʚïɞ ʚïɞ ʚïɞ ʚïɞ que se posaron por toda esta mesa se vinieron volando, volando desde el muro en Facebook de ʚïɞBeatriz Ré. Y parece que les gustó porque aquí se ven bellísimas y se quedan…
    ¡Gracias Beatriz!

  3. Chincoles moninos

    Barriguitas amarillas,
    alegráis las mañanas,
    patitas presurosas
    en soltaros de las ramas.

    Niñitos traviesos,
    ovillitos asustados,
    pomponcitos amarillos,
    chincoles de un país dorado.

    Alitas menudas,
    cantos cristalinos,
    formáis en desnudas varas
    un coro de ingenuos trinos.

    Nube de pancitas juguetonas,
    preludio de verdes brotes,
    ilumináis el patio de mi casa
    con saltitos apurones.

    Barriguitas infantiles,
    pequeños chincoles moninos,
    sois las primeras flores,
    que engalanan a mi oído.

    Volved, os lo pido,
    a colorear mi esperanza,
    estará siempre el nido
    esperándoles con ansia.

    ¡Muy hermosos todos los poemas!
    Con mucho cariño envío este, desde Chile

    Saricarmen

    • Muchas gracias, Saricarmen! Es un poema muy lindo y tierno, como los chincoles! Cuéntame por favor más datos sobre su autor para incluirlo de inmediato en la mesa correspondiente.
      Un abrazo y, ojalá me envíes más aportes, que los lectoaperitivos los preparamos entre todos!

    • Precioso poema que feliz he incluido hoy en la entrada “Lectoaperitivos de alto vuelo… Poemas de autor a los pájaros”. ¡Muchas gracias, Saricarmen!

    • ¿Verdad que sí? Un gusto y un honor tenerla en esta mesa, y en otras más.
      ¡Cariños desde Chile para ti, Marisa!

  4. Me encantaaaa Sericarmen. ¡Felicidades! Nos has dejado un bonito regalo. Un abrazo

Trackbacks/Pingbacks

  1. Lectoaperitivos: bocados de miel y abejas | Blog de los Mieladictos - [...] ¿Bella, verdad?  La encuentran junto a mariposas y escarabajos de colores en la mesa ¿A los bichos?  ¡No!  Lectoaperitivos…

¿Aportes? ¿Comentarios acerca de estos lectoaperitivos? Por favor, déjalos aquí: